Bici, primer paso para solucionar el gran problema del transporte

viernes, 12 de junio de 2020 · 00:04

María O. García  / La Paz

El 76,24% de los paceños viajan en el transporte masivo tradicional y sólo el 0,04% lo hace en bicicleta, según el Observatorio de la Movilidad. Expertos coinciden en que la coyuntura actual, marcada por las medidas de distanciamiento social, representa una oportunidad para fomentar el uso de la bici y para empezar a generar un cambio en el transporte de La Paz.

El pasado 1 de junio, con la flexibilización de la cuarentena,  se retomaron ciertas actividades laborales y el transporte público volvió a las calles de la sede de Gobierno. Pero lo hizo con la mitad de los vehículos y con restricciones de circulación de acuerdo a las placas, lo cual generó caos y una demanda que terminó rebasando a la reducida oferta.

Para evitar las aglomeraciones y el riesgo de  la propagación del coronavirus, el Ministerio de Trabajo decidió adelantar el horario de la jornada laboral para el sector público en el departamento de La Paz. 

Sin embargo, según el investigador del Instituto del Transporte y Vías de Comunicación (ITVC) de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA) Waldo Yanaguaya este horario escalonado debería ser implementado para todos los trabajadores, tanto de las instituciones públicas como privadas. Esto con el fin de disipar las horas punta que generan aglomeración de personas.

“Tiene que manejarse la demanda porque la oferta es reducida. La mayor parte de la gente se traslada en transporte tradicional, que es el minibús y el micro, por lo que es importante diseñar un plan para limitar la demanda de viajes”, señaló Yanaguaya. 

Entre otras cosas, el experto apuesta por promover la caminata y el transporte en bicicleta. Recalca que la coyuntura actual representa una oportunidad para iniciar este proceso hacia modos de transporte más saludables, sostenibles y, en la actualidad, más seguros.

“Este momento es una gran oportunidad para que el municipio implemente y ejecute un plan de ciclovías porque el problema de la Covid-19 no parece ser de corto plazo”, sostuvo.

Apostar por la bicicleta será clave para asegurar el distanciamiento social que, seguramente, se extenderá más allá de 2020. Un estudio publicado en la revista Science por investigadores de la Escuela de Salud Pública de Harvard advierte que esta medida de autoprotección podría ser necesaria hasta el año 2022.

“La proporción de viajes que podría absorber la bicicleta no va a ser grande, no creo que alcance ni al 5%, pero hay que impulsar su uso como medio de transporte. Es la oportunidad para iniciar este proceso”,  afirmó Yanaguaya.

Por su parte, el arquitecto urbanista Armando Martínez observó que debido a la pandemia ya se están viendo cambios de comportamiento en la movilidad. La posibilidad  de contagio en el transporte público ha resultado en un mayor uso del vehículo particular, que poco a poco va ganando espacio en las calles. 

“La gente ahora, como sabe que es más seguro trasladarse en coche particular, está empezando a comprar autos y los concesionarios están empezando a dar rebajas también”, manifestó.

“Si la ciudad brinda las condiciones para poder desplazarnos en bicicleta. la gente se animará a hacerlo. Este medio de transporte es barato, ecológico y rápido. A ello se suman todos los beneficios que tiene: no contamina, ocupa menor espacio, permite el distanciamiento, la actividad física y evita trancaderas”, continuó Martínez.

Uno de los impulsores del movimiento de ciclistas  Masa Crítica Víctor Hugo Villaroel propuso que para fomentar el uso de la bicicleta en la ciudad se otorgue un incentivo que facilite la compra de los elementos de seguridad, básicamente  cascos.

“El gran incentivo que podría encontrarse en instituciones públicas, privadas o en el Gobierno es el subsidio o la facilidad de adquisición de los elementos de seguridad para el ciclista urbano. El 95% de los ciclistas urbanos no tienen un casco y es algo fundamental”, aseveró Villaroel.

El mundo se sube a las dos ruedas

 Lo primero que hizo China, donde surgió el brote de Covid-19,  fue promover el uso de la bicicleta a fin de evitar aglomeraciones.  Italia pidió a sus ciudadanos pedalear y el Gobierno anunció  que dará hasta 500 euros para comprar bicicletas. 

Australia vivió un crecimiento sin precedentes en la venta de bicis. Alemania, Reino Unido, Francia, Bélgica o Hungría y  otros países europeos habilitaron ciclovías  para adaptar el transporte a la pandemia.

Iniciativas similares tuvieron lugar en Colombia, Argentina, México y Costa Rica, que adoptaron esta poderosa herramienta ante el actual desafío. ¿Será esta la gran oportunidad para la bicicleta en Bolivia?
 

 

En tiempos de cuarentena y restricciones usted necesita estar bien informado. Por eso, Página Siete pone temporalmente a su disposición de forma gratuita, nuestra edición de papel en versión digital. Para verla haga clic aquí.

Este servicio, con contenidos especiales y enfoques propios de las principales noticias del día, será parte de la App que lanzaremos próximamente. 

Más de
81
1