Desprotegidas: las asesinaron aunque denunciaron violencia

Las víctimas tienen entre 15 y 82 años. La mayoría trató de separarse y alertó que sufría violencia física y psicológica por parte de sus esposos, novios o exparejas.
lunes, 11 de octubre de 2021 · 05:00

Anahí Cazas  / La Paz

Elsa dijo no a los maltratos  y decidió dejar a su esposo. Nora se cansó de los golpes y gritos, denunció a su pareja y consiguió una orden de alejamiento. Las dos   decidieron salir de un círculo de violencia; pero, desprotegidas por un sistema impregnado de machismo,    fueron asesinadas por sus verdugos.

De las 90  víctimas de  feminicidios en lo que va del año, al menos 70 fueron asesinadas  al no recibir protección cuando decidieron  no aceptar más violencia,  intentar  dejar a sus verdugos  o  separarse,  según registro  elaborado por Página Siete.

De este número,  más de 17 mujeres consiguieron dejar a sus parejas que eran muy violentas  y empezaron  una nueva vida por un tiempo. Ante la indiferencia de las autoridades,  fueron asesinadas por  sus exesposos y exenamorados.

 Hoy, Bolivia recibe el Día de la Mujer Boliviana con luto y dolor: 90 madres, hermanas e hijas  fueron asesinadas en lo que va del año. De este número, más de 85 (95%)  alertaron que sufrían violencia física y psicológica por parte de sus esposos, novios o exparejas. Este informe periodístico  fue elaborado con datos  y reportes de la  Policía, la Fiscalía y los testimonios de los familiares de las víctimas. 

Según el registro de este medio, de ellas, 10 presentaron    denuncias ante las autoridades competentes (Policía y Fiscalía) e incluso consiguieron orden de alejamiento.

Tal  es el caso de Jéssica, quien antes de ser asesinada    había decidido dejar a su agresor, incluso presentó una denuncia por violencia  y consiguió  una orden de alejamiento. No se pudo salvar. El  26 de julio,  la joven de 24 años fue  asesinada  con 26  puñaladas por su expareja, Daniel C. R., en el barrio de Ovejuyo, en  La Paz.

El día de su detención, el agresor confesó el crimen y dijo   ante los medios de comunicación:  “Lo he hecho por celos, le he pescado con un hombre”.

¿Qué está pasando? Según los especialistas,  la respuesta está en dos   principales factores. El  primero  se refiere a la búsqueda de empoderamiento de las mujeres. El  segundo es  porque  el hombre se cree el dueño o cree que el cuerpo de su pareja es de su propiedad y porque existe un alto nivel de machismo.

Marynés Salazar, psicóloga y activista, dijo que  eso tiene que ver con que las mujeres se están rebelando y los hombres no toleran tener como pareja a alguien que decide, que no será objeto de complacencia y terminan tratando de controlar, consumir y matándolas. “Antes las mujeres aceptaban ser objeto de orgullo para los hombres, hoy no. Ahora han aprendido a decir no y eso a ellos   les desequilibra y al sentirse fuera de lugar, atacan y las matan”, indicó.

Salazar explicó que “el hecho de que haya mujeres que se asuman como sujeto de derecho y  decidan  sobre el tipo de relación que quieren entablar, la forma en la que se quieren relacionar con la sociedad molesta a la sociedad machista”.

De acuerdo con la especialista, la  mayor parte de los hombres “fue educado para controlar,  atacar y consumir”. “Este grupo se encuentra en el desconcierto de tener una mujer independiente que no lo necesita y por ello, al sentir su frágil identidad, lo que hace es  buscar someter  a la mujer tal  como aprendió. Si no puede con la seducción,  lo hace con la fuerza y si no, eliminando a esa mujer que sentía de su posesión”, explicó.

Por ejemplo,  luego de asesinar a su pareja y escapar, Roberto escribió una carta con contenido machista, en la que confesó el crimen y afirmó que se debería volver a “épocas pasadas”, cuando las mujeres obedecían a los hombres, para que así puedan estar “tranquilas”.

“Un consejo ante todo esto: las primeras parejas, de 70 años, hágales caso. Las feminazis lo arruinaron todo (...). Las mujeres deben obedecer a los hombres, así seguirán tranquilas”, escribió el feminicida que luego se quitó la vida para no enfrentar a las autoridades.

Según el psicólogo forense  Carlos    Velazco, los agresores son “autoritarios” y  “dicen: ‘si no estás conmigo, no estás con nadie’, ‘si me dejas, me mato o te mato’”. “Esas son “señales de alerta” que en muchos casos las víctimas no reconocen”, aseguró.

De 15 a 87  años de edad

De acuerdo con el informe  de este medio,  cuatro víctimas  tenían  entre 15 y 17 años de edad  y 28 están por los 18 y 29 años.  Además,  31 tienen entre 39 y 59 años. Cuatro están entre los 60 y 82 años. El resto no fue identificada.

Dos las víctimas estaban embarazadas.  Los casos ocurrieron en Santa Cruz y Beni.

La  mayoría de las causas de las muertes son   estrangulamiento (23), ataque con arma blanca (21), golpes/traumatismo (15) y asfixia mecánica (10).  13  de las víctimas  perdieron la vida  por ataques con piedras, picotas, palos y otros objetos. Cinco  mujeres fallecieron por arma de fuego. Dos por envenenamiento y  una murió quemada porque fue atacada con fuego.

Además,    del total  de los 90 feminicidios,   la mayoría de los agresores  tenían  una relación amorosa  con su víctima. Al menos 46 eran esposos o novios. 17 eran exparejas.

Además, cuatro de los agresores  pertenecían  al entorno familiar, cuatro eran amigos o vecinos de las víctimas. El resto no conocía a la víctima, de acuerdo con el   informe.

La vulnerabilidad

Para los activistas,  la falta de una sanción dura, la burocracia en el proceso de la denuncia,  el desistimiento y la falta de protección estatal a las afectadas  son los  factores para que una mujer vulnerable sea víctima de feminicidio.

Lucy,  asesinada en julio en la ciudad de  Santa Cruz,  presentó hasta tres  denuncias por  violencia contra su pareja   y  tenía orden de alejamiento, pero en  la segunda querella  ella desistió.

Y es que  en muchos casos la orden de alejamiento, como una forma de protección a  una  víctima de violencia, se queda en papel y nadie garantiza su cumplimiento.

“Las medidas de protección no dejan de ser un papel”, dijo  una de las activistas y abogada de la Fundación Voces Libres,  Mercedes Cortez, en referencia a la orden de alejamiento para proteger a una mujer que sufre  violencia. Explicó que en los casos de violencia,  la aplicación de medidas de protección es muy complicada porque la víctima presenta la denuncia y alerta el riesgo, pero no presenta  días de impedimento o tiene dos o tres, de esa manera, es muy difícil que el agresor reciba una  detención preventiva.

Cortez aseguró  que la Ley 348 Integral para garantizar a las Mujeres una vida libre de Violencia y la 1173 establecen que sólo debe existir un seguimiento por tres días  a la víctima y el mismo puede ser  virtual o a través de llamadas telefónicas, nada más.

El artículo 289 de la Ley 1173 indica que  ante hechos de violencia flagrantes  y no flagrantes, la Policía puede aplicar las medidas de protección de forma inmediata, como  el alejamiento del agresor de lugares donde concurre la víctima y  la salida del domicilio conyugal del  acusado, sin  importar el título propietario porque no se está definiendo el derecho propietario, sino la integridad física de la mujer y los niños. Esa medida se aplica mediante un  formulario de riesgo y de acuerdo con la  urgencia y la situación de riesgo para la víctima.

La  jurista explicó que  -además-  para los agresores no existen políticas de  rehabilitación. “En muchas ocasiones,  el comportamiento machista crece  y ellos salen para cometer el feminicidio como por venganza”, dijo.  La abogada  añadió que el país no tiene una reacción temprana para este tipo de situaciones y “el papel no te protege de por sí”. 

 

“Este grupo se encuentra en el desconcierto de tener una mujer independiente que no lo necesita (...)”.

Marynés Salazar,  psicóloga y especialista

 

  • Historias que duelen
    Hoy, Bolivia recibe el Día de la Mujer Boliviana con luto y dolor: 90  madres, hermanas e hijas  fueron asesinadas en lo que va del año. El 95% alertó que sufría violencia.

Potosí En el municipio de Uncía, Nelly S., de 21 años  de edad, fue estrangulada y golpeada por su esposo Efraín Torrejón Tola,  de 28 años. El agresor mató también a su hijo de tres años  y luego se quitó la vida.

Chuquisaca Una mujer de 27 años fue apuñalada hasta morir  por su pareja Simón Romero. Él también mató a sus dos hijos en el barrio Cessa, de la ciudad de Sucre, y luego se suicidó.

Oruro Karen Villan F., de 28 años,  fue la primera víctima de feminicidio en este departamento.  Murió a causa de un fuerte golpe en la cabeza. Su pareja es el  principal acusado.

La Paz    Edith Yessie, de 26 años, fue asesinada en abril  por su pareja.  Roberto Carlos Roque, de 27 años, confesó el crimen en una carta, escapó y luego se quitó la vida.

El Alto Antes de ser asesinada por su pareja, Margarita decidió dejarlo porque era muy agresivo. Ella sufría violencia física y verbal.   Su cuerpo fue hallado en un barranco de Alpacoma . Tenía 33 años  de edad y  era madre de dos niños.

Chapare  En marzo, la Policía halló los cuerpos de  cuatro mujeres que  fueron asesinadas y enterradas en Tres Arroyos, de Villa Tunari, Cochabamba. Omar Fernández, de 27 años, se inculpó de los cuatro asesinatos.

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos