Irpawi, “el que te lleva”: cinco ríos revelan su fuerza desde su nombre

La toponimia de los nombres de los ríos en aymara revela secretos. La Alcaldía de La Paz realiza un monitoreo del estado de las cuencas en la época de lluvias. Por entrañas de la urbe pasan 300 ríos.
lunes, 27 de diciembre de 2021 · 05:00

Jorge H. Quispe C.  /La Paz

La fuerza del río Irpavi ya era conocida por antiguos aymaras: su fuerza descomunal en época de lluvias afectaba sembradíos, viviendas y se llevaba incluso personas. Por ello, decidieron bautizarle como Irpawi, que en aymara significa “el que te lleva”. Los torrentes muestran su poderío desde el nombre. En La Paz hay otros cuatro que  encienden las alertas cuando las precipitaciones llegan a la sede de Gobierno.

“Los nombres de los ríos y las zonas no son casuales. Cuando La Paz se llamaba Chuquiyapu Marka nuestros antepasados bautizaron a los ríos y a los lugares con el fin de prevenirnos de algunas desgracias”, dice el antropólogo Jorge Laruta Huanca al referirse a la toponimia de los apelativos de los afluentes.

Eso sucede con Irpavi o Irpawi. En febrero de 2019, dos personas fallecieron, luego de que ese afluente arrastrara a un  trufi en el que se transportaban.

El Irpavi además se alimenta del Aruntaya, que cada año provoca problemas a vecinos del barrio  Irpavi II, cuando el caudal se desborda. En 2011, en  el megadeslizamiento de Pampahasi, el Irpavi creció.

Junto al Irpawi, los otros cuatro considerados peligrosos en época de lluvias son: Orkojahuira, que en español significa “río macho”  y que pasa por Villa Fátima; Huaynajahuira o “río joven”, que no por ser “joven” deja de ser de preocupación, porque al ser alimentado en las cabeceras altas de Ovejuyo desciende con fuerza hasta la avenida Costanera; el río Achumani, que significa “lugar fértil para sembrar”, es alimentado por dos afluentes:  Huayllani y el Kellumani, el primero significa río que “baja desde un sector de paja brava” y el segundo, “sitio con agua amarilla”, las ondas punzantes, como llaman los expertos. Ambos ríos suelen poner en emergencia a la Alcaldía.

El río Choqueyapu  pasa por el corazón  paceño. El miércoles una persona murió allí.
Foto: Archivo / Página Siete

Y el último afluente es el icónico Choqueyapu, que a principios del siglo XX se desbordaba en el centro de la ciudad. Su nombre significa “lugar donde se siembra papa”. El miércoles, la Policía halló un cuerpo sin vida. En 2002, durante la tragedia de “febrero negro”, por la granizada, el Choqueyapu despertó y se llevó vidas. Este río atraviesa por la zona de Achachicala o Achachkala, sitio  por donde “rocas grandes” son arrastradas, según su significado.  “Sin tener geólogos nuestros antepasados conocían las características morfológicas de la ciudad”, dice Laruta.

Estado actual

Por la ciudad de La Paz atraviesan más de 300 ríos y de acuerdo a Vladimir Vargas, director de emergencias de la Alcaldía “el estado de los ríos cambia todo el tiempo”.

Aproximadamente son 177 kilómetros (km) de ríos más los afluentes. El Orkojahuira tiene una longitud de 29 km; el Choqueyapu, unos 38 km; el Irpavi, unos 50 km; el Achumani, 17; y el Huaynajahuira, 15 km.

“Actualmente, en todos los ríos se tiene un estado de regular a bueno. Hay lugares puntuales donde hay que hacer correcciones en el Choqueyapu cerca de la calle Bueno, donde hay una reparación”, añade Vargas.

Al referirse al río Irpavi, explica que el sistema hidráulico no tiene dificultades, pero el Aruntaya, uno de sus afluentes, será sometido a una serie de trabajos de prevención, justamente por la fuerza con la que baja el agua.

Con relación al Huaynajahuira, Vargas da cuenta de que la Alcaldía identificó al menos ocho puntos complejos a lo largo de su recorrido, donde se harán reparaciones desde la Alcaldía.

“Las cabeceras de los ríos están limpias  y esperamos gestionar un presupuesto para reparar otros sectores”, anticipó el director  Vargas.

 

300 ríos
existen en la ciudad de La Paz,
cinco de ellos son
considerados peligrosos.

 

Sin tener geólogos, nuestros antepasados aymaras conocían todas las características morfológicas de la ciudad

Jorge Laruta, antropólogo

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos