Bolivia ingresa al 2021 con un brote exponencial y 4 pendientes en salud

Las autoridades departamentales aseguran que la contratación de personal para el sistema de salud es un tema prioritario. Demandan también pruebas e insumos de bioseguridad para el sector médico.
domingo, 3 de enero de 2021 · 00:30

Verónica Zapana S.  / La Paz

Bolivia ingresa al 2021 con un brote exponencial de  casos  de la Covid-19 y con al menos cuatro pendientes en salud: la vacuna, el  recurso humano, el equipamiento y los insumos de protección para el personal de salud. Según los especialistas, el país entra a este nuevo año con una gran preocupación: la población dejó de tener miedo a  la enfermedad. 

“Lamentablemente estamos ingresando al nuevo año con un incremento exponencial de casos de coronavirus en el país. Lo peor de todo es que la gente no se cuida”,  dijo a Página Siete  el epidemiólogo Miguel Valverde. Según el especialista, esta situación es una  muestra de que  Bolivia  ya enfrenta la segunda ola de la Covid-19. 

Valverde explicó que este incremento de nuevos infectados se observó desde el inicio de diciembre. Un mes después,  cada día el aumento de casos positivos  es  más elevado.

De acuerdo con el Ministerio de Salud, hasta noviembre del año pasado  Bolivia reportaba entre 30 y 120 nuevos casos por día. Sin  embargo, según el informe, por día,  desde el 1 de diciembre hasta la fecha  los infectados subieron desde 120 hasta  1.300.

El jefe de la unidad de epidemiología del Ministerio de Salud, René Barrientos, explicó hace unos días que  Bolivia  ya ingresó a una segunda ola  de la pandemia. La autoridad aseguró  que los dos departamentos más afectados son Santa Cruz y La Paz.

Para el  jefe de la unidad de epidemiología del Servicio Departamental de Salud (Sedes) Chuquisaca, Jhonny Camacho,  el incremento de nuevos casos   es una situación que “realmente preocupa”. Según el funcionario,  cada día que pasa aumenta la cantidad de  nuevos infectados  y lo peor es que no sólo se registra en un  municipio, sino en varios.

“Este rebrote está diseminado por todo el departamento”, aseguró Camacho. “(El ingreso de la segunda ola) nos toca en el peor momento para  el sistema de salud, porque la gente sale y no respeta el distanciamiento social, en la feria navideña de Sucre hay casos positivos y lo peor es que los contratos de los médicos concluyeron”, lamentó el profesional.

No hay miedo al contagio

El miembro de la Sociedad Boliviana de Medicina Crítica y Terapia Intensiva, Patricio Gutiérrez,  dijo a Página Siete  que ahora  se observa que “la gente perdió el miedo al coronavirus, por eso no respeta las medidas de bioseguridad”.

Según   el especialista, además la  población  prefiere acudir a las farmacias para comprar un paquete de medicamentos como tratamiento, pero como esa idea no funciona, recién van al hospital para recibir atención, cuando puede  ser muy tarde. “La gente está llegando azul por la falta de oxígeno”, explicó  Gutiérrez. 

Con una postura simular,  el director del Sedes de La Paz, Ramiro Narváez,   dijo  que existe una  relajación de  las medidas de seguridad porque los ciudadanos creen que pasó lo más duro de la enfermedad en el país, pero  no   es así.

Ante esta situación, el director del Sedes Santa Cruz, Marcelo Ríos, pidió  a la población que “no propicie” un incremento más alto de casos  con el incumpliendo las medidas de seguridad.

Con ese panorama,  el Gobierno nacional debe  apurar e implementar los cuatro pendientes que tiene en el sistema de salud en el territorio boliviano. De acuerdo con las  autoridades y los especialistas, las  tareas urgentes son: la contratación de personal,  las mejoras en equipamiento,  la protección al personal de salud y la aplicación de la vacuna.

“No hemos mejorado casi nada de lo que vivimos en la primera ola del coronavirus,  cuando las cosas se  realizaron   con muy corto plazo, como el contrato de personal  por  tres meses y equipamiento. No se ha establecido  que las  unidades de terapia intensiva sean una solución no sólo para este momento, sino para el futuro”, indicó Gutiérrez.

El especialista y  las autoridades departamentales de salud de La Paz, Santa Cruz, Chuquisaca y Cochabamba indicaron que lo  más urgente  son los contratos, pues aunque el Gobierno haya dispuesto que las gobernaciones se hagan cargo de firmar esos convenios con el personal,  todavía  falta la normativa.

“Faltan recursos humanos”, dijo el director del Sedes Cochabamba, Yercín Mamani, quien explicó que en la actualidad  los hospitales Solomón Klein, del Norte y del Sur, están sin personal porque los  contratos de los profesionales de salud  que lucharon en primera línea concluyeron en noviembre.

“Ahora falta que se abran partidas del SUS (Sistema Único de Salud)  para contratar personal y eso puede demorar hasta tres semanas”, sostuvo Mamani. 

El director del Sedes de Santa Cruz dijo que el departamento cruceño cuenta con  espacios para habilitar equipos e  internar a pacientes con la Covid-19, pero no tiene el personal  para atender a los enfermos. 

Las autoridades  indicaron que también necesitan  equipos de protección personal (EPP), porque aunque tienen algunos insumos,  por el incremento diario de  nuevos infectados  podría faltar material de protección  para el personal de salud. “Lo que no queremos es que nos falte”, indicó Camacho.

 Gutiérrez dijo que el personal de salud que lucha contra el coronavirus en primera línea necesita  protección. “Es decir que ahora cada semana se les haga pruebas de la  Covid-19  para aislarlos de forma oportuna y de esa manera  evitar decesos”.  El especialista explicó además   que es importante cuidar a los médicos y los trabajadores de salud  para que ellos protejan a la población. 

 Por último, según los especialistas y las autoridades locales,  la aplicación de las vacunas  contra la Covid-19 se debe realizar lo antes posible, pues pese a que el Gobierno ya firmó el acuerdo para la compra  de la vacuna rusa, la misma se aplicará a la población desde  marzo.  “La (inmunización) dará seguridad al personal ”, indicó Valverde.

El miércoles pasado, el  Gobierno de Bolivia destinó aproximadamente  49,4 millones de dólares en la compra de las 5,2 millones de vacunas rusas Sputnik V. Cada una de las dosis costará 9,5 dólares y el primer lote se comenzará a distribuir  a  partir de marzo del siguiente año sin costo para los ciudadanos.

 “La primera entrega llegará a finales de marzo con 1,7 millones de dosis; la segunda estaría a fines de abril con 1,7 millones y finalmente (las restantes llegarán) en mayo. Seguimos con el sistema Covax para recibir una mayor cantidad de vacunas y logramos que nuestros hermanos de Rusia nos puedan mandar 6.000 dosis que nos puedan servir inmediatamente”, dijo el presidente Luis Arce  el miércoles  en la mañana  en el acto de firma del contrato. 

Según el epidemiólogo Valverde, no hay que olvidar que en  la primera ola “registramos  una gran impotencia al no poder ingresar a pacientes que necesitaban terapia intensiva. Una cosa es que se mueran por la gravedad de la enfermedad, pero atendidos  y con todo el esfuerzo que puso un médico, y otra cosa es que   un infectado  se muera porque no exista capacidad en los hospitales por falta de personal”, dijo.

Para enfrentar la segunda ola de la Covid-19, Bolivia cuenta con 431 unidades de terapia intensiva (UTI) en el sistema público de salud, según las autoridades departamentales   y   médicos, quienes  aseguraron que esta cantidad no es suficiente. Además, los profesionales y los encargados de las áreas  de salud  de los nueve departamentos   advirtieron que ahora necesitan más especialistas para atender a los pacientes críticos.

En la actualidad, en los  sistemas público, privado y de seguridad social  Bolivia suma 600 unidades, dijo el  presidente de la Sociedad Boliviana de Terapia Intensiva. En marzo, esta  entidad  reportó 430 unidades en los tres sistemas.  El experto explicó que, según  un estudio,  como mínimo  el  país necesita al menos  1.200 para enfrentar la pandemia.

 

Las camas de terapia intensiva y vacunas, entre  los pendientes

  • La Paz  En la actualidad La Paz cuenta con 50 unidades de terapia intensiva,  las últimas 10 fueron entregadas el pasado miércoles al Hospital de Clínicas del complejo de Miraflores. “No sólo se necesita infraestructura o equipamiento, sino personal”, explicó  el director del Sedes, Ramiro Narváez. 
  •  Cochabamba En el caso de Cochabamba, este departamento cuenta con 51 camas de terapia intensiva y tiene  equipos para sumar otras 20 unidades, pero no puede instalar las máquinas por falta de personal, explicó el director del Sedes, Yercín Mamani.
  •  Oruro Henry Tapia, director del Sedes de Oruro, dijo que cuentan con 21 unidades de terapia intensiva que se encuentran  instaladas en el Hospital General de la ciudad. 
  •  Potosí El jefe de epidemiología del Sedes de Potosí, Huáscar Alarcón, informó que cuentan con 40 UTI y otras 60 camas de terapia intermedia . 
  • Inmunización El Gobierno nacional   informó  que las vacunas contra la Covid-19, en este caso la Sputnik V,  serán gratuitas para “toda la población” y para evitar cualquier susceptibilidad se aplicará de forma  voluntaria. “Quienes quieran vacunarse tendrán acceso gratuito y quienes no, será una decisión personal. Sin embargo, el Gobierno nacional está poniendo a disposición del pueblo y eso nos podrá dar certidumbre”, aseguró el presidente Luis Arce.
  •    Dosis La vacuna Sputnik V -desarrollada en Rusia por el Instituto de Investigación Gamaley-  tiene una eficacia superior al 90%, según el  Ministerio de Salud. De acuerdo con el Ejecutivo, las dosis ya se aplican en Argentina, además se utilizarán  en  Brasil y Venezuela, entre otros países de América Latina y el mundo.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

Más de
1
7