En cuatro meses el virus deja más de 100 fallecidos en la primera línea

Desde la llegada del coronavirus al país, el 10 de marzo, más de un centenar de trabajadores han perdido la batalla. Urgen aún equipos de seguridad e insumos.
viernes, 10 de julio de 2020 · 00:04

Página Siete / La Paz

El 10 de marzo se confirmaron los dos primeros casos positivos de coronavirus en Bolivia. Cuatro meses después, el paso de la Covid-19 por el país siembra luto y se ensaña con los trabajadores de la primera línea de combate. Más de un centenar de médicos, enfermeras, policías y militares han fallecido en la lucha  por salvar vidas. 

El 8 de abril, el coronavirus cobró su primera víctima mortal en el sector Salud. La enfermera Fanny Durán murió en Montero,   tenía 26 semanas de gestación de su tercera hija. Una semana después, su colega Disneyda Varea  falleció en Roboré a causa de Covid-19  y dejó a tres niñas en la orfandad. El 23 de abril  se registró la primera víctima en las filas policiales: el sargento Filomeno Choquehuanca Vargas.

Según el último informe de la Policía, 57 efectivos han fallecido después de contagiarse en tareas de lucha contra la pandemia. En el sector salud  se estima que al menos medio centenar de médicos, enfermeras, técnicos y sanitarios han perdido la vida a causa del coronavirus.  

Las FFAA han informado del fallecimiento de cinco efectivos. Pero en todos los sectores los registros son difusos y cuantos más son,  los nombres y las historias  de los  caídos se diluyen. 

El primer trabajador de prensa fallecido a causa del virus fue Jacinto Quispe. Su muerte tiñó de luto el mundo del periodismo boliviano, que hasta el momento ha sufrido la irreparable pérdida de 10 profesionales en sus filas: siete en Santa Cruz y uno en cada uno de los departamentos de La Paz, Beni y Potosí. Entre ellos se cuentan figuras como Rubén Darío Méndez Chávez.
  
Médicos y enfermeras

El sector Salud fue el primero en alertar sobre la precaria situación del país para enfrentar el virus. Con  marchas y protestas en demanda de hospitales, ítems, equipos de bioseguridad y medicamentos, el Sindicato de Ramas Técnicas de Salud Pública (Sirmes) realizó varias protestas. Y pasó lo inevitable.

 “Nuestras compañeras están muriendo porque no tienen los insumos mínimos de bioseguridad, no reciben ni trajes y ni siquiera acceden a pruebas y deben arriesgar sus vidas cada día”, dijo la presidenta del Colegio Regional de Enfermeras de El Alto, Nelly Aliaga. Y el reclamo se replica en todo el país.

“No tenemos barbijos, no tenemos protectores,  mamelucos, ni botas. No hay seguro, no hay protección jurídica y eso no puede seguir así. Es producto de la improvisación de todos los niveles de gobierno  que los profesionales de primera línea arriesguen su vida en condiciones deplorables y adversas”, sostuvo  el médico Carlos Nava, representante del Sirmes Cochabamba. 

 

Los mandiles blancos se vistieron de luto para despedir a decenas colegas en los últimos cuatro meses a causa del coronavirus que contrajeron en su tarea de atender a los enfermos sin los insumos necesarios. Y a esa situación se sumó la muerte de los médicos  Edwin Amaru Mamani y Viviana Aspiazu, además de la auxiliar de enfermería Cintia Ticona   en un accidente  el 24 de junio en el camino  Patacamaya–Tambo Quemado.

 Son cientos los  profesionales de salud que son positivos o sospechosos de coronavirus. Ello implica una merma en los equipos de atención de los hospitales, cuya demanda es cada día más elevada. Los nosocomios colapsan a falta de médicos.   

57 bajas policiales

El comandante general de la Policía Boliviana, Rodolfo Montero, informó el pasado martes que desde el inicio de la pandemia se registraron 560 casos confirmados en la institución verde olivo, de los cuales  242 se recuperaron y 57 perdieron la vida.

Todos ellos recibieron homenajes póstumos y sentidos tributos. “Pero los policías de todo el país seguimos sin recibir los equipos de bioseguridad, tenemos que hacer ‘vacas’ para comprarnos nuestros propios insumos. No sirven de nada los homenajes cuando uno ya está muerto”, dijo un efectivo de base que pidió guardar en reserva su nombre.

Cuando la pandemia se acerca a su pico más alto, con un millar de casos diarios en promedio, los sectores de primera línea piden atención del Gobierno, “para que no hayan más muertos”.

Cientos de muertos anónimos

Los registros oficiales dan cuenta de más de 1.500 fallecidos en el país desde que el virus llegó al país, el 10 de marzo. No obstante, son más los fallecidos que han quedado fuera de las estadísticas.

Los rastrillajes que se realizan en el país han dado cuenta de cientos de casos sospechosos o confirmados de personas que no acudieron o no pudieron llegar a un centro de salud. No se realizan pruebas, por la escasez de tests, por lo que no hay certezas.

Las últimas semanas se han registrado varios casos de fallecimientos en domicilios e incluso en la vía pública. La mayoría de esos difuntos no accedieron a pruebas que verifiquen o descarten la presencia de la Covid-19.

Las estadísticas del departamento del Beni dan cuenta de 251 decesos. No obstante sólo  en el cementerio Covid de la ciudad de Trinidad hay más de medio millar de tumbas, muchas con fechas recientes y sin nombres.

 


 

Mensaje de Raúl Garáfulic, Presidente del directorio de Página Siete

El coronavirus ha causado la peor crisis económica que me ha tocado vivir en casi 40 años de experiencia profesional y algunos expertos anticipan que la recuperación podría tomar un par de años.

La dramática caída de nuestros ingresos ha puesto en riesgo la estabilidad financiera de Página Siete.

Para salir de la crisis necesitamos reinventarnos hacia contenidos digitales y un paso en esa dirección es nuestra nueva aplicación PaginaSietePro, que está disponible en Apple Store y Google Play.

La aplicación contiene información en tiempo real, la versión completa del periódico impreso y próximamente, información y servicios exclusivos que no estarán disponibles en otras plataformas.

Tu suscripción a la aplicación nos permitirá seguir ejerciendo un periodismo de calidad, con la información completa y el análisis y contexto que nos caracteriza.

Medios de comunicación independientes y valientes son imprescindibles para la vida en libertad y democracia. Página Siete lo demostró en varios momentos difíciles que nos tocó vivir durante los últimos años.

Muchas gracias por tu apoyo.

Para suscribirte, descarga la aplicación de Apple Store o Google Play haciendo clic en uno de los siguientes botones:

Apple Store

Google Play

Preguntas Frecuentes