Familias de pacientes pasan un calvario, pero no pierden la fe

Los allegados de un paciente en UTI viven un vía crucis para conseguir una cama en un centro hospitalario y medicamentos, que cada día son más caros.
martes, 19 de enero de 2021 · 05:24

Yolanda Mamani Cayo  / La Paz 

“Estoy viviendo este proceso con el alma desgarrada. No sólo está sobreviviendo mi papá, también estoy sobreviviendo yo”, testimonia una persona que tienen a un familiar con Covid-19 en una unidad de terapia intensiva (UTI). 

En la segunda ola de la pandemia, varias familias pasan un calvario para conseguir medicamentos, escasos y con precios altos. Pero más allá de lo difícil de la situación por la que atraviesan, no pierden la esperanza de ver recuperados a sus seres queridos.  

La voz entrecortada y las lágrimas son inevitables cuando cuentan el vía crucis que viven, con el miedo de no volverlos a ver  y la vez  con la fe que les da una letanía de oraciones a Dios y a todos los santos.
  
“Vi desmoronarse mi mundo”

El actor de teatro Daniel Gonzales lleva dos semanas en una UTI, en diciembre le detectaron Covid-19. Carol Gerónimo, su  esposa, relata que en la primera fase los médicos le dijeron que tenía una “pequeña neumonía”, porque la prueba para Covid salió negativa.

Después de un tratamiento sin resultados y de pedir ayuda en las redes sociales, el domingo 3 de enero una ambulancia lo  trasladó al Hospital de La Portada. Horas después, el propio Gonzales le dijo a su esposa que debía internarse en una unidad de terapia intensiva, con un 50% de posibilidad de que venza la enfermedad y un 50% de que no lo haga.

“Vi desmoronarse mi mundo y lo único que hicimos con ni hijita es ponernos de rodillas ante Dios y pedir que no pase nada malo (solloza)”, relata Gerónimo. 

Dos semanas pasaron desde aquella larga noche. En los días posteriores, Daniel recibió tratamiento con remdesivir, medicamento que su esposa logró conseguir con ayuda de las personas solidarias a través de las redes sociales, pero a un precio que va desde los 1.500 a los 6.000 bolivianos por unidad.

Gerónimo comenta que reza todos los días y espera que su esposo salga del cuadro médico que atraviesa. 

Tania Imaña   junto a sus padres, ambos contrajeron Covid.

Foto: Tania Imaña

“Con el alma desgarrada”

“Estoy viviendo este proceso con el alma desgarrada”, dice con la voz entrecortada Tania Imaña, quien  vive un calvario desde que su papá dio positivo a la Covid. Primero fue internado en el Hospital de Cotahuma, donde no podían hacerle algunos exámenes, así que ella buscó otro centro hospitalario para su internación.

“No hay tregua en esto. Buscar la cama de un hospital es terrible y al siguiente día ya tienes que buscar los medicamentos, y cuando te dicen que tienes que encontrar una UTI, es terrible. Yo perdí la vergüenza de hablar con la gente, llorando, desesperada por encontrar una cama UTI. Ha sido un tormento”, relata Imaña.

Pero no solo es la UTI, también están los medicamentos, que son escasos y caros –su costo oscila entre 5.000 y 6.000 bolivianos diarios-  y además, si es una clínica privada, esa entidad pide una “garantía” de ingreso para que el paciente sea internado (el monto sobrepasa los 30.000 bolivianos).

El coronavirus no solo afectó a su padre, también a su hermano, quien venció el virus, y a su madre, quien aún se encuentra delicada de salud. Imaña tiene la esperanza de que su papá supere la Covid-19 en los próximos días.  

“Recorro 7 farmacias al día”

Otro testimonio que recogió este medio  fue el de una familia que pidió guardar sus datos en reserva. Uno de los integrantes cuenta que todos los ahorros se terminaron cuando la clínica les pidió 35.000 bolivianos de “garantía” para internar a su allegado, sin contar el costo diario de internación.

Hasta la fecha gastaron más de 143 mil bolivianos, sin contar los medicamentos que piden los médicos para el tratamiento. El gasto en medicinas supera los 2.000 bolivianos diarios, además de los exámenes de laboratorio que se hacen para ver la evolución del tratamiento.

“Cada día tengo que recorrer por lo menos  siete farmacias para buscar los fármacos que piden los médicos y si no los encuentro, tengo que pedir ayuda por las redes a los amigos”, cuenta la persona.

  
Shila  confía en que la Mamita del Socavón salvará a su papá
Foto: Shila Cutipa.

“Sus pulmones están delicados” 

La fe y las oraciones también juegan un rol importante en las familias que tienen a un ser querido internado en una UTI. Es el caso de Shila Cutipa, quien también tiene a su papá  hospitalizado en una UTI, porque el coronavirus causó un gran daño en sus pulmones. Primero estaba internado en el seguro de la banca privada. Sin embargo, por lo delicado de su salud  buscaron otro centro para acceder a una UTI

“Dios y la Virgencita del Socavón nos han ayudado mucho para poder conseguir una UTI. Sus pulmones están muy delicados. Los médicos nos han dicho que tenemos que ser pacientes, porque  nos dicen que en la UTI hay días buenos y malos”, cuenta Shila.

Cutipa relata que los médicos del Hospital de Villa Dolores, donde está internado su papá, le comentaron que en esta nueva ola el virus ataca de forma acelerada los pulmones. “La Mamita del Socavón nos hizo un gran milagro hace unos años, ahora confiamos en que la Mamita protegerá a mi papá de esta enfermedad”, dice. 

En la actual coyuntura, el país atraviesa  la segunda ola de la pandemia. El viernes se registró la mayor cantidad de positivos en un día (2.573)  desde que se reportaron los primeros casos en territorio nacional, en 2020.


 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

Más de
5
17