Un adolescente desaparece tras conocer a extraños en Free Fire

La familia pide a la Policía agilizar la búsqueda. Desde el Observatorio de Derecho Informático, un experto sugiere a los padres controlar el uso de aparatos tecnológicos.
martes, 19 de octubre de 2021 · 05:00

Verónica Zapana S.  / La Paz

Gedeón Rodríguez, un adolescente de 13 años, desapareció el pasado 2 de octubre. Según su familia, el  menor de edad  tuvo contactos con extranjeros a través del juego Free Fire  y por eso se presume que fue captado por una red de trata y tráfico de personas. Los papás buscan desesperados a su hijo.

Un especialista de esta temática  recomienda  a los padres de familia controlar  de  forma estricta  el uso de este tipo de juegos y aplicaciones.

Hasta el año pasado, Gedeón era un niño de casa; de hecho,  no salía y  no tenía amigos ni  siquiera en el barrio. Era muy atento con su familia. Siempre ayudaba en las tareas de su casa.

Todo cambió el año pasado, cuando  el adolescente recibió un celular para acceder a sus clases virtuales y hacer sus tareas. “Desde entonces  comenzó a cambiar su comportamiento, en especial porque ya estaba jugando  Free Fire”, indicó la hermana del adolescente, Wendy Aruquipa Jiménez.

Ella reconoció que desde entonces su hermano se volvió un adolescente “berrinchudo, caprichoso y comenzó a descuidar sus tareas,  cosa que antes nunca había hecho”.

Wendy explicó que  en ese tiempo la familia no  dio importancia a la actitud del adolescente y creyó que era parte “de la edad del burro”, etapa de cambios de humor  que atraviesan los menores de esa edad.

Este comportamiento era constante y el joven ya no salía de su cuarto porque sólo quería jugar. “Nosotros le reñimos, le dijimos que deje de jugar, pero no nos hizo caso”, aseguró.

De acuerdo con la familiar, Gedeón es  el  único varón de  los cuatro hijos y por eso era  mimado.  “Y como mis hermanas siempre hablaban de sus  cosas, él comenzó a enfocarse  más a estos juegos y fue ahí donde conoció a chicos extranjeros”, aseguró.

En  su casa -que está ubicada en Ciudadela Ferroviaria-  él ya contaba que tenía amigos extranjeros. “Por eso yo me alerté”, recordó Wendy.

Advirtió a su hermano sobre  la trata y tráfico de personas, y cómo los delincuentes captan a sus víctimas a través de este tipo de videojuegos e internet.

“Me escuchó y me dijo:  está bien, no te preocupes”, dijo la hermana y aseguró que en 2020,  el cambio negativo de comportamiento del joven se  agudizó. “Llegó al punto de que él ya comenzó a pedirnos dinero para comprar los diamantes del juego, que cuestan  entre 50 y 400 bolivianos cada uno”.

Aseguró que  el adolescente  ya pedía dinero a su cuñado, a sus hermanas y a sus abuelos, quienes en algún momento se lo dieron. Ya cuando  los familiares se negaron a darle más recursos, Gedeón comenzó a vender sus objetos de valor.

“Mi esposo le regaló unos audífonos grandes y los vendió para conseguir dinero para  los diamantes”, relató Wendy.

Recordó que la exigencia de dinero para conseguir los diamantes era cada vez mayor y comenzó a vender más cosas. “Le llamamos la atención, pero al parecer mientras más hacíamos eso, más rebelde se ponía y se desesperaba por ese juego”,  lamentó y agregó que incluso el joven  dejó las clases.

“Hasta le ayudamos a hacer sus tareas para que no pierda el año”, aseguró y contó que le advirtieron  que  este tercer trimestre dependía de él. “Dijo que haría sus deberes”, añadió.

Se fue con su bicicleta

El 2 de octubre,  mientras sus abuelos  cocinaban y daban comida a sus mascotas, él aprovechó y salió de la casa con una mochila en su bicicleta roja. Desde entonces está desaparecido.

“Sabemos que él se fue con extranjeros”, dijo  la hermana y aseguró  que el domingo 3 de este mes presentaron  la denuncia ante la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc).

En la actualidad, el caso ya tiene un investigador, pero todavía  no hay rastros del adolescente.

Wendy   contó que  el pasado domingo, Gedeón se contactó con otra de sus hermanas y le indicó que está en Quito, Ecuador. “La llamada estaba distorsionada   y él estaba con una persona detrás  diciéndole  las cosas que tenía que decir. Él le había dicho que necesitaba 500 dólares, pero tampoco dio más datos”, relató.

Ahora,  la familia busca desesperadamente  a Gedeón y tiene  la esperanza de que  la Policía pueda encontrarlo lo antes posible.

¿Por qué ocurren estos casos?

El analista de Ciberseguridad del Observatorio de Derecho Informático, Roberto Díaz, indicó  a Página Siete que esta forma de captar a menores de edad a través de redes sociales y juegos en línea se denomina grooming, que  ya  está tipificada en varios países como delito.

Este tipo de delito es un acoso a menores de edad con fines deshonestos. “Con los juegos en línea se hicieron muy populares y cada vez amplían sus capacidades, como con  la incorporación de medios  de comunicación y chats”, explicó.  Ante este tipo de riesgos,  el especialista recomendó a los padres de familia controlar los aparatos tecnológicos de sus hijos para evitar que ingresen a esas plataformas.

 

  • El  juego
  • ¿Qué es?   Garena Free Fire es un juego de acción y aventura de tipo battle royale que se desarrolla  en tercera persona. Consiste en que hasta 50 jugadores caen desde un paracaídas en una isla en busca de armas y equipo para matar a los demás.
  • Mecanismo  Cada participante es libre de elegir su posición inicial, tomar armas y suministros para extender su vida de batalla, según el portal www.unotv.com. Se convirtió en el juego móvil más descargado a nivel mundial en  2019.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos