Cladem sobre embarazo de niña de 11 años: Las iglesias no pueden interferir en el cumplimiento de la norma

El comité sostuvo que el embarazo infantil forzado es "tortura" y criticó a quienes alertaron a los fundamentalistas del aborto, ya que vulneraron la privacidad de la menor.
martes, 26 de octubre de 2021 · 11:29

Página Siete Digital

El Comité de América Latina y el Caribe para la Defensa de los Derechos de las Mujeres (Cladem Bolivia) se expresó este martes sobre el embarazo de la niña de 11 años en Yapacaní y la interrupción del proceso de aborto el domingo. En un comunicado, recalcó que el embarazo infantil forzado es "tortura" y recordó que en un Estado laico como Bolivia, las iglesias "no pueden intervenir" en el cumplimiento de las normas. 

"Condenamos la intromisión de grupos fundamentalistas y de la Iglesia católica, quienes han ingresado de manera 'clandestina' al Hospital Percy Boland de Santa Cruz para amedrentar y amenazar a la madre y obligar a la niña de 11 años a firmar el desistimiento para realizarse la interrupción legal de su embarazo", denuncian en el comunicado. 

"Estos hechos forzados contituyen tortura. No se puede obligar a una niña de 11 años a continuar con un embarazo que pone en riesgo su salud y su vida". 

También puede leer: Dolor: niña de 11 años sufrió 9 meses violaciones continuas

La entidad recordó que el aborto es impune cuando el embarazo es producto de una violación y que el sistema de salud debe garantizar la interrupción legal en 24 horas. 

"Denunciamos a los medios de comunicación y a los/as servidores públicos del centro de salud del municipio de Yapacaní, que han alertado a los grupos fundamentalistas, vulnerando el derecho a la privacidad de la niña", continuaron. 

"Bolivia es Estado laico, las iglesias no pueden interferir en el cumplimiento de la normativa que protege y garantiza los derechos de las niñas a acceder a un aborto seguro y gratuito". 

El caso de la menor de edad que resultó embarazada producto de la violación del padre de su padrastro, se hizo pública la anterior semana. El jueves se emitió una sentencia para detener la gestación, pero la familia de la víctima decidió continuar con el embarazo este domingo, cuando la niña ya había iniciado el proceso de interrupción. La medida se tomó tras el ingreso de personas “provida” que "presionaron" a la gestante y su familia. 

También puede leer: "La Iglesia no puede mostrar romanticismo en un caso de violación, las niñas no pueden ser madres"

Al respecto también se refirió la plataforma ciudadana Por la Vida y la Familia, quienes se declararon "en emergencia" y sostuvieron que en lugar de dar sentencia al violador se pretende dar muerte "a un niño inocente en el vientre materno".

"No comprendemos este tipo de conducta que promociona el genocidio de niños bolivianos (...) argumentando el derecho a decidir de las víctimas que son totalmente cohersionadas y presionadas junto a sus familias para tomar esta fatal decisión", consta en un comunicado. 

"Instamos (a las autoridades) a proteger y respetar la vida y bienestar físico y psicológico tanto de la madre como del niño/a en gestación, evitando que sea doblemente violentada por los traumas post aborto". 

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos