Primera línea: hay 400 médicos, policías y militares contagiados

La región oriental concentra la mayor cantidad de casos de coronavirus entre salubristas y uniformados. En todos los sectores faltan insumos y equipos de bioseguridad.
lunes, 1 de junio de 2020 · 00:28

Leny Chuquimia  /  La Paz

Desde la llegada de la Covid-19 a Bolivia, más de 400 casos fueron confirmados entre el personal de primera línea que atiende la emergencia en todo el país. Trabajadores de salud, policías y militares se ven altamente expuestos al virus que ya les produjo bajas. 

“En esta pandemia hemos aprendido que los héroes bolivianos son los médicos, son las enfermeras y los enfermeros; el personal que trabaja en la administración de los hospitales,  y en la higiene de los mismos, los conductores de ambulancias. En suma, son todos esos valientes de blanco que arriesgan su vida por todos nosotros”, dijo la presidenta Jeanine Añez en la entrega de la norma que permite a los trabajadores en salud del sector público  recibir doble sueldo por doble jornada de trabajo. 

Y aunque son los que están en contacto directo con los pacientes, no son los únicos en  la lucha contra la enfermedad. A ellos se suman los efectivos de la Policía y las Fuerzas Armadas que  realizan el control y patrullaje para que se cumpla la cuarentena. 

Según los datos  hasta el 28 de mayo,  alrededor de 150 de los contagios de Covid-19 corresponden al sector salud, otros 151 a la Policía y 97 a las FFAA. Mientras que la mayor cantidad de casos en médicos y militares se concentra en el oriente, gran porcentaje de los infectados de la verde olivo está en La Paz.   

Muy cerca a estos tres grupos  trabajan los periodistas. Entre los trabajadores de la información los casos positivos sobrepasan los 40 y ya se registran dos decesos: el camarógrafo Jacinto Quispe y el periodista Rubén Darío Méndez, cuya familia denuncia falta de atención oportuna.

Sin insumos contra el virus

Si hay algo en común entre todos los sectores de primera línea es  que los insumos de bioseguridad para mitigar el riesgo que implica su labor son insuficientes. 

“Faltan desde mascarillas hasta trajes de bioseguridad. Nosotros mismos compramos nuestros equipos  para cuidarnos. Pero no es suficiente”, señaló una médica desde Cochabamba. 

Al inicio de la emergencia, los reclamos por  dotación de Equipos Personales de Protección (EPP) fueron recurrentes. Más aún en los departamentos donde el virus se propagaba rápidamente. 

A principios de mayo el comandante de la Policía de Chuquisaca, coronel Gonzalo Lazo, pidió a las autoridades departamentales que no descuiden la dotación de insumos de seguridad antes de que se incrementen los casos positivos en la región. 

“Tenemos una dotación pero no es suficiente, necesitamos equipos, overoles y otros elementos para proteger al funcionario policial. Estamos a la espera”, remarcó. Y es que la alarma en las filas de la verde olivo crecía por un brote importante en La Paz.

 

Dos decesos entre periodistas

“Hemos pedido a las autoridades que se haga el conteo de casos positivos en los  compañeros de la prensa y no solo en médicos, policías o militares”, señaló el dirigente de la Federación de Trabajadores de la Prensa de Santa Cruz, Milton Montero. 

Sostuvo que se pidió  a los medios dotar a los trabajadores  equipos de seguridad pero que se ha fallado en algo, ya que los contagios se elevan. “Nos estamos acercando a los 40 casos entre confirmados y sospechosos que esperan sus pruebas en  Santa Cruz, nos preocupa como sector”, dijo.

Hasta el viernes pasado, en el Beni, 25 periodistas dieron positivo a la prueba de coronavirus, Santa Cruz reportó una veintena de contagios. Se suma un caso en La Paz y otro en Tarija.

En la capital cruceña el 24 de mayo murió a causa de Covid-19 el camarógrafo Jacinto Quispe. Y el 29 de mayo falleció el periodista   Rubén Darío Méndez, cuyos restos fueron enterrados ayer con denuncias de que no recibió atención que pudo salvarle. 
 

Hay 97 militares contagiados 

Según datos del Ministerio de Salud, hasta el 28 de mayo  en Bolivia había un total de 97 casos  positivos de Covid-19  dentro las Fuerzas Armadas. De ellos 29 eran soldados y marineros, mientras que 68 era personal de cuadros (con grado).

El reporte detalla que además otros 80 militares están aislados. De los casos acumulados  tres ya se  recuperaron exitosamente. Hasta la fecha  hubo una víctima fatal en el sector.

Asimismo, 62 de los 97 casos positivos  se encuentran en Beni y otros 30 en Santa Cruz. Ambos departamentos concentran el 95% de los enfermos. 

En cuanto al resto de los  contagios, dos fueron detectados en La Paz, otros  dos en Tarija y uno  en Cochabamba. Mientras Pando, Chuquisaca, Oruro y Potosí no reportaron militares con Covid-19.

El 1 de mayo, el comandante en jefe de las Fuerzas Armadas, Sergio Orellana, anunció que soldados y marineros podrán acceder a un seguro médico en caso de contraer coronavirus, dengue o influenza. Afirmó que este segmento de las FFAAA sería ascendido por estar en la primera línea de lucha contra el coronavirus.

“En razón a la dedicación, al trabajo y a la disciplina demostrada por nuestro personal, se ha procedido al ascenso extraordinario de nuestros soldados y marineros de las FFAA en todo el territorio nacional”, dijo Orellana. 

Efectivos de las FFAA, además del control de la cuarentena en  ciudades, en el área rural se encarga del pago de los distintos bonos en puntos  determinado y puerta a puerta.


La Policía  rindió honores a los efectivos caídos por Covid-19.
Foto:  ElDeber

Personal médico es mermado por el coronavirus

Al menos 150 salubristas dieron positivo al nuevo coronavirus hasta el pasado viernes. Gran parte de ellos se concentran en la región oriental del país, el epicentro de la pandemia. A los casos confirmados en médicos, enfermeros y paramédicos se suman decenas de sospechosos, lo que debilita al sistema de salud en plena crisis. 

El director técnico del Servicio Departamental de Salud (Sedes) Beni, Jorge Gómez,  indicó que gran parte del personal médico tuvo que aislarse debido a que estuvo en contacto con un caso de coronavirus o dio positivo a la enfermedad. Explicó que hace un par de semanas el personal del centro de diálisis del Hospital Trinidad tuvo que ser replegado, lo que causó protestas en los usuarios de este servicio que quedaron desprotegidos.

“Tenemos el 50% de los médicos menos, tenemos el 40% de las enfermeras menos y estamos atendiendo 300% más de pacientes (...) y eso quiere decir que si cuando estábamos con toda nuestra capacidad  ya nos hacían falta médicos, ya nos hacían falta enfermeras, ya nos hacían falta auxiliares y todo el personal de salud, ahora con el personal diezmado no podemos cubrir o dar la atención necesaria a la población”, dijo Gómez.

Beni es el segundo departamento de Bolivia más golpeado por la pandemia del coronavirus, con  más de 1.500 casos confirmados. La crisis explosiva hizo que el gobernador Fanor Amapo decretara el “desastre sanitario departamental”.

“Tuvimos al paciente cero en terapia intensiva. Cuando se le hizo la prueba y salió positivo a mis colegas intensivistas y a mí no nos quedó otra que aislarnos para no contagiar a nuestras familias y al resto de los colegas. Cuando nos hicieron las pruebas también dimos positivo, desde ese momento pasaron 26 días para tener un resultado negativo”, relató el doctor Adolfo Wunder Hurtado, médico ya recuperado.

