John Padilla, el radialista que se abre paso como empresario en Suiza

En Europa supo fusionar sus dos pasiones: la comunicación y los deportes, además del comercio empresarial, es entrenador de la Asociación Suiza de Fútbol
lunes, 29 de noviembre de 2021 · 05:00

Yolanda Mamani Cayo  / La Paz

“Creo que soy uno de los pocos bolivianos que vive el sueño de Evo Morales”, reflexiona John Padilla Monterde, el  boliviano que hace casi 20 años dejó el país, el oficio del periodismo y que ahora se abre paso como un emprendedor multifacético y empresario en Suiza, Europa.

“Vivo en una ciudad a las afueras de Neuchâtel, una ciudad que se baña en las aguas del lago del mismo nombre y que toca el cielo en las alturas del Jura suizo”, cuenta Padilla a Página Siete desde el otro lado del mundo, y su relato lleva a la imaginación a una de esas postales con pueblos de ensueño bañados de lagos transparentes y donde en el fondo se ven los Alpes Suizos.

Su voz bien trabajada y clara rememoran los años en que trabajó en la radiodifusión boliviana, pasión que combinó con la comunicación institucional y deportiva porque fue jefe de prensa de la Federación Boliviana de Fútbol, en la que también ocupó un cargo ejecutivo.

Jhon  nació el 23 de junio de 1968 en la Clínica Metodista de la zona de Obrajes, en la ciudad de La Paz, donde vivió y culminó sus estudios académicos en la Universidad Católica Boliviana y trabajó en radio y televisión, entre ellos Stereo 97, radio Panamericana y Telesistema Boliviano, y que actualmente es  Unitel.

Las metas que conquistó en Bolivia le sirvieron como un impulso para realizar estudios de especialización en el Centro Internacional de Estudios Deportivos en Suiza. Pudo seguir cultivando sus dos pasiones: la comunicación y los deportes.

“Yo tuve la fortuna y la bendición de llegar a Europa con un contrato de trabajo, comencé viviendo en Bélgica, donde me nombraron responsable de mercado de Bélgica, Holanda, Luxemburgo, Suiza, Alemania y el norte de Francia para una empresa que se dedicaba a emprendimientos comerciales con empresas españolas”, cuenta John.

Emprendimientos

Después de tres años de vivir en Bélgica contrajo matrimonio con Marie-Florenc, una ciudadana suiza, con quien decidieron radicar en Suiza e impulsar un emprendimiento  que se llamaba SportsComm, consultores en comunicación y mercadeo en deportes, desde donde ofrecían servicios en comunicación, promoción y posicionamiento de eventos y productos en deportes.

Entre esos trabajos realizó una consultoría en comunicación y desarrollo en el fútbol para la Concacaf (Confederación de Fútbol de la Asociación del Norte, Centroamérica y el Caribe).

Su pasión por el deporte está siempre presente en sus proyectos privados, cuenta John y revela que también cuenta con una licencia como entrenador “C”  de la Asociación Suiza de Fútbol y en ese marco es entrenador de un equipo de niños de ocho a nueve años en la comunidad de Colombier, en Neuchâtel.

Además de esas actividades, Padilla cuenta que es director comercial de una empresa suiza que forma parte del grupo Dehon de Francia. “Soy parte del equipo que introdujo la marca Climalife en Europa, logrando que hoy seamos considerados como expertos en soluciones ecoeficientes para la industria”.

“La actividad comercial en la que estoy envuelto me ha llevado a perfeccionarme en el consejo a grandes, medianas y pequeñas industrias para lograr un cambio en la utilización de gases y tecnologías térmicas menos nocivas al medio ambiente”, agrega el radialista paceño.

La vez más reciente que estuvo en Bolivia fue en 2002 cuando, después de hacer una especialización en Europa, volvió para realizar sus trámites e ir a trabajar a Bélgica, su primer destino en Europa, desde donde trazó sus metas hasta establecerse en las afueras de Neuchâtel, que está a una hora y media de Ginebra.

Familia

El otro pilar que le sostiene a John, aparte de sus emprendimientos como profesional y empresario, es su familia. Junto a Marie, su esposa, establecieron los cimientos de su familia compuesta por cinco integrantes, pues tiene tres hijos: Timothy, de 15 años; Josiah, de nueve, y una niña, Suivia, de 12 años. Padilla  dice que el nombre de su hija  es una composición que lleva el nombre de sus nacionalidades: Sui por Suiza y Via por Bolivia.

John Padilla  con su esposa Marie y sus tres hijos Timothy, Josiah y Suivia en tierras suizas.
Foto: John Padilla

“Mis tres niños hablan español, son tan o  más bolivianos que yo, se quedan hasta tarde a ver los partidos de la Selección, van a la escuela con las camisetas de la selección boliviana, pintan con mucho orgullo los colores de nuestra bandera y están orgullosos de la herencia que han recibido de su padre”, afirma John.

Lo que más extraña de Bolivia es la familia que dejó y los amigos. “Cuando uno deja algo que ama no cuenta los días”, dice con nostalgia John y espera volver a su tierra con su familia para que sus hijos conozcan el país.

Padilla destaca a los bolivianos que salieron de su tierra para establecerse lejos de su familia, amigos, tradiciones y costumbres. Sostiene que el boliviano destaca en Europa por ser fuerte, capaz y emprendedor.

“Creo que los inmigrantes de nuestro país somos capaces de adaptarnos a culturas diferentes y beneficiar a los otros de lo que hemos aprendido en nuestro país, esa manera de ser positivos porque cada día sabemos que hay que luchar”, resalta Jhon.

Un 6 de agosto de 2007, hace 14 años, el entonces presidente  Morales prometía  ante el Congreso  que en los posteriores 10 años Bolivia se convertiría en Suiza. John reflexiona  y dice que para lograr esa meta se debe empezar cuidando que en el metro cuadrado de cada quien no exista ni un gramo de basura.

 

2002 
es el año
en que John Padilla dejó Bolivia
para establecerse definitivamente
en Europa.

Los bolivianos inmigrantes tenemos grabada en nuestras mentes la idea de hacer algo por nuestra patria

John Padilla, comunicador y empresario boliviano radicado en Suiza.

 

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos