Alerta: captan niñas por redes, las violan y luego las extorsionan

Los agresores se hacen pasar por menores de edad para ganar la confianza de sus víctimas. Especialistas en cibercrimen explican cómo operan los abusadores.
lunes, 25 de octubre de 2021 · 05:17

Verónica Zapana S.  / La Paz

Hace menos de 15 días, un hombre de 35  años fue enviado al penal de Chonchocoro por violar a una niña de 12 años en  El Alto. El agresor se hizo pasar por un adolescente en  redes sociales y captó a la víctima. La citó y  la agredió sexualmente. Filmó la vejación para extorsionar a la pequeña y cometer el delito varias veces.

La jefa de la unidad de atención a la familia del municipio de El Alto, Heydi Gil, contó   que la niña  había comenzado una amistad mediante redes sociales con el acusado, quien  fingió  tener su misma edad. El hombre se ganó su confianza, la citó y la violó.  Filmó la agresión sexual y luego comenzó a chantajear a la víctima con subir  el video a  internet  si no accedía a  los abusos. La niña se cansó y  contó todo a sus papás, quienes denunciaron.

No es el único caso. En los últimos meses, las denuncias de delitos similares se incrementaron y todas tienen similar modus  operandi: el agresor capta a niñas  a través de redes sociales, las viola o comete abuso sexual, luego las chantajea  para cometer el ilícito en reiteradas ocasiones. 

El jefe de la división de delitos contra menores de la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (Felcv),  Julio Cepcel Mendoza, dijo  a Página Siete  que este tipo de hechos ya se registraban desde hace algunos años, pero entre 2020 y 2021 los casos  aumentaron  por la pandemia.

“La captación a través de las redes sociales se ha vuelto un  modus operandi que está cobrando fuerza en este último tiempo”, indicó el oficial.

Cepcel explicó que este incremento se registró en   la pandemia porque los adolescentes y los niños comenzaron a usar con más fuerza celulares y equipos de computación para pasar clases.

El jefe de la división cibercrimen de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen  (Felcc) de La Paz,  Dieter Chambi, explicó que el uso de los equipos tecnológicos por parte de los niños y adolescentes para las clases virtuales  ha desencadenado  en un problema: los pequeños también utilizan   los equipos para “otras actividades sociales,  es decir  para ingresar a  las redes sociales”.

De acuerdo con  los especialistas, el manejo  de las redes sociales implica tener ventajas y desventajas. Entre las primeras están la posibilidad de tener un contacto virtual con una  persona  que está al otro lado del planeta en tiempo real y el acortamiento de  distancias, entre otras.

En el caso de las desventajas, una persona no puede conocer a ciencia cierta la identidad de la otra y podría estar en peligro.

“No toda la información que está en las redes sociales es cierta”, dijo Chambi e hizo referencia a que  existen muchas personas que ocultan su identidad y se hacen pasar por otras, lo que en delitos informáticos se conoce como grooming, es decir “que una persona mayor se hace pasar por alguien más joven para ganar la confianza de un adolescente o un  menor de edad”.

El jefe policial señaló que este grupo etario es el que usa más las redes sociales e  “incluso de una forma adictiva”,  por eso es de fácil captación por esa vía.

Chambi dijo que estos delincuentes  escogen a sus víctimas, buscan sus tendencias, gustos y de acuerdo con eso,  las abordan “usando  perfil falso”. Contó que  últimamente “se ha visto que los han abordado a las víctimas a través de los juegos en línea,  como el Free Fire y  Roblox,   entre otras aplicaciones que permiten mantener una conversación mediante el chat en línea”.

La psicóloga del Instituto de Investigaciones Técnico Científico de la Universidad Policial (Iitcup-Unipol)  Wendy Cornejo  dijo que quienes buscan contacto con adolescentes “se relacionan con ellos para cumplir sus deseos más perversos”.

¿Cómo  abordan a las víctimas? Chambi  dijo  que primero, los captadores conversan con los menores de edad en el  chat de los juegos o redes sociales, ganan su confianza y después les piden sus números de celulares y se comunican a través de aplicaciones como WhatsApp.

“De un vínculo de juego pasan a otro tipo de relación. Es en ese momento que comienzan a sacar más información a las víctimas para cometer el delito”, dijo.

Los delitos más comunes son:  violación, abuso sexual,  extorsión, secuestro y trata y tráfico.

Cepcel  advirtió que ahora las víctimas son más jovencitas. “Antes  tenían entre 15 y 17 años, hoy tienen 11, 12 y 13 años”, dijo.

Chambi aseguró que las mayores víctimas son las niñas, pero también hay muchos casos que involucran a    niños.

En algunos casos enamoran a las menores de edad. “Las niñas son inocentes y si a esa edad alguien les dice que las quiere y las ama,  ellas les creen”, explicó el policía y agregó que incluso los agresores mandan  crédito  para al celular de la víctima para conseguir una cita o pedir  fotos.

En el caso de conseguir una cita, los agresores llevan a las víctimas a lugares alejados y las violan o   las abusan sexualmente. Filman las agresiones y obligan a las niñas a dejarse sacar fotografías íntimas. Usan después ese material para extorsionar a las niñas. Les indican que si no aceptan más encuentros,  publicarán las imágenes  en las redes.

En el caso de víctimas varones, los agresores se acercan por la vía amorosa y por amistad. Según Chambi, en algunas denuncias que llegaron a la Felcc,  la Policía  logró identificar a personas que se acercaron a los menores de edad para luego cometer el robo en un domicilio.

Los delincuentes hacen preguntas como: “¿dónde vive, con quiénes, a qué hora sale el papá, la mamá, dónde se guardan  las cosas de valor, cuántas computadoras y televisores tienen?,  entre otras”, explicó.

Chambi explicó que  la forma de captar a las víctimas aún no está tipificada, ya que la tecnología es el medio por el cual se comete el delito. “Pero el tipo penal  sigue siendo violación, extorsión, amenaza, trata y otros”.

Cepcel aseguró que de acuerdo  con  un análisis de estos casos  se ha identificado  que los niños recurrían a esos espacios cibernéticos porque se encontraban solos y  necesitaban la figura materna o paterna.

El analista de ciberseguridad del Observatorio de Cibercrimen  Roberto Díaz  indicó que ahora estos  delitos son más comunes, pues si antes  registraban uno cada mes, hoy son  ocho en el mismo periodo de tiempo.

La psicóloga del Iitcup-Unipol  indicó que  no hay que satanizar  a las redes sociales o a las nuevas tecnologías, sino hay que  aprender a usarlas con precaución.

Chambi agregó que existen aplicaciones  de control  para que los padres puedan saber qué hacen sus hijos en internet.

Sólo deben descargar de Play Store y se pueden usar en dispositivos con el sistema Android o con el iOS de Apple.

Uno de los más comunes es el Family Link que ofrece Google, por el cual se puede vincular dos dispositivos móviles, el del padre y del hijo. Esta plataforma  reporta semanalmente  cuáles son las páginas que ha revisado su hijo y qué juegos descargó.

Se puede controlar también  cuánto tiempo estuvo conectado en YouTube o en línea. Además, el menor de edad debe pedir autorización para ver videos o instalar juegos.

Dijo que las plataformas de paga hacen que el control sea permanente y la comunicación es directa.

Si los papás quieren más información o no pueden instalar estas aplicaciones, pueden visitar   la división cibercrimen, que está en el tercer piso del edificio de la Felcc, ubicado en la avenida Sucre esquina Bolívar.

“Ahí las 24 horas del día siempre estará un funcionario de cibercrimen para ayudar”, declaró el uniformado y agregó que junto al  área de  psicología de la Iitcup dan capacitaciones a  los padres de familia a través de los colegios y el plantel docente.

 

“Antes las víctimas tenían entre 15 y 17 años, hoy tienen entre 11, 12 y 13 años de edad”.

Es una de las frases  del jefe de la división de delitos contra menores de la Felcv,  Julio Cepcel.

 

El Alto: 2 hombres abusan a una niña

Este mes, dos hombres captaron a  través de las redes sociales  a una niña de 12 años  para violarla. Los agresores  convencieron a la menor  de edad para que salga de su casa  y se vaya con ellos. La víctima  estuvo desaparecida por más de  una semana.

 

Vecino usa las redes para violar

Wilson,  de 34 años y  vecino de una niña de 13 años, usó redes sociales desde 2020 para acercarse a la pequeña. En la fiesta de su zona, él capta a la niña y la agrede  sexualmente. Cometió  el mismo delito otras cuatro  veces. Fue detenido.

 

Es abusada al buscar trabajo

Una adolescente de 16 años recurrió a las  redes  para  buscar trabajo. Fue contrada para  bailar, pero cuando fue a la cita, un hombre le dio un líquido y quedó  inconsciente. Fue violada. El caso está en investigación en La Paz.

 

El Alto: violador serial es atrapado

Un hombre de 34 años se hizo pasar por un adolescente de 12 y así captó a una niña de la misma edad. La citó y la violó. Fue detenido y de acuerdo a informes se calcula que tiene otras cinco víctimas más que tienen  entre 12 y 14 años.

 

La Paz: un niño de 13  desaparece

Gedeon Rodríguez, de 13 años, salió el  2 de octubre de este año  de su casa con rumbo desconocido. Su familia denunció  que fue captado por extranjeros  que conoció en el videojuego  Free Fire.  No se conoce aún su paradero.

 

Yacuiba: captó a una niña por Facebook

En agosto de este año, una niña de 13 años conoció en RRSS a Andrés M., que se hizo pasar por un adolescente, pero tenía 32. Él la convenció de encontrarse en su casa y la violó. Ella y sus papás denunciaron el caso. Él está detenido.

 

Punata: atrapan a un violador serial

El 11 de agosto de este 2021, Daniel V.M.  fue  detenido en Punata (Cochabamba) por captar a niñas y adolescentes  a través de redes sociales para luego violarlas. Su última víctima tenía 17 años. Según la Policía,  se trataría de un violador serial.

 

Chimoré: violador serial usaba RRSS

El 4 de agosto de este año, un hombre  de 27 años y considerado un violador serial   contactaba a  adolescentes  por RRSS y las invitaba a comer y pasear. Las llevaba   luego a un lugar alejado y   las violaba.  Grababa las agresiones con su teléfono celular.

 

Shinahota: conoció  al  agresor en internet

El 2 de agosto de este año, una adolescente de 16 años denunció que  fue víctima de violación. Contó que su agresor la contactó por Facebook y la invitó a salir. En la cita,  la llevó a una zona deshabitada y la violó  al interior de su vehículo.

 

Santa Cruz:  una violación múltiple

En julio del   año pasado, una niña de 12 años fue captada mediante redes sociales por un adolescente, quien se ganó su confianza y la citó. Cuando fue al encuentro, la víctima  fue violada por seis personas, cuatro menores de edad y dos adultos.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos