Beni tiene más muertos por cada 100 mil que los países más golpeados de la región

Estados Unidos tiene 38 fallecidos por cada 100 mil, Brasil 25, Chile 24 y Ecuador 24. Los países de Europa tienen las cifras de muertos más altas del mundo.
viernes, 26 de junio de 2020 · 00:22

Alcides Flores M.  / La Paz

En Bolivia el coronavirus está atacando de manera desigual. A pesar de que en los tres departamentos del oriente está sólo un tercio de los habitantes de este país (34%), las tres cuartas partes de las personas contagiadas a nivel nacional (75%) están en Santa Cruz, Beni y Pando.

En cambio, en los seis restantes departamentos (tres del altiplano y tres del valle) está el 25% de los contagiados, donde viven los más de 7,5 millones de habitantes, de los más de 11,4 millones que tiene Bolivia.

De los 27.487 casos confirmados en el país hasta la noche del miércoles 24 de junio, 20.378 están en los tres departamentos del oriente boliviano, frente a los 7.109 positivos registrados en los departamentos de La Paz, Potosí, Oruro, Cochabamba, Chuquisaca y Tarija, donde radica el 66% de los habitantes del país. 

Estas cifras dispares se dan a pesar de que Pando y Beni son los últimos departamentos adonde el Covid-19 arribó. Es más, hace menos de un mes, con 14 casos Pando vivía un silencio epidemiológico de al menos tres semanas. Ahora tiene 507 casos confirmados.

Y sobre los fallecidos, la cifra respecto a la cantidad de casos contagiados en esos tres departamentos es un poco menor. Es decir, el 67% de los fallecidos del país están en esas regiones.

Fallecidos en el oriente

Si bien Bolivia está en el grupo de países de la región con menos muertos por cada 100 mil habitantes por la Covid-19, Beni registra la cifra más alta de los promedios nacionales de países de Norteamérica y Latinoamérica, con 43 fallecidos por cada 100 mil habitantes, casi igual que Francia (44), uno de los países más golpeados por la pandemia en Europa.

El departamento de Beni tiene hasta ahora 43 fallecidos por cada 100 mil habitantes, cuatro veces más que Santa Cruz (11) y Pando (12), dos de los departamentos con más muertos por cada 100 mil habitantes en el país. Cabe recordar que la cifra de fallecidos en Beni es la oficial. Es decir, no incluye la cantidad de muertos en viviendas con síntomas de Covid-19.

Un fallecido  con Covid-19 en un centro médico de Trinidad.
Foto:ABI

Oficialmente, hasta el miércoles Beni registró 203 muertos, pero en los cementerios Covid de los municipios de Trinidad y Guayaramerín fueron enterradas alrededor de 400 personas que murieron por Covid-19 o que tenían síntomas de haber sido infectadas.

“La tasa de mortalidad es un poco elevada. El cementerio está a 10 kilómetros de la ciudad y hasta la fecha tiene aproximadamente 45 cuerpos. Confirmados con pruebas de laboratorio tenemos 10 muertes, pero mucha gente murió en sus casas con las características de la enfermedad”, dijo a Página Siete hace dos semanas el director de Salud de la Alcaldía de Guayaramerín  Jesús Salazar. Ahora la cifra en ese municipio es mucho mayor, al igual que en el cementerio Covid de Trinidad.

Santa Cruz, que con 15.984 infectados es el departamento con más casos, registra 11 muertos por cada 100 mil habitantes. Pando tiene 12 muertos por ese mismo universo personas. Sin embargo, el caso Pando es llamativo, porque los primeros días de este mes tenía un solo fallecido, lo que era menos de uno por cada 100 mil habitantes.

Ahora Pando tiene 18 fallecidos confirmados por Covid-19. En este departamento se dio la temida eclosión de casos, después de que en Beni se dispararan los positivos hasta colapsar los centros médicos.

Hasta ahora, Santa Cruz, Beni y Pando tienen las cifras más elevadas de contagios y muertes por el coronavirus en el país, lo que parece confirmar la teoría de que el coronavirus golpea más en el llano que en poblaciones situadas por encima de los 2.500 metros sobre el nivel del mar. 

Hace dos meses, una investigación científica encontró indicios de que el impacto de la Covid-19 en la altura era menor que en poblaciones tropicales.

La vida  casi normal en El Alto, durante la cuarentena. 
Foto:Archivo / Página Siete

¿Por qué? Según investigación de médicos de varios países, entre ellos de Bolivia, las condiciones ambientales de lugares altos y la “aclimatación fisiológica” de sus habitantes disminuyen el predominio y el impacto del virus. La investigación citó los casos de Bolivia, Tíbet y Ecuador, donde sus ciudades altas registran menos casos positivos que las regiones más cercanas al nivel del mar. 

Los científicos atribuyen esos aparentes beneficios a las condiciones como la sequedad del aire, el drástico cambio de clima durante el día y los altos niveles de radiación ultravioleta como factores que influyen en la capacidad de sobrevivencia del virus y en el grado de su capacidad para producir una enfermedad. 

“Empecemos diciendo que el coronavirus sufre de soroche y que hay similitudes entre Covid-19  y el Mal Agudo de Montaña (MAM)”, dijo a Página Siete el doctor boliviano Jorge Soliz, que lidera un equipo científico de la Universidad Laval de Quebec (Canadá), que estudia la relación entre el coronavirus y la altura. Pero alerta que el virus no pierde su agresividad, por lo que recomienda cumplir siempre con las medidas de seguridad.

Altiplano y valles

De hecho, las poblaciones del altiplano (que están por encima de los 3.000 metros de altitud) y de los valles (por encima de los 2.000 metros de altitud) tienen menos  contagios y muertos frente a los registrados en el oriente.

La Paz, por ejemplo, registra 2,2 muertos por cada 100 mil habitantes, y Potosí 1,7. Oruro es el que marca la excepción con 8,5 fallecidos por cada 100 mil. Oruro tiene 699 positivos y fue su capital, junto con la de Santa Cruz, que registraron los primeros casos de Covid-19 en el país, el 10 de marzo pasado.

Y los  porcentajes de infectados según su población, apenas se acercan al 0,1% (Oruro llega al 0,13%). En cambio los departamentos orientales tienen los registros más altos. Beni ya se aproxima al 1% de su población infectada, muy por encima de los otros departamentos.

 Las cifras de muertos por cada 100 mil habitantes en los departamentos del valle son similares a las del altiplano. Cochabamba registra 6,5 fallecidos por cada 100 mil, Chuquisaca 4,1 y Tarija 1,4 muertos.

Las cifras de Cochabamba subieron aceleradamente, especialmente por los casos en el trópico, bastión del MAS, donde en un principio se resistieron a acatar la cuarentena, y varios de sus líderes politizaron la pandemia.

Según las cifras, el golpe de la Covid-19 en el altiplano y valles es menor frente lo que ocurre en el oriente. Aun así, el virus no deja de expandirse en todas partes. 
 

Bolivia, entre los más y menos golpeados por la pandemia

Bolivia se encuentra en el punto medio. Está entre los más golpeados por la pandemia y los que registran las cifras más bajas tanto de infectados como de fallecidos.

En Estados Unidos, que tiene más de 120 mil fallecidos por el coronavirus, su cifra de muertos por cada 100 mil habitantes llega a los 38, seguido por Perú con 26 muertos y Brasil que registra 25 muertos por cada 100 mil habitantes. A estos países les siguen Ecuador, Chile, Perú y México. 

Debajo de ellos está Bolivia, con 7,6 fallecidos por cada 100 mil habitantes, seguido por Colombia con cinco. Sin embargo, los países que no dejan de sorprender por sus cifras son Uruguay y Paraguay, que no llegan ni a un fallecido por cada 100 mil habitantes. Argentina también tiene un nivel bajo de fallecidos por cada 100 mil. Su cifra llega a 2,5. 

Venezuela registra una cifra similar, pero este régimen es cuestionado por distorsionar sus cifras tanto de contagiados como de fallecidos, al igual que lo hace el gobierno de Daniel  Ortega, en Nicaragua. Las cifras oficiales en ambos países son bajas comparadas con las cifras de organismos independientes.

En el caso Uruguay, la forma cómo ese país afrontó y afronta la pandemia ha sido objeto de muchos elogios. Nunca aplicó una cuarentena rígida, y aún así sus cifras son bajísimas.

El presidente Luis Lacalle Pouaclaró afirmó, sin embargo,  que los resultados positivos por el momento son “relativos”, ya que la pandemia sigue golpeando a nivel mundial. “Todos decían que para un Gobierno era lógico, o la medida más fácil, decretar la cuarentena obligatoria. Pero desde el principio tuve claro que no lo iba a hacer”, afirmó.

Hasta este miércoles, este país reportó 902 infectados, de los cuales 815 ya se encuentran recuperados; mientras que 26 personas murieron por el virus. Además, cuenta con cerca de 13.000 testeos por millón de personas, uno de los mejores registros de Latinoamérica.
 

 

Mensaje de Raúl Garáfulic, Presidente del directorio de Página Siete

El coronavirus ha causado la peor crisis económica que me ha tocado vivir en casi 40 años de experiencia profesional y algunos expertos anticipan que la recuperación podría tomar un par de años.

La dramática caída de nuestros ingresos ha puesto en riesgo la estabilidad financiera de Página Siete.

Para salir de la crisis necesitamos reinventarnos hacia contenidos digitales y un paso en esa dirección es nuestra nueva aplicación PaginaSietePro, que está disponible en Apple Store y Google Play.

La aplicación contiene información en tiempo real, la versión completa del periódico impreso y próximamente, información y servicios exclusivos que no estarán disponibles en otras plataformas.

Tu suscripción a la aplicación nos permitirá seguir ejerciendo un periodismo de calidad, con la información completa y el análisis y contexto que nos caracteriza.

Medios de comunicación independientes y valientes son imprescindible para la vida en libertad y democracia. Página Siete lo demostró en varios momentos difíciles que nos tocó vivir durante los últimos años.

Muchas gracias por tu apoyo.

Para suscribirte, descarga la aplicación de Apple Store o Google Play haciendo clic en uno de los siguientes botones:

Apple Store

Google Play

Consultas


   

Más de
2
9