Pandemia: consultas por salud mental se dispararon en 2020

La demanda de pacientes subió de 1.500 a 7.000 el año pasado a causa de la pandemia. Muchos familiares fueron afectados por no despedirse de sus seres queridos.
sábado, 9 de octubre de 2021 · 05:00

Luis Escóbar  / La Paz

En 2015, el Hospital Psiquiátrico San Juan de Dios atendió -en promedio- a 1.500 personas. Esta cifra se disparó el año pasado y llegó a 7.000 a causa de  la pandemia de  covid. El director del establecimiento, Luis Mojica, explicó que este es uno de los efectos más graves que dejó el coronavirus en los ciudadanos, en especial  en las personas que no pudieron despedirse de sus seres queridos.

“Por ejemplo, en 2015,  nosotros atendimos alrededor de 1.500 pacientes por problemas mentales. En 2020 (año de la pandemia) registramos  7.000 y un poco más. Ello refleja el crecimiento (de consultas) a pesar de que teníamos imposibilidad de trasladarnos. Eso muestra que la gente estaba buscando atención y que estábamos más sensibles”,  explicó  a Página Siete  el director de la Fundación San Juan de Dios de Cochabamba, Luis Mojica.

El primer caso de Covid-19 se registró el  10 de marzo. Días después, el gobierno de Jeanine Añez comenzó a emitir restricciones a la circulación y se vino la cuarentena total. Los ciudadanos no podían salir de sus domicilios para evitar los contagios de la enfermedad.

“La atención en salud mental -particularmente en el San Juan de Dios- creció. A  pesar de que las  personas no pudieron  llegar en su momento,  porque estábamos impedidos de circular, muchas se dieron modos para trasladarse”, informó el director del Psiquiátrico. “Luego se brindó el servicio de forma virtual  y el crecimiento por consultas fue muy grande”, añadió.

En esa primera ola 144.592 personas contrajeron la covid, según datos del Ministerio de Salud. También se registró el mayor número de decesos:  9.004  registrados, con una tasa de letalidad del 6,8%. Pero hubo centenares de fallecimientos  que no fueron cuantificados; muchos enfermos fueron sepultados como   “sospechosos”.

Los pacientes que fueron internados con cuadros graves de la enfermedad quedaban aislados en sus camas de hospital. Para evitar la propagación de la enfermedad,  los familiares no pudieron acompañarlos en sus últimos momentos.

Una vez que fallecían, los cuerpos eran aislados con plástico, lo propio sucedía con el ataúd. La cremación se realizaba de forma inmediata o el entierro se desarrollaba sin familiares.

“La pandemia nos trajo muchos sentimientos de tristeza, aislamiento y trastornó el cotidiano vivir. Algo que marcó nuestra sociedad es que no pudimos despedirnos de nuestros seres queridos. Ese fue uno de los golpes más fuertes, además de la enfermedad y lo que conlleva. Nuestra sociedad está acostumbrada a despedirse de sus muertos y no pudo hacerlo. Eso trastornó nuestra vida”, agregó Mojica.

Otro problema que trajo la enfermedad fue la incapacidad de afrontar la pérdida y enfrentar los problemas cotidianos de la vida, como las situaciones económicas.

“Muchas personas no pudieron trabajar, en especial aquellas cuyos ingresos dependen de sus actividades diarias. Eso complicó su situación. Crecieron además los feminicidios y otros problemas porque la cuarentena que conllevó la enfermedad  obligó a estar juntos a víctimas y agresores”,  dijo el especialista.

Además, el miedo al contagio aisló a los ciudadanos. “Las personas que trabajamos en el sector de salud, por cuidarnos y cuidar los hospitales, tuvimos que encerrarnos. Los familiares tampoco pudieron   visitar a su enfermos, eso estuvo restringido”, explicó el experto.

Con el poco personal de salud, muchos pacientes sintieron “una soledad grande”. Mojica recordó  historias de personas que pasaron una noche esperando la atención del   médico o la enfermera, quienes no podían visitar a todos ante la gran demanda  de trabajo.

“Muchos enfermos pasaron frío  porque no había quién les pase una cobija. Eso fue muy duro para cualquier ser humano”.

Luego, la familia no pudo acompañar el proceso de enfermedad. “Entramos en angustia y eso provocó un trastorno de  nuestro cotidiano”, agregó.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estableció   que el 10 de octubre   sea el Día Mundial  de la Salud Mental, con el objetivo de  promover la conciencia de la necesidad de una buena atención para personas con este tipo de patologías.

Para este año, el lema elegido es:  “Atención de salud mental para todos: hagámosla realidad”. “Este llamado lo hacemos a todos los gobiernos  para que tomen conciencia y pedimos que la atención en salud mental sea una realidad para todos los ciudadanos”, exhortó la OMS, mediante un comunicado.

No todos los departamentos del país tienen centros de salud mental.  Hay establecimientos de especialidad solo en Cochabamba, La Paz, Sucre y Tarija. Los habitantes que viven en el resto de las regiones de Bolivia,  como Potosí, Oruro, Pando  y  Beni,  deben viajar a otras ciudades para ser internados. “No hay  conciencia de la necesidad de  esta atención”  explicó Mojica.

Los propios centros necesitan de ayuda de las entidades estatales, en especial con recursos humanos. El experto añadió  que los pacientes requieren  la provisión de medicamentos. “Estas son enfermedades que empobrecen”, concluyó.

Señales de  alerta

  • Insomnio  La primera señal de alerta es la pérdida de sueño. Las personas que sufren este problema  deberían buscar ayuda porque el descanso es necesario.
  • Depresión  Otro síntoma es el aislamiento. “Si vemos a un familiar con depresión, en lugar de lanzarle críticas, debemos ayudarlo, escucharlo y preguntarle cómo se siente o si tiene alguna dificultad. Interesarnos por el otro es muy positivo”, dijo  el director del Psiquiátrico San Juan de Dios, Luis Mojica.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos