Baja de 552 a 27 el número de muertos por semana en 5 meses

El Gobierno indicó que el descenso de fallecidos se debe a la campaña de vacunación y a la inmunidad que las personas consiguieron al vencer la enfermedad.
jueves, 4 de noviembre de 2021 · 05:16

Luis Escobar  / La Paz

Bolivia  registró en junio un  pico de contagios y decesos a causa de la covid. La primera semana de ese mes, el país reportó  un poco más de 18.600 casos positivos y 552 decesos. Ambas cifras continuaron bajando hasta finales de septiembre,  cuando nuevamente el número de enfermos  con coronavirus comenzó a subir. Sin embargo, las cifras de fallecimientos siguieron bajando y la anterior semana sólo se registraron 27 muertos (ver infografía).

“No se están incrementando los decesos y tienen una tendencia a la reducción. Es un efecto probable de la vacunación o la inmunidad por enfermedad anterior. Como todos  saben, enfermarse de covid deja un nivel de inmunidad”, dijo  el director de epidemiología del Ministerio de Salud, Freddy Armijo.

El lunes, el Gobierno anunció que el país ingresó a la cuarta ola de la enfermedad. Esta confirmación se hizo  debido al incremento sostenido de contagios a nivel nacional y  por cuatro semanas. Esta elevación de las cifras ocurre porque  Santa Cruz, Cochabamba y Chuquisaca presentaron niveles superiores de transmisión del coronavirus. 

Pero, a diferencia de las olas pasadas, el número de decesos no se incrementó y tiene una tendencia de descenso. “A partir de la semana 39, (es decir) en las cuatro últimas semanas se nota un claro ascenso de casos, por eso se anunció  una cuarta ola. Sin embargo, esta nueva elevación de positivos tiene una particularidad: los decesos, contrariamente a lo que pasó en las anteriores olas, no se están incrementando”, dijo la autoridad.

“Todo el altiplano, incluyendo Tarija, tiene una reducción (de decesos). Es el comportamiento de las últimas semanas desde el ascenso de casos (en junio). La mortalidad fue en una reducción continua”, explicó.

Leyenda

El exministro de Salud Guillermo Cuentas aseguró que  esta reducción es un efecto directo de la vacunación. “Está demostrado, según los reportes que proporcionan los Servicios Departamentales de Salud (Sedes), que entre el 90% y 92% de los pacientes que ingresan a una sala de terapia intensiva o que fallecieron por covid no estaban vacunados”, dijo  el experto.

Registrar cifras tan bajas de decesos “demuestra el efecto positivo de la vacuna”. “No evita que la gente se enferme,  pero sí que curse un estado crítico o muera”, indicó.

Hasta la fecha se aplicaron 4,7 millones de primeras dosis y unidosis a las personas mayores de 18 años. Según el reporte del Ministerio de Salud, con esa cifra el país llegó a cubrir al 63,7% de la población objetivo.

“Esta cuarta ola tendrá  dos características que la  van a diferenciar de la  segunda y la tercera ola. La primera se refiere a que es improbable que la cuarta ola tenga el pico similar a las anteriores. La  segunda se refiere a que la tasa de letalidad será  mucho menor que las anteriores”, dijo Cuentas.

Por ejemplo, en la primera ola, la tasa de letalidad fue del 6,2% mientras que  en la segunda y tercera ésta bajó a 2,7%. Para Cuentas, esa tasa será mucho menor en la cuarta ola.

El subdirector del Instituto Nacional del Tórax, Marco Antonio García, dijo  que la reducción de los decesos es una respuesta positiva de la vacunación o un “silencio epidemiológico”. “Las olas estuvieron marcadas por picos y entre ellos hubo una disminución de casos. (...) Lo que está sucediendo ahora es que la curva de casos bajó más de lo habitual y eso engañosamente hace que las personas bajen la guardia”, afirmó.

García indicó  que en Todos Santos “mucha gente aflojó las medidas de bioseguridad”. “Eso podría implicar que en las siguientes semanas incremente el número de casos y suba el número de personas fallecidas”,  dijo.

¿Qué hacer?

Para Cuentas, la campaña de prevención, educación e información llegó a su límite. “La humanidad conoce el impacto de la patología y el cuidado que debe tener. Es importante que, ahora, el Gobierno tome medidas coercitivas. No será  el primer Estado en asumirlas”, dijo.

El especialista explicó  que se debe preservar la salud de la comunidad pese a las manifestaciones o movilizaciones contra  las medidas. Según Cuentas,   la persona que no tenga certificado de vacunación debe tener restricciones en desplazamientos de viajes terrestres y aéreos, además, no debería ingresar a eventos públicos y clases académicas.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos