En Cochabamba ordenan el repliegue de maestros que tienen Covid-19 en el campo, piden garantías

El Magisterio Urbano de Cochabamba afirma que hay hostigamiento y estigmatización generalizada, principalmente en el trópico de Cochabamba, valle Alto, Colomi y Punata.
martes, 16 de febrero de 2021 · 14:23

Página Siete Digital 

Los maestros urbanos y que trabajan en las provincias del departamento de Cochabamba afirman que se suspenderán las clases en los establecimientos donde no se den condiciones ni las garantías, como actualmente sucede en la unidad educativa Martín Mostajo en Totora, donde se dispuso replegar a los educadores.

“En general, mientras no haya condiciones para las clases presenciales y semipresenciales, debe suspenderse, hasta que se estudie y se organice y se dé las garantías como es el caso de Totora, porque es la salud de los niños y jóvenes, ya que el maestro contaminado irá a pasar clases y a cuántos contagiará. Entonces las autoridades de la educación han dejado al libre albedrío y al caos total, por eso nos preocupa”, manifestó este martes a Página Siete la secretaria ejecutiva del Magisterio Urbano de Cochabamba, Norma Barrón

Insistió que esta disposición ocurre después de que no se garantizaron las medidas de bioseguridad para el retorno a clases presenciales en algunas provincias de Cochabamba y después de que se registraron contagios en los maestros, a quienes los pobladores culpan de llevar el contagio como el caso de Totora, donde estigmatizaron a un maestro enfermo con Covid-19.

“En el caso de Totora, el maestro que cayó con Covid-19, lo han estigmatizado y el hospital que le ha dado los resultados y los cuidados, sólo por eso les han querido tapiar y atacar a los profesionales de salud, pero también hay profesores que viven allá, son tres directores, que son hostigados, no tienen garantías. Mientras que otro profesor que es parte de un medio de comunicación, por haber difundido esta denuncia quieren quemar el medio. Nos parece que son actitudes salvajes, delincuenciales que no vamos a tolerar”, advirtió la representante. 

El viernes 12 de febrero, en un voto resolutivo, la junta escolar de la unidad educativa Martín Mostajo, en Totora exige que las clases se realicen de manera presencial desde el 17 de febrero impostergablemente; que se sancione a los maestros por no pasar clases el 11 y 12 de febrero, por el contagio que se registró, y que los profesores que no quieran pasar clases “serán destituidos”.

Sobre los despidos, Barrón explicó que ninguna norma les faculta a los padres de familia para tomar esas decisiones, sino que debe haber un proceso, eso señala el reglamento de escalafón. 

“Hemos intentado hablar con los padres de familia, pero no se puede, están cerrados incluso el mismo alcalde de manera prepotente. En la medida que han podido, los maestros se han concentrado en la ciudad. Pero hemos pedido que se replieguen aquellos maestros que se sienten inseguros y estigmatizados, porque esto casi se ha generalizado principalmente en el trópico de Cochabamba, valle Alto, Colomi, Punata”, detalló la maestra.

Agregó que en cada lugar surge un caso de Covid-19 y el maestro que tenga confirmado el contagio, debe replegarse a la capital cochabambina para recibir la atención médica y guardar reposo.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

29
1