En dos cementerios Covid de Beni registran 345 muertos

Santa Cruz habilitó un camposanto para enterrar a personas positivas o sospechosas. Autoridades optaron por no dar la ubicación para evitar el rechazo de la gente.
viernes, 12 de junio de 2020 · 00:05

Luis Escóbar  / La Paz

En los cementerios Covid de los municipios de Trinidad y Guayaramerín se enterraron 345 cuerpos de personas que perdieron la vida por coronavirus o tenían síntomas de esta enfermedad. Esta situación no se refleja en los datos oficiales que dan cuenta de 131 decesos por el virus en Beni. En el caso de Santa Cruz, las autoridades locales prefieren no revelar el lugar donde fueron enterrados para evitar problemas con vecinos. 

El reporte epidemiológico del Servicio Departamental de Salud (Sedes) de Beni da cuenta que hasta el miércoles se registraron 131 decesos y 2.778 casos confirmados. De este número, Trinidad acumula  2.360 infectados y 116 fallecidos. Mientras que en Guayaramerín suman 22 casos y 10 muertes.

El director de Salud de la Alcaldía de Guayaramerín, Jesús Salazar, contó que hay días en los que no dan abasto. “La tasa de mortalidad es un poco elevada. Ayer (miércoles) -por ejemplo- tuvimos 11 decesos y eso nos dificulta. El cementerio está a 10 kilómetros de la ciudad y  hasta la fecha tiene aproximadamente 45 cuerpos. Confirmados con pruebas de laboratorio tenemos 10 muertes, pero mucha gente murió en sus casas con las características de la enfermedad”, contó la autoridad en una entrevista con Página Siete.

Reymi Lázaro, técnico del Sedes de Beni, explicó que no está autorizado en dar el número de cuerpos que fueron enterrados en el cementerio Covid, que se encuentra a varios kilómetros de la capital. Informó que alberga al menos “300 cadáveres, entre casos confirmados o sospechosos de haber sido contagiados”. 

Ayuda a familias

Ronald Romero, director de Cementerios de la capital oriental, informó que la Alcaldía está ayudando a las familias de escasos recursos a enterrar sin costos a sus seres queridos. El único pago que deben realizar es de 25  bolivianos por el certificado de inhumación. La autoridad  prefirió no dar el nombre ni el lugar de  este campo santo municipal.

“Es un cementerio municipal y no quiero dar el nombre para evitar  susceptibilidades de la población. Esta situación será  hasta que comencemos a activar el horno crematorio y estimamos que en esta semana comience a funcionar”, dijo Romero.

Esta determinación la asume por la oposición de los propios vecinos. Por ejemplo -a fines de marzo- una mujer intentó enterrar el cuerpo de su hijo en el camposanto del populoso barrio Plan 3.000, pero varios vecinos se pararon en la puerta para no dejar entrar el carro fúnebre que trasladaba el cadáver, según videos difundidos por las redes sociales.

“Tuve muchos problemas con otro cementerio. Uno quiere llevar (los cuerpos de las personas que perdieron la vida por el virus) la gente se entera y comienza a bloquear. No dejan enterrar y es un perjuicio para la sociedad porque nadie está libre de caer en desgracia”, contó y agregó que por eso nunca da el nombre del lugar donde entierra los cadáveres.

 Este camposanto alberga 130 cuerpos, entre positivos y sospechosos. “Ahora (miércoles) tuvimos 14 entierros entre confirmados y sospechosos, pero promedio por día son 10”, contó. En el municipio cruceño tiene otros 22 cementerios bajo administración edil. “También hay clandestinos que los mismos vecinos crearon en algún lote o propiedad privada. No están regulados por el municipio”, sostuvo.

Consultado sobre si en esos camposantos también hay entierros por Covid-19, la autoridad dijo: “No sé si los entierran en estos lugares porque los administran las juntas vecinales. Deben ser como 16, más o menos, pero son pequeños porque  eran cementerios familiares y se quedaron así”, dijo. 

El departamento cruceño registra más de 10.000 casos confirmados y más de 200  fallecidos, pero para el vicepresidente de la Asociación de Funerarias de Santa Cruz, Miguel Salvatierra, el número de decesos por el virus debe ser mayor. “Hay una retroexcavadora y  es con la que cavan las fosas. Todo es por horarios y nos dan turnos para enterrarlos. Por las mañanas hay filas de personas haciendo los trámites respectivos”, contó. 

 “Antes, por semana atendíamos de dos a tres servicios y ahora hacemos hasta seis por día. Somos  47 funerarias en Santa Cruz. Por ese motivo, no coincide el informe de fallecidos con los que realmente hay en el reporte oficial. Si se asoman a las morgues verán que están saturadas. Los cuerpos están hasta en los suelos. En las mañanas hay filas en los cementerios para  los entierros”, explicó Salvatierra.

En la región no se realizan  las autopsias y las  pruebas

En Trinidad, la ciudad  más golpeada por el coronavirus en el departamento de  Beni y en el país, no se cuenta con una morgue y todas las personas que perdieron la vida y tuvieron contacto con un infectado son enterradas en el cementerio de la Covid-19. No se realizan autopsias y pruebas para detectar el virus. Así este camposanto acumula todos los días un  registro de decesos que no forman parte de las cifras oficiales.

“No hay la capacidad logística para hacer un análisis forense”, lamentó el director del Servicio Departamental de Salud (Sedes) Beni, Jorge Gómez.  La autoridad departamental explicó que por esta falencia  toda persona que murió y tuvo contacto con infectado de Covid-19  es enterrado en el cementerio designado para decesos por coronavirus.

Gómez afirmó que el departamento beniano cuenta con funcionarios policiales del Instituto de Investigaciones Forenses (IDIF), pero los peritos lastimosamente “no tienen un laboratorio  dónde realizar la autopsia o el análisis (para determinar la causa de muerte de la persona)”,  dijo en un contacto telefónico con Página Siete.

La autoridad departamental aseguró que la única morgue que existe en este departamento se encuentra dentro del hospital Presidente Germán Busch, de Trinidad, pero esta unidad  es exclusiva para atender los decesos de pacientes que fueron internados dentro del nosocomio. 

Pero más allá de las cifras oficiales, decenas de personas perdieron la vida con síntomas de Covid-19 o de una gripe común, todas fueron enterradas en el cementerio del coronavirus sin autopsias y pruebas. 

“(Fueron) catalogados como sospechosos y se enterraron en el cementerio de Covid-19 como casos confirmados”, explicó  el director del Sedes.

 

Mensaje de Raúl Garáfulic, Presidente del directorio de Página Siete

El coronavirus ha causado la peor crisis económica que me ha tocado vivir en casi 40 años de experiencia profesional y algunos expertos anticipan que la recuperación podría tomar un par de años.

La dramática caída de nuestros ingresos ha puesto en riesgo la estabilidad financiera de Página Siete.

Para salir de la crisis necesitamos reinventarnos hacia contenidos digitales y un paso en esa dirección es nuestra nueva aplicación PaginaSietePro, que está disponible en Apple Store y Google Play.

La aplicación contiene información en tiempo real, la versión completa del periódico impreso y próximamente, información y servicios exclusivos que no estarán disponibles en otras plataformas.

Tu suscripción a la aplicación nos permitirá seguir ejerciendo un periodismo de calidad, con la información completa y el análisis y contexto que nos caracteriza.

Medios de comunicación independientes y valientes son imprescindible para la vida en libertad y democracia. Página Siete lo demostró en varios momentos difíciles que nos tocó vivir durante los últimos años.

Muchas gracias por tu apoyo.

Para suscribirte, descarga la aplicación de Apple Store o Google Play haciendo clic en uno de los siguientes botones:

Apple Store

Google Play

Consultas


   

Más de
60
12