Crónica de una toma de rehenes en Bolivia que pasó desapercibida

La alcaldesa de la ciudad de El Alto, Soledad Chapetón y el Secretario de Gobernanza del municipio, Henry Contreras, vivieron horas de tensión tras haber asistido a una reunión
miércoles, 9 de septiembre de 2020 · 22:26

ANF / La Paz

“Los tomaron como rehenes”, es una frase para muchos dura, pero en Bolivia pasó casi desapercibida pese a haber ocupado los titulares de medios de comunicación este pasado fin de semana. Dos autoridades municipales fueron retenidas en una iglesia durante más de nueve horas por parte de un grupo de dirigentes de juntas escolares que no les permitieron ni usar el sanitario.

La alcaldesa de la ciudad de El Alto, Soledad Chapetón y el Secretario de Gobernanza del municipio, Henry Contreras, vivieron horas de tensión tras haber asistido a una reunión de negociación en predios del templo Virgen de Urkupiña, en el Distrito 5, el sábado 5 de septiembre a las 11.00am.

Pese a un compromiso previo de priorizar el diálogo antes de tomar medidas violentas, los dirigentes los acorralaron. Cercaron el área y no les permitieron salir hasta no aceptar sus exigencias relacionadas a la entrega de una canasta estudiantil en dinero.

“En la ciudad de El Alto hay 496 unidades educativas y tienen sus directivas y juntas escolares. Pero han surgido los denominados ‘autoconvocados’, que son representantes de 11 colegios del distrito 14 y que se separan de los demás y marchan con sus juntas pidiendo un bono. Ya el miércoles pasado se dirigieron al distrito 14 y toman las instalaciones de la subalcaldía y retienen a siete funcionarios, dos civiles y cinco trabajadores de Derechos Reales”, relata a ANF Henry Contreras.

Esa primera vez, estos dirigentes retuvieron a esos funcionarios desde el mediodía del miércoles hasta las cuatro de la mañana del día siguiente. Pese a ello, las negociaciones e intención de un diálogo de parte de los funcionarios ediles continuaron.

Se definió como el día de reunión el pasado sábado (5 de septiembre). Chapetón y Contreras confirmaron su asistencia para exponer los detalles de esta canasta estudiantil para 305 mil menores de la urbe alteña. El lugar del encuentro sería en la subalcaldía del distrito 5.

“Pero el viernes en la noche nos llegaron reportes donde salen a la luz audios y conversaciones advirtiendo que nos iban a cercar y retener en cuanto entremos. Los mensajes llamaban a cerrar los accesos hasta que firmemos sus peticiones.  Así que por la mañana ya advertimos al Defensor del Pueblos de El Alto y al Arzobispado”, detalla Contreras.

Lo que horas más tarde ocurrió fue planificado. Los dirigentes de estas juntas escolares convocaron a sus bases para encaminar esta retención.

“Se les ruega a todos que para el día de mañana (sábado) estén atentos por este medio o bien a los petardos, tal como se quedó en la última reunión. Si en caso la alcaldesa Soledad Chapetón se niega a firmar o aceptar nuestros pedidos sobre el desayuno escolar, se cerrará todos los accesos en el distrito 5, donde se llevará el diálogo”, este solo es uno de los tantos mensajes que se filtraron un día antes de dicha retención.

Tras esta advertencia de una posible retención a las autoridades municipales, los dirigentes negaron esa intención y firmaron un compromiso para llevar de manera pacífica este diálogo. “Se comprometieron en dar todas las garantías plenas y se trasladó la reunión para las 11.30 en la iglesia de Virgen de Urkupiña en el distrito 5”, explica Contreras.

Pero este compromiso no fue cumplido, pues tras exponer los detalles de esta canasta municipal e incrementar más peticiones de los dirigentes, el diálogo se rompió cerca de las 15.00.

“Empujaron de forma violenta la puerta de donde estábamos instalados y comenzaron a hacer llamadas y nos cercaron ahí dentro.  Desde esa hora no podíamos movernos, ni salir siquiera al sanitario”, relata el funcionario edil.

Y así pasaron las horas. Ya los medios apuntaron a una “toma como rehenes” de Chapetón y Contreras. Fuera de la iglesia, decenas de dirigentes se aglutinaron para quemar llantas, estallar petardos e incluso se oyeron amenazas como “tendrán que haber muertos si no firman nuestras peticiones”.

Las pocas imágenes de esos momentos muestran a los dos funcionarios quietos en sus sillas mientras los dirigentes estaban parados haciendo llamadas y vigilando. Esperando que sus demandas sean aceptadas. Esperando las firmas.

“Finalmente se logró firmar un acta tras todas esas horas. Para cumplir sus demandas pidieron incluso que para esta canasta estudiantil se gaste dinero del material de escritorio de los directores y material de limpieza”.

Es así que tras tantas horas de tensión, la dirigencia de los padres de familia aceptó que la Alcaldía entregue una canasta escolar que conste de un quintal de arroz, un quintal de azúcar, un galón de aceite de cinco litros, mismos que serán adquiridos con el presupuesto del desayuno escolar, y materiales de escritorio y aseo de la gestión 2020. 

"La labor del Coordinador Regional de la Defensoría del Pueblo en El Alto (Santos Lipa) y del obispo Giovanni Aranda fue crucial. Acompañaron en todo momento esta negociación. Nos ayudaron como moderadores, estuvieron pendientes", añade Contreras. 

Ya promediaban las 22.30 y tras firmar este acuerdo, en un operativo con la ayuda de efectivos policiales, ambos funcionarios lograron salir del lugar. “Trepamos paredes, porque todo el sector estaba cercado”.

Fue una toma de rehenes, tipificada ñcomo delito en el Código Penal de Bolivia en su artículo 334, pero quedó como un hecho aislado en una coyuntura en que la gente se concentra más en las elecciones y la pandemia de Covid-19.

Sin embargo, Contreras anticipó que encaminarán una denuncia formal ante la justicia.  Además, la autoridad apunta a una intención política, dada la cercanía de algunos de estos dirigentes con la pasada administración municipal dirigida por el Movimiento Al Socialismo (MAS).

Sobre la última encuesta de Página Siete

Si usted es de los que necesita estar bien informado, puede acceder a la encuesta electoral completa de Página Siete, suscribiéndose a la aplicación PaginaSietePro que puede descargar de App Store o Google Play

 


   

1
5