Tórax estrena equipo para tratar e identificar daños pulmonares

El aparato tiene la capacidad de identificar si la persona tiene Covid y dar tratamientos a las personas que sufrieron daños en los pulmones a causa de este mal.
viernes, 26 de febrero de 2021 · 05:05

Luis Escóbar  / La Paz

El Instituto Nacional del Tórax estrenó ayer una “Torre de Videobroncoscopia”, un moderno equipo de industria japonesa  que está valuado en casi un millón de bolivianos.  Este aparato permite realizar  diagnósticos de  daños pulmonares, cuadros clínicos que pueden ser causados por la Covid-19. La máquina ofrece también  tratamientos para mitigar las secuelas de esta enfermedad.

Un broncoscopio es un dispositivo que  es utilizado para observar el interior de las vías respiratorias y  los pulmones de los pacientes, además  tiene la capacidad de ser flexible. Se trata de un tubo de unos 60 centímetros de largo -provisto de un sistema de iluminación- que se introduce en el árbol bronquial a través de las fosas nasales o la boca.

A través de una diminuta cámara, el médico podrá ver las distintas ramificaciones de los bronquios para comprobar si existen lesiones. Esta exploración se llama broncoscopia o fibrobroncoscopia.

El  neumólogo director del Hospital del  Tórax, Marco Antonio García,  dijo que se trata de un equipo de endoscopía respiratoria. Indicó que será empleado para hacer el diagnóstico de enfermedades broncopulmonares y patologías neumológicas.

Para emplear el equipo, según el  profesional,  primero se pondrá anestesia al paciente para que no sienta molestias. “Introducimos el tubo y nosotros no sólo veremos  las lesiones, sino que será posible introducir distintos elementos a través del broncoscopio y mediante los mismos  podremos obtener muestras de tejidos pulmonares para su posterior análisis”, dijo. Este procedimiento es particularmente útil para diagnosticar el cáncer de pulmón, agregó. 

El broncoscopio  se utiliza además para realizar acciones terapéuticas, como la extracción de cuerpos extraños que quedaron alojados  en las vías respiratorias. “Hay niños –agregó el médico- que pueden tragarse algo, como un clavo o la punta de un bolígrafo, podemos sacar esos objetos. También podemos hallar imágenes coincidentes con cáncer, tumores endobronquiales que pueden estar tapando los bronquios. En esos casos, a través de un procedimiento programado y en quirófano podremos sacar los tumores por dentro”, añadió.

García añadió  que el moderno equipo puede ser empleado para obtener diagnósticos certeros de la Covid-19, en especial para tratamientos futuros a las personas que padecieron esta enfermedad.  De acuerdo con el especialista,  “hay pacientes que  pasaron  la enfermedad y tengan secuelas”. “Es una situación que ya  está sucediendo ahora. Como bronquiectasia (dilatación permanente de uno o más bronquios)  o  sangrado. Este equipo puede servir para las secuelas de la Covid-19”,  afirmó.

La broncoscopia, generalmente, se realiza en la sala de procedimientos de