Buenos médicos y aun mejores personas, vidas que perdemos

Familiares, amigos y colegas lamentan el deceso de los profesionales de salud y rinden homenaje a sus vidas recordando sus experiencias junto con ellos.
domingo, 24 de enero de 2021 · 05:30

Madeleyne Aguilar A /La Paz

 La segunda ola de la pandemia ya cobró la vida de 37 médicos que luchaban en primera línea contra el coronavirus.  Estos profesionales también eran maestros, padres, madres, abuelos, esposos y esposas. 

“Un gran luchador contra el dolor”, así define uno de sus estudiantes al anestesiólogo Alex La Fuente Choque, quien trabajaba en el Hospital Obrero hasta que murió a causa del coronavirus en  esta segunda ola. Tras enterarse de la triste noticia,   Ervin Seborga  envía a su maestro “un abrazo hasta el cielo”. 

El doctor La Fuente dirigía el centro  Praxis del Dolor,  que ayuda a las personas con enfermedades terminales, como el cáncer. “Tenía miles de trabajos y aun así se esforzaba por  dar lo mejor de sí en cada uno ellos”, cuenta su hija Abigail. “Él  era  pionero en muchas cosas y nos decía: ‘aquello que nadie quiera hacer o no se haya hecho antes, hazlo tú’”.

Sus amigos y familiares coinciden en que La Fuente amaba su patria y creía en ella. Por eso, buscaba la excelencia y viajaba por el mundo capacitándose.

Según los reportes de los colegios médicos regionales, en lo que va del año se  lamentó  la pérdida de 19 médicos en La Paz, 15 en Santa Cruz (20 , contando desde el 26 de diciembre)  y  tres doctores en Cochabamba.

“La desgracia es que, en muchos casos, no había terapia intensiva para atender a nuestros colegas. Esperaron horas y horas. La falta de oxígeno agrava la inflamación y deteriora el sistema inmunológico, es por eso que hay tantos fallecidos”, explica el secretario ejecutivo del Sindicato de Ramas Médicas Afines (Sirmes) de La Paz, Fernando Romero.

Para Jason Nicolls, la segunda ola de la pandemia Covid-19  significó perder a su padrino, el doctor Néstor Orihuela, urólogo del Hospital Obrero.  Él había logrado inspirarlo tanto que decidió también estudiar medicina. El joven de 25 años sigue sus pasos y  actualmente trabaja en la Caja Bancaria Estatal de Salud.

 “Es muy triste que la pandemia haya provocado tantas muertes, pero la del doctor Orihuela en particular me duele, porque él era una gran persona”, dice Jason.

 Como su ahijado, conoció los otros intereses del fallecido médico:  le encantaba leer  astrofísica, era un fotógrafo amateur y  viajero. Era habitual que compartiera sus fotografías en el grupo de WhatsApp familiar. 

  “Él viajó por el mundo.  Ya fuimos juntos  a lugares dentro de Bolivia , pero este año me iba a llevar a Dubai”, lamenta Jason. 

La especialidad de Orihuela era la urología. Él, según sus colegas,  era de los mejores profesionales especialistas.

Antes de la pandemia, Jason veía a su padrino una vez por semana, luego las reuniones se redujeron. Conversaban sobre la profesión y la vida. 

Con globos  de helio, el personal médico del hospitl obrero despide a su colega.
Foto:Facebook

El doctor Orihuela comentó recientemente en el grupo familiar que había encontrado a Dios. Probablemente -dice su ahijado-  vivió una experiencia trascendental  en un viaje.

Profesional comprometido y padre ejemplar, así era el  ginecólogo obstetra José Napoleón Ramírez, fallecido a causa del virus. “Fue médico por casi 40 años, Trabajaba en el Hospital Materno Infantil. Con su muerte, perdemos un gran profesional, un gran padre y abuelito”, comenta uno de sus  hijos, Juan José.

Recuerda con cariño cómo Ramírez fue “el más feliz” cuando se enteró de que iba a ser abuelo. Fue el mismo quien trajo al mundo a su primer nieto y lo cuidó.

Ramírez trabajaba en Hospital Materno Infantil en La Paz y tenía su consultorio en la Universidad Unifranz. Generalmente se dedicaba a su trabajo, pero el tiempo que estaba con su familia  era de alegría. Compartía con sus hijos, por ejemplo, los partidos de fútbol de su equipo, Bolívar.

Las muertes de estos profesionales también afectan a la academia , ya que se perdieron grandes docentes. Es el caso  del doctor Rodolfo Suárez Tejada,  quien enseñó en la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA) por más de 40 años. También era anestesiólogo  en la Caja Bancaria de Salud.

“Era una persona muy carismática. Tenía mucho cariño hacia la vida, a su familia, hacia todos los que fuimos parte de su entorno y nos convertimos en  amigos”,  cuenta la secretaria  de la Facultad de Medicina, de la UMSA, Shirley Cuenca, quien trabajó 17 años con el doctor Ramírez.

Ella lamenta que los estudiantes de esta carrera ya no podrán contar con Ramírez como docente. Daba clases muy didácticas y era muy entregado a su don de enseñanza, recalca. 

“Nuestro doctor Chichi, como le decíamos, siempre nos daba mensajes, consejos sobre vivir plenamente. Nos decía que los días no se repiten, así que hay que vivir con la mejor  predisposición, sin hacer daño a lo que amas”, recuerda Cuenca.

Ella reconoce que, como todas las personas, los médicos tienen defectos, pero en el caso del doctor Suárez destaca sus múltiples  virtudes. “Era encantador, amable, inspirador. Tenía  una nieta,  de 13 o 15 años, que era la razón de su vida”, señala.

El  día que murió el doctor Alex La Fuente, en el Hospital Obrero ya se habían registrado varios decesos de personal de salud. Como un gesto de despedida a su colega, un grupo del personal de salud  lanzó globos blancos de helio. Así llegan los abrazos hasta el cielo. 


  Algunos de  los médicos fallecidos en La Paz  en la segunda ola de pandemia

Néstor Rafael Orihuela Nicolau,  urólogo del Hospital Obrero.
 Julio Jesús Ríos Barragán,  médico familiar en la Caja Nacional.
Marcelo Aramayo,  cirujano cardiovascular. Trabajó en el seguro universitario.
David Segurondo Rendón  se dedicó a atender pacientes con VIH en el Cdvir.
José Napoleón Ramírez,  ginecólogo. Fue vicepresidente del Colegio Médico.
  René Eliodoro Espinoza,  médico traumatólogo del Hospital La Paz.
 Faustino Jaime Agramont,  neumólogo. Tenía el Hospital Agramont en El Alto.
Rodolfo  Suárez Tejada,  anestesiólogo y   docente emérito de la UMSA.
Orlando Javier Córdoba López,  endocrinólogo de la seguridad social y  docente.
Fredy Quispe Aruquipa,  se contagió  trabajando en el municipio La Huachaca.
Manuel  Estefano Estévez Martínez,  médico anestesiólogo.
Édgar Aguilar Valencia,  médico de  la Asociación de  Atención Primaria (Amaps).
Alfredo Magne,  médico de la Caja, estaba en el primer nivel de atención.
Juan José Asport Terán,   médico del sistema público. Se contagió trabajando.
Eliodoro Choque Gironda,   profesional del sistema público de salud.
Dorian Parrado,  ginecólogo obstetra del Hospital Nuestra Señora de La Paz.

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

Más de
45
6