“En mi caso fui  totalmente asintomático y así hay muchos, somos los más peligrosos porque podemos contagiar sin darnos cuenta. Hay que evitar el contagio de más personas porque ahora ya el sistema está colapsado. Ya no hay espacio en el hospital y tampoco médicos porque están aislados”, reeiteró.  

Pero  no solo el virus ataca a los médicos que lo combaten. Desde el 10  de marzo, cuando se confirmó el primer caso positivo de Covid-19 en el país, se registraron alrededor de  15 agresiones a personal de salud. Al menos cinco de estos incidentes fueron protagonizados por personas que apedrearon los buses municipales que trasladan al personal de salud pública.

63% de  policías con Covid-19, en  La Paz

A nivel nacional hay 151 efectivos policiales contagiados con coronavirus y de ellos seis se encuentran en terapia intermedia, según detalló el comandante general de la Policía Boliviana, Rodolfo Montero. A diferencia de lo que pasa con los médicos y militares, el grueso de los casos positivos está en La Paz,  donde se concentra el 94 de los policías infectados, es decir el 63%.

“Además, tenemos 154 sospechosos, pero también 96 recuperados. Tenemos la buena noticia que el comandante de Santa Cruz,  coronel Enrique Terán, que estaba en terapia intensiva, ya está estable y pasó a terapia intermedia. Queremos que se sepa que estamos al tanto de todos  nuestros camaradas a nivel nacional”, sostuvo Montero.

Según un reporte proporcionado por el Sedes La Paz, a nivel departamental, los contagios en efectivos del verde olivo representa el 61% de los casos positivos en el grupo de primera línea. El personal de salud tiene 57 casos y los militares tres, es decir 37% y 2%, respectivamente.

Esto se debe a que La Paz presentó diferentes brotes, entre los que se cuenta uno feroz  en la EPI Policial Ferroviaria. En menos de 24 horas los casos se duplicaban primero y triplicaban después  en esa unidad.  La infraestructura fue  cerrada, desinfectada y los efectivos  puestos en cuarentena. Muchos llegaron al centro de atención y aislamiento instalado en el hotel  Real Plaza.

Ahora el foco de la pandemia  esta en el Beni, donde, hasta el jueves, 30 policías dieron positivo y otros esperan  sus resultados. Asimismo, en Santa Cruz el subcomandante departamental  Richard Cordero -que suplía  al comandante Terán-  también dio positivo a la prueba.

Ante la alerta por el aumento de casos los policías recuperados se han constituido en donadores de plasma para sus camaradas. Los decesos de policías a nivel nacional hasta la fecha llegan a siete, de los que cinco  se contagiaron en el cumplimiento del deber y dos en su entorno personal.

 

Mensaje de Raúl Garáfulic, Presidente del directorio de Página Siete

El coronavirus ha causando la peor crisis económica que me ha tocado vivir en casi 40 años de experiencia profesional y algunos expertos anticipan que la recuperación podría tomar un par de años.

La dramática caída de nuestros ingresos ha puesto en riesgo la estabilidad financiera de Página Siete.

Para salir de la crisis necesitamos reinventarnos hacia contenidos digitales y un paso en esa dirección es nuestra nueva aplicación PaginaSietePro, que está disponible en Apple Store y Google Play.

La aplicación contiene información en tiempo real, la versión completa del periódico impreso y próximamente, información y servicios exclusivos que no estarán disponibles en otras plataformas.

Tu suscripción a la aplicación nos permitirá seguir ejerciendo un periodismo de calidad, con la información completa y el análisis y contexto que nos caracteriza.

Medios de comunicación independientes y valientes son imprescindible para la vida en libertad y democracia. Página Siete lo demostró en varios momentos difíciles que nos tocó vivir durante los últimos años.

Muchas gracias por tu apoyo.

Para suscribirte, descarga la aplicación de Apple Store o Google Play haciendo clic en uno de los siguientes botones:

Apple Store

Google Play

Consultas


   

Más de
67
3