Covid no frena las ch’allas; policías y fiscales activan operativo especial

Este sábado comienza un fin de semana extendido, lo que hace temer a las autoridades que se presenten algunos eventos que pudieran contribuir a que suba la cifra de contagios con el coronavirus.
sábado, 13 de febrero de 2021 · 05:04

 Página Siete /La Paz


La ch’alla, el ritual andino de reciprocidad con la tierra y que se encuentra muy arraigado en las tradiciones de los bolivianos del occidente del país, no dobló el brazo frente a las restricciones que trae consigo el rebrote de la pandemia de coronavirus. Este viernes, dueños de negocios y trabajadores de oficinas públicas y privadas cumplieron con el ritual, antes de iniciar un fin de semana que incluirá dos días feriados por el Carnaval.

La tradición se cumplió con algunas restricciones frente a lo que ocurría en años anteriores y en medio del temor de que estos próximos cuatro días el frenesí del festejo carnavalero pueda más que las medidas de prevención y genere un contagio colectivo. Por ello, la Policía Boliviana y el Ministerio Público dispusieron un operativo especial de control, que movilizará aproximadamente a 4.000 personas.

Este viernes, muchos negocios cerraron algo más temprano que de costumbre para dar espacio al momento de la ch’alla, que es cuando se adorna el lugar de trabajo con mixtura, globos, serpentinas y confites, y luego se rocía la tierra con alcohol en acto de agradecimiento.

El ritual debe estar acompañado por una mesa o apxata y así lo hicieron, por ejemplo, en los ministerios de Culturas y de Gobierno. “Realizamos una mesa dulce para que los achachilas nos brinden salud en nuestra gestión de Gobierno  y así  podamos seguir trabajando y construyendo juntos nuestro país”, dijo en la ceremonia el titular de esta última cartera de Estado, Eduardo del Castillo.

Funcionarios de otras dependencias públicas también cumplieron con esta tradición. Los mercados se encontraban este viernes con muchos puestos de venta que comerciaban los insumos necesarios para la ceremonia y que tenían gran demanda. Eso ocurrió, por ejemplo, en la calle Illampu y en el mercado de Villa Fátima.

Y mientras la ch’alla se cumplía, autoridades de la Policía Boliviana y del Ministerio Público coordinaban acciones para las tareas de vigilancia, que este año tienen el principal objetivo de evitar aglomeraciones que puedan derivar en un contagio colectivo de coronavirus.

El comandante de la Policía, Jhonny Aguilera, informó que unos 3.000 efectivos de esa institución se movilizarán estos días, con una misión agregada a las tareas que solían realizar en los festejos de Carnaval de otros años: hacer cumplir las disposiciones de bioseguridad. Esto, además de las labores de control en las carreteras, los operativos para evitar el excesivo consumo de alcohol y prevenir el delito.

“Este Carnaval es diferente y nuestra perspectiva es de la prevención y de la concienciación que tiene que tener el ciudadano. Las actividades sociales con una aglomeración excesiva de personas están restringidas, las actividades comerciales (fiestas pagadas) no están autorizadas. Aquí, desde el punto de vista conciencial, se debe restringir el consumo y la venta de alcohol”, reflexionó la autoridad.

El Ministerio Público, según anunció el secretario de la Fiscalía General del Estado, Edwin Quispe, dispuso que a nivel naciona más de medio millar de  fiscales de Materia realicen turnos permanentes durante los días de Carnaval, en el marco de las restricciones para la prevención de la Covid-19.

“A nivel nacional, 564 fiscales estarán distribuidos por turnos de manera permanente para reaccionar y tomar las acciones ante hechos que vulneren la norma. También estarán en coordinación con las diferentes autoridades departamentales para enmarcarse en las medidas de bioseguridad y restricciones que se han establecido en cada departamento”, anunció. Además de los fiscales de Materia, también trabajarán los directores nacionales de las fiscalías especializadas, fiscales departamentales y personal del Instituto de Investigaciones Forenses.  

 

 Clausuras,  detenidos y excesos dejó el festejo de Comadres 

El  festejo de Comadres  terminó la noche de este jueves con locales clausurados, detenidos y excesos. En La Paz y El Alto, cerca de una treintena de locales fueron intervenidos por atender sin cumplir con las medidas de bioseguridad dispuestas por las autoridades para frenar la segunda ola de la pandemia del coronavirus.

La Intendencia de La Paz realizó inspecciones en medio centenar de salones de fiestas, discotecas, bares y karaokes, 14 de los cuales fueron sancionados por haber realizado fiestas en las que no se cumplieron con los protocolos de bioseguridad. “Ha sido un trabajo que comenzó a las siete de la tarde y duró hasta  más de las cinco de la mañana”, contó la intendenta Vilma Vargas. Dijo que se decomisaron 975 botellas de bebidas  alcohólicas.

La Policía intervino cuatro locales que organizaron festejos por Comadres, donde se desalojó a unas 200 personas. “El 20% no portaban documentos de identidad y se encontraban hacinados en ambientes completamente cerrados y sin ventilación”, informó el mayor Edwin Tineo, jefe de la división de trata de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen. Dijo que cuatro personas fueron arrestadas.

En la ciudad de El Alto, el secretario municipal de seguridad ciudadana, Dorian Ulloa, informó que fueron arrestadas 42 personas que consumían bebidas alcohólicas vulnerando las disposiciones de bioseguridad en vigencia. 

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

Más de