Familias dejan las primeras flores en los nichos de los que murieron por Covid

Ayer conocieron el lugar donde fueron enterrados sus familiares. No asistieron a los entierros por la pandemia. Algunos vieron los nichos después de 2 meses.
jueves, 24 de septiembre de 2020 · 01:24

Luis Escóbar  / La Paz

“Esperamos con muchas ansias este momento. Por fin podremos conocer el nicho donde descansa mi hijo. Se fue exactamente hace dos meses, fue una víctima de Covid”, dijo con la voz entrecortada una mujer que ayer realizaba fila para ingresar al Cementerio General y conocer el lugar donde fue enterrado su ser querido. “Se fue el centro de la familia. El Señor se lo llevó y sólo él sabe por qué”, agregó.

Para Veruska Alí -otra de las personas que acudió ayer al camposanto-, conocer el nicho donde fue enterrada su hermana dará un poco de tranquilidad a la familia. “Falleció el 9 de julio, víctima de Covid-19. Era enfermera del Hospital del Tórax”, dijo. A su lado se encontraba otra familiar que sujetaba la fotografía de su ser querido.

Desde las 11:00 de ayer, decenas de personas se dieron cita en la puerta del Cementerio General para buscar y conocer los nichos donde fueron enterrados sus seres queridos que fallecieron por la Covid-19. En el camposanto fueron sepultadas en total 1.233 personas, entre sospechosas o que se contagiaron de la enfermedad. 

Doliente   en el Jardín David, donde fue enterrado su familiar.
Foto:Carlos Sánchez / Página Siete

En la puerta del Cementerio General, los dolientes se acercaban tímidamente y en silencio se formaban en una fila. Unos llevaban fotografías de los que se fueron, otros sujetaban ramos de flores y otros pequeños floreros. Casi todos rompían en llanto, casi todos recordaban las horas tristes cuando se enteraron que ya no volverían a ver a sus seres queridos.

La incertidumbre se apoderó de muchos de los visitantes, quienes no sabían dónde se encontraban los restos de sus familiares, en la mayoría de los casos los vieron por última vez cuando los dejaron en  un hospital. 

Las puertas del Cementerio General se abrieron a las 11:00, pero las filas ya se formaron desde muy temprano. Su administrador, Ariel Konitzer, informó que al menos 800 personas ingresaron ayer al camposanto y pasadas las 15:00 –hora límite de las visitas- los funcionarios ediles pedían a los dolientes que abandonen el lugar. 

Dolientes  realizaron filas para entrar al Cementerio General.
Foto:Carlos Sánchez / Página Siete

Por  el protocolo de bioseguridad, las personas que murieron por el virus no fueron veladas. Los cuerpos eran trasladados desde el hospital o el domicilio de forma directa hasta el cementerio. Los familiares no pudieron  acompañar los féretros.

“Cuando falleció (mi hijo),  todos nos quedamos en casa guardando cuarentena, sólo pagamos a la funeraria para que se haga cargo de todo. Por eso, ahora hicimos fila  y al llegar a la puerta sólo nos pedían el nombre (del fallecido). Así nos dejaron entrar (al camposanto)”, declaró una de las dolientes.

  Una persona  pone flores  en uno de los nichos.

En el cementerio se enterraron más de 1.000 cuerpos, 878 fueron inhumados en los pabellones La Paz, San Gabriel y Cuartel 201. Otros 196 fueron depositados en espacios a perpetuidad en los pabellones La Paz y Luis Espinal. En cada nicho se escribió el nombre y el número del difunto.

Se sepultaron 159 restos en los jardines David (67) y Salomón (92),  espacios a perpetuidad y que fueron designados mediante un sorteo, ya que en meses anteriores  la demanda de entierros era muy alta. Ayer, un hombre se  encontraba de rodillas en uno de los jardines, donde dejó el primer ramo de flores para su ser querido.

Familias  llevaron flores y fotos de las víctimas del coronavirus.
Foto:Carlos Sánchez / Página Siete

La  recomendación

  • Atención Desde ayer hasta el domingo, en cada puerta, los servidores públicos del Cementerio General verificarán el nombre del fallecido al que visitarán los familiares. Sólo podrán ingresar  cinco integrantes por familia.
  • Salud  Para ingresar al camposanto, los dolientes deberán cumplir los protocolos de bioseguridad. Entre las principales recomendaciones están: “Evitar abrazos y estrechar las manos”, “uso obligatorio de barbijos”  y “mantener la distancia de 1,5 m  de forma obligatoria”. Los horarios de atención serán  hasta el viernes de 11:00 a 15:00. El fin de semana será de 8:00 a 14:00.

 

 


   

Más de
8
1