De envenenarlos a dejarlos morir de frío, Bolivia ya suma 34 infanticidios

Gran parte de los casos se reportaron en los departamentos de La Paz, Chuquisaca y Potosí. El último crimen ocurrió en la ciudad de El Alto, donde personal de limpieza encontró el cadáver de una bebé.
jueves, 4 de noviembre de 2021 · 05:00

Verónica Zapana S.  / La Paz

Dos niños de siete y cinco años fueron envenenados por su madre en el municipio de Copacabana, en el departamento de La Paz. Este doble infanticidio ocurrió en agosto y  la justicia determinó la detención preventiva para  la acusada de 25 años.

De acuerdo con la investigación,  para cometer el delito, la mujer dio a sus hijos  pito mezclado con veneno. El informe médico forense indica que fallecieron por anoxia cerebral y  asfixia mecánica por broncoaspiración e intoxicación por sustancia desconocida.

No es el único caso de infanticidio. El  fiscal general del Estado, Juan Lanchipa,   informó  ayer  que hasta la fecha suman 34 asesinatos contra menores de edad  en el país. Estos actos cada vez son más crueles: los pequeños son envenenados, golpeados y abandonados en la calle para que mueran de frío.

 Lanchipa explicó que, del total de casos, 11 niños fueron asesinados en La Paz, siete en Chuquisaca, siete en Potosí, tres en Santa Cruz, tres en Cochabamba, dos en Tarija y uno en Beni.

“En los departamentos de Oruro y Pando no se registran hechos de esta naturaleza”, dijo el representante de la Fiscalía.

El caso más reciente ocurrió en la comunidad de Ñokejza del departamento de Potosí. Se trata de un bebé de nueve meses que murió aparentemente por envenenamiento. Se presume que el autor del hecho es el padre del niño.

De acuerdo con  la  revisión médica,  se identificó que   en la región lumbar izquierda de la víctima se ingresó  una  aguja o  un material punzante.

Según  la versión de la madre del bebé, ella  entregó a su hijo al papá  por cinco minutos. En ese tiempo, ella fue a dejar  una bolsa a su casa y, al volver, encontró a su pequeño botando  espuma por la boca. Lo trasladó  a un centro médico para salvar su vida.

Dolor en El Alto

El  lunes, aproximadamente a   las 8:30, el personal de la empresa de  limpieza Trebol reportó a los efectivos policiales de  BOL 110  que en la zona Bautista Saavedra de la ciudad de El Alto encontraron  el cadáver de una bebé de una semana de nacida  en el basurero.

El director de la Fiscalía Especializada en Delitos contra la Vida, Sergio Fajardo, agregó que con la finalidad de brindar  una mayor atención a los crímenes que comprometen el “derecho a la vida”, en especial los feminicidios y los infanticidios, Lanchipa impulsa como una prioridad la creación de la Fiscalía Especializada en Delitos contra la Vida.

Esta instancia especial   atiende casos de muertes violentas. Cuenta ahora  con un equipo interdisciplinario que está dedicado a la atención de estos casos de forma  exclusiva, las 24 horas del día y los siete días de la semana.

“El equipo interdisciplinario está bajo la dirección de un fiscal de materia que es acompañado por un médico forense, un criminalista e investigadores especializados”, dijo el funcionario.

Según  Fajardo,  estos profesionales se constituyen en el lugar del hecho y después de la inspección técnica, en conjunto, definen las posibles hipótesis delictivas;  se asignan tareas y recolectan  la mayor información aplicando el protocolo de 72 horas.

Este documento es un instrumento que optimiza el trabajo y busca obtener respuestas de forma efectiva e inmediata sobre los casos. “Desde la  puesta en vigencia de este protocolo, ha logrado resolver rápidamente varios ilícitos”, dijo.

Feminicidios

Además de los casos de infanticidio, el Ministerio Público  informó  que en lo que va del año  se reportaron 95 feminicidios.

Fajardo indicó  que la mayor cantidad  de crímenes se reportan en los departamentos del eje del país: La Paz tiene 36: Santa Cruz registra  16; Cochabamba, 14; Potosí, 10; Oruro, ocho; Chuquisaca, cuatro; Beni, tres; Tarija, tres y Pando, uno.

El último caso fue el de Lizbeth H. H., de 26 años, cuyo cuerpo fue hallado en cercanías del Cementerio de Trenes  del municipio de Uyuni, Potosí.

El cadáver de la víctima  tenía visibles signos de violencia. Luego de la autopsia de ley, las autoridades determinaron   que la causa de deceso fue asfixia mecánica por compresión manual. Se investiga el caso y se busca a los autores.

La familia de la víctima –quien era enfermera de profesión–  se llevó el cuerpo para el entierro  y exigió justicia.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos