Ciudadanos que controlan uso de barbijos sufren violencia

El “Muro de la Vergüenza” y “Desbarbijados” son grupos en Facebook en los que la ciudadanía denuncia a las personas que no respetan la bioseguridad.
jueves, 11 de febrero de 2021 · 05:04

Carlos Quisbert  / La Paz

Ante el incremento de casos de coronavirus y el riesgo de contagios, la ciudadanía activó de manera espontánea campañas para controlar el uso barbijos, pero el control ciudadano en muchos casos derivó en agresiones de quienes incumplen las medidas de bioseguridad porque no creen en la gravedad de la pandemia o aseguran ser inmunes. 

Este tipo de posturas dificultan el control de las alcaldías y la actuación de la Policía se encuentra limitada a los casos en los que se presentan denuncias concretas, aunque la institución ya sumó a sus responsabilidades el control, tomando en cuenta las medidas diferenciadas que se aplican en los  municipios.

“Con esas antenas 5G nos están controlando, nos matan. ¿Por qué usted me quiere obligar a usar barbijo? ¿Qué culpa tengo yo de que usted sea débil?”, vocifera un hombre al interior de un minibús en respuesta a una pasajera que le pide usar un barbijo.

El sujeto, que fue grabado en un video que luego se difundió en redes sociales, se da la vuelta e insulta mientras a gritos expone que él es inmune al virus porque no se alimenta con comida chatarra. La mujer le pide que deje de escupir a la gente y que debería tener más educación. El energúmeno se identifica como estudiante universitario y luego baja del transporte público.

Este tipo de incidentes son frecuentes en casos en los que ciudadanos exigen por cuenta propia el uso de barbijo, ante la ausencia de autoridades que hagan cumplir con esta exigencia en tiempos del rebrote de la pandemia.

“La Policía realiza el control a las personas que se niegan a usar barbijo. Lo hace en coordinación con las gobernaciones y alcaldías, pero cada gobierno autónomo saca disposiciones distintas, unos de otros, y la Policía cumple según la normativa local. Por ejemplo, en Beni se castiga con trabajo comunitario (…) En el sector de los choferes es donde más dificultades de control hay; en La Paz y Santa Cruz la población los filma y denuncia, por eso se trabaja con la Dirección de Tránsito para aplicar otras medidas”, dijo al respecto el director nacional de la Fuerza Especial de Lucha Contra Crimen Alberto Aguilar.

Explicó que no se tienen registrados casos por negativa de uso del barbijo, pero sí por delitos contra la salud pública, agresiones graves y leves derivadas de incidentes en los que ciudadanos  que exigieron el uso de barbijos fueron agredidos. Esto, dijo, debido a las tipificaciones del Código Penal y las diferencias en las normas municipales.

 

El lunes, el ciudadano argentino Tomás María García Llorente dejó el país junto a su familia, luego de haber atacado a una mujer que le exigió usar barbijo en un centro comercial de Santa Cruz, motivo por el que la Policía abrió un caso en su contra. Este tipo de actitudes hicieron que la ciudadanía optara por mecanismos de control mediante las redes sociales, en las que se expone a los infractores.

“El muro de la vergüenza” y “Desbarbijados” son grupos que fueron abiertos en Facebook, donde a diario se publican fotografías de personas que se niegan a usar el barbijo. En la mayoría de las publicaciones se denuncia la agresividad con la que quienes lo hacen responden a los activistas.

 Aguilar explicó que ante los niveles de desobediencia ciudadana se iniciaron campañas de concientización, que contemplan la distribución de folletos y hasta el uso de muñecos para llegar con mensajes de reflexión a los niños y los jóvenes. Consideró que la publicación de imágenes tiene un fin de sanción moral contra los infractores.

Un responsable de seguridad de un banco en La Paz contó que a diario se presentan personas a las que se les impide el ingreso por no utilizar barbijos y que ofrecen una serie de excusas, como supuestas alergias por el material de los protectores o la falta de oxigenación que éstos les generan. Contó que,    pese a ese tipo de argumentos, algunas veces se ven forzados a utilizar la fuerza, no obstante a la amenaza que representa en estos momentos lidiar de cerca con una persona que no utiliza las medidas de bioseguridad.

Aguilar dijo que, en efecto, varios efectivos de la Policía han fallecido contagiados de coronavirus en el cumplimiento de su trabajo de control en las calles para que la población respete las medidas de bioseguridad.

“Hay personas a las que parece que no les importa contagiarse (con el coronavirus), entonces no nos queda otra que sancionarlas, para esto la Policía da cumplimiento a la ley municipal;  la primera vez se sanciona con una multa de 250 bolivianos, si es reincidente 500 y luego se toman otras acciones”, informó a Página Siete el alcalde de Oruro, David Choque.

En mayo de 2020, la Alcaldía de La Paz dispuso que las personas que incumplan la ley municipal sobre el uso obligatorio de barbijos serán multadas con 250 Unidades de Fomento a la Vivienda (UFV), equivalentes a 586 bolivianos. “La Policía y las subalcaldías verán los trabajos comunitarios. Hay distintas alternativas. La gente tiene que saber que utilizar barbijo es cuidar su salud”, comunicó el alcalde Luis Revilla; sin embargo,  no se conoce de infractores sancionados.

En Tarija, hasta hace una semana y luego de que el Comité de Operaciones de Emergencia Departamental anunció el “trabajo comunitario” como medida sancionatoria para las personas que no usan barbijos, en el municipio capital aún no se aplicó ninguna sanción debido a la falta de una reglamentación.

Sin embargo, en otros municipios del departamento, como Bermejo, efectivos de las Fuerzas Armadas y funcionarios de la Alcaldía iniciaron controles en las calles. Las sanciones son: por primera vez, una multa de 50 bolivianos, luego un arresto de ocho horas y, en tercera instancia, trabajo comunitario.

En la capital de Beni, Trinidad, es donde más se aplicaron las sanciones morales con trabajo comunitario, lo que ayudó a frenar los contagios en algunas zonas, aunque persisten varias actividades sin control, como en las zonas de comercio, donde la población descuida la bioseguridad.

En Santa Cruz, ante el incremento de casos, la Alcaldía modificó en diciembre de 2020 la normativa de control sobre el uso obligatorio de barbijos y la desinfección de ambientes públicos. Dispuso que a quienes no utilicen barbijos en ambientes cerrados se les imponga sanciones administrativas de servicio a la comunidad. 
 

Respuestas  violentas

En la ciudad de El Alto, una mujer que conduce un  minibús se detuvo para  obligar a bajar a un  pasajero que le pidió que usara barbijo.

Fiestas Las publicaciones en portales de Facebook como “Desbabijados La Paz” muestran imágenes  de  fiestas con personas sin barbijos y sin distanciamiento.

Humanista En enero, un grupo denominado “Acción Humanista Revolucionaria” organizó un acto de quema de barbijos en una plaza de Quillacollo. 

No creen Los integrantes  aseguraron que el coronavirus es una mentira y  su acto  era un homenaje al movimiento de desobediencia civil de Mahatma Gandi.

Proceso Ante el hecho, la Alcaldía de Quillacollo presentó una denuncia por atentados contra la salud pública, por llamar a la desobediencia sanitaria.

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

Más de
6
3