Misterio del asesinato de Gladys en un cementerio de elefantes

El miércoles fue hallada muerta dentro de una habitación que estaba cerrada con candado en una casa de Ciudadela Ferroviaria. La familia de la joven pide justicia.
sábado, 16 de octubre de 2021 · 05:17

Verónica Zapana S.  / La Paz

El pasado lunes, Gladys salió de su  casa  porque se quejaba de un dolor en el ojo. No se conoce qué hizo ni dónde fue. Dos días  después   fue encontrada  muerta y con  signos de violencia en una  habitación de una casa que funcionaba como un cementerio de elefantes o un  bar clandestino, que está ubicado en la zona de  Ciudadela Ferroviaria.

“Mi hija estaba bien, estaba sana. El lunes bajó a la posta de aquí (de la zona) para  hacerse ver su ojito”, contó entre lágrimas  la madre de la víctima.

La hermana de Gladys relató que la víctima  desapareció el pasado lunes. “Nos dijo también  que  nos inscribiría  al SUS (Sistema Único de Salud) a mi sobrina (su hija) y a mí”, indicó a Cadena A.

La víctima salió con sus documentos y no retornó  más. “Le llamamos a su celular y estaba apagado”, contó y aseguró que la familia comenzó a buscar a  la joven madre sin éxito.

Gladys tenía 37 años y era padre y madre de una adolescente de 14 años. Ambas vivían en la  casa de los padres de la joven.

En medio de la búsqueda de Gladys, unos vecinos indicaron a la familia que vieron ingresar a la joven a una vivienda  que funcionaba como un bar clandestino.

Al enterarse de ese dato, la mamá de la víctima  llamó a la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (Felcv).

Junto con los policías, la familia ingresó al domicilio para verificar si  Gladys se encontraba en el lugar.

“El dueño de la casa nos ha abierto la puerta  y nos ha dicho que (días antes)  él había salido de viaje. Nos hizo entrar y ahí  habían dos cuartos  que estaban cerrados con candados”, dijo la familia y contó que ante el pedido de las autoridades, esta personas abrió  la puerta de   las habitaciones.

En uno de los cuartos -que se encontraba al fondo y  en la parte de arriba  de la casa-  se hallaba el cuerpo sin vida  de Gladys,   indicó la hermana.

De acuerdo con los informes preliminares de la Felcv,  el cuerpo de la víctima  tenía signos de violencia y  su  ropa estaba  rasgada. Se evidenció que la joven sufrió golpes en el rostro.

Los investigadores del caso  no  descartan que se trate de un feminicidio. Confirmaron, además, que el lugar donde fue encontrado el cadáver es un cementerio de elefantes.

Mientras la Policía continúa con la investigación, el cuerpo de Gladys fue enviado a la morgue judicial para su autopsia de ley.

La  familia pide justicia y exige una investigación para  identificar al autor o los autores de este crimen.

“No me explico, no sé qué ha pasado”, dijo el papá de Gladys, quien denunció que durante varios años   ese  bar clandestino  funcionó en  la zona.

“Desde que nos vinimos a vivir a esta zona,  esa casa funcionaba como una cantina. Todos los días salía la gente borracha”, relató.

Gladys dejó una adolescente de 14 años en la orfandad. La joven se queda ahora a cargo de sus abuelos maternos.

La Felcv  aún realiza las investigaciones correspondientes para saber cómo llegó Gladys al lugar, si ingresó sola o con otras personas,  entre otras interrogantes.

En las últimas horas, la Policía aprehendió a cuatro personas como presuntos sospechosos.

Si este caso se confirma, el departamento de La Paz ya sumaría  34 casos de feminicidio, seguido de Santa Cruz con 16 y Cochabamba con 15.

Desde enero hasta esta semana   Bolivia registra  91 casos de  feminicidio.

El fin de semana, el cuerpo de una mujer de aproximadamente 30 años  fue encontrado en una bolsa de yute en el río Tagarete, de Oruro.  Con este caso, el  Ministerio Público  confirmó el octavo feminicidio en ese departamento.

De acuerdo con el fiscal de caso,  Alexander Casanova,  la víctima fue encontrada maniatada y en posición fetal dentro de una bolsa de yute en un canal de aguas. Su muerte fue violenta debido a que habría recibido un golpe contundente en la cabeza.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos