Parte Marcelino Guzmán, uno de los últimos héroes del Chaco

Un paro cardíaco venció al combatiente de mil batallas nacido en Huarina, que vivía en el barrio de San Pedro desde hace décadas. Se fue ayer, a los 106 años.
domingo, 3 de enero de 2021 · 00:04

Jorge Quispe Condori /La Paz

El último héroe de la Guerra del Chaco nacido en Huarina, a orillas del lagoTiticaca, falleció este sábado en La Paz a sus 106 años. Marcelino Guzmán Alarcón, que junto a otros seis beneméritos le habían ganado una  última batalla al coronavirus -durante el brote  del año pasado- no pudo ante un paro cardíaco que cegó su vida.

“Mi abuelito ha fallecido hoy (ayer) sábado de un paro cardíaco. Los últimos días estaba muy delicado, ya no podía comer y por eso lo internamos y ahora se fue con Dios”, indicó apenada su nieta Maribel Gonzales, hija de Martha Guzmán, una de los cinco hijos del benemérito.

Guzmán, que nació el 5 de junio de 1914, tenía la salud muy delicada. Hace meses, durante la cuarentena por el coronavirus,   que  no salía  de su casa para nada. Descendiente  de padres aymaras, Marcelino  se aferró a la vida hasta el último minuto, pero un fulminante paro cardíaco acabó con su vida a las 15:00 del segundo día del nuevo año.

Disciplinado hasta el final

En noviembre, Página Siete hizo una nota para destacar cómo siete beneméritos le habían ganado la batalla al coronavirus. En ese momento, la familia de Don Marcelino -como lo conocían los vecinos en San Pedro- envió unas fotos del exsoldado con barbijo y además luciendo una máscara de protección.

En aquella ocasión, Guzmán preguntaba a su nieta: “¿Por qué usan esas máscaras hija?”, por ello Maribel tuvo que explicarle de lo peligroso que era el virus. 

Como medida de prevención, los funcionarios del banco, que llegaban hasta su domicilio para pagarle la renta vitalicia, lo hacían con todas las medidas de bioseguridad, mientras el excombatiente los esperaba con doble barbijo en el patio de la casa donde vivió sus últimos días.

En mayo y junio, Don Marcelino preguntó e insistió en saber por qué no podía salir a la calle. Ante ello su nieta tuvo que responderle que “la Policía está deteniendo a los que salen a pasear”. “Solo así, mi abuelito   dejó de preguntar  del motivo por el que no podía dejar la casa”, relata Maribel.

Combatiente de la vida

Guzmán era un hombre que nunca se rendía y hasta hace unos cuatro años aún vendía en un quiosco detrás de la cárcel de San Pedro en La Paz. Atendió ese puesto por más de 60 años. Posteriormente -y a regañadientes- se jubiló para descansar junto a sus nietos. 

En 2018 celebró con una torta sus 104 años acompañado de algunos de  sus compañeros de los quioscos, según relató en su momento su hijo Tito Guzmán.

Guzmán se enlistó en el Ejército a sus 21 años para ir a defender la heredad nacional y participó en las acciones bélicas en Boyuibe y Camiri. “Mi padre decía que disparaba fusiles Vickers, los americanos”, recordaba su hijo.

Nacido en Huarina, a orillas del lago Titicaca, desde donde se fue a la Guerra del Chaco, Guzmán volvió a La Paz y se hizo comerciante tras la Revolución Nacional de 1952. 

Llegó incluso a fundar un pequeño mercado en San Pedro, donde aún es recordado con mucho cariño por los decanos de ese tradicional abasto.

También en  2018, Guzmán recibió un pequeño homenaje de parte del Estado Mayor, cuando tres oficiales llegaron hasta el Geriátrico de la Caja Nacional de Salud  para rendirle honores. 

En ese momento, tras recibir la condecoración, Guzmán tomó su bastón de madera en el que se apoyaba e hizo un saludo militar ante la sorpresa de los oficiales y otros pacientes en ese nosocomio.

Hace cuatro años, Don Marcelino aún vendía en su puesto de San Pedro, cuando este periodista lo conoció. En aquella ocasión, Guzmán que ya tenía 103 años, apenas podía hablar y ver, pero recordó con dolor la guerra del Chaco. 

“El Chaco era para llorar… Muchos amigos murieron por falta de agua”, alcanzó a decir.

En 2020, sobrevivían 10 beneméritos del Chaco, pero al final del año fallecieron cuatro, por lo que seis todavía se mantenían en pie. Ahora, tras la partida de Guzmán -y Numa René Ávila del Carpio, en noviembre del año pasado- solo quedan cinco excombatientes de los 200 mil que fueron movilizados entre 1932 y 1935 para defender el Chaco y sus pozos petroleros.

 

3 sobrevivientes están en La Paz

Después del fallecimiento de Marcelino Guzmán Alarcón y Numa René Ávila del Carpio, solo quedan en Bolivia cinco excombatientes de la Guerra del Chaco, según los datos entregados en noviembre pasado  por el Servicio Nacional del Sistema de Reparto (Senasir).

Los sobrevivientes de la guerra son: Samuel Chuquimia Murillo (104 años),  Emeterio  Ernesto Talavera Choque (102 años) y Miguel Siñaniz Vigabriel (102 años) en La Paz; Pedro Pocubé Muller (104 años) en Santa Cruz y José Pradel Loyza (106) en Sucre,  la Capital del país.

Debido a la edad, todos están bajo el cuidado de sus hijos y nietos. En casos excepcionales, como el de Talavera, aún sale a la puerta de su casa en Achachicala para tomar sol, según sus familiares.

Otros como Pocubé residen en San José  de Chiquitos, Santa Cruz. Mientras que Pradel se encuentra  bajo el cuidado de  enfermeras en la Capital. 

Este último  fundó el primer gimnasio de Sucre en la primera mitad del siglo XX.

En septiembre de 2017 aún vivían 33 soldados del Chaco. En junio de 2018 el número se redujo a 23 excombatientes, el 7 de junio de 2019 quedaban 12 beneméritos en todo el país y al 17 de junio de 2020, siete.

En el conflicto bélico contra los paraguayos fueron movilizados unos 200 mil  jóvenes bolivianos y aproximadamente  unos 50.000 compatriotas murieron en las arenas del Chaco. Mientras que cerca de 150 mil fallecieron en los años posteriores. 

Los últimos dos fueron Marcelino Guzmán Alarcón y Numa René Avila. Honor y gloria eterna para los sobrevivientes.

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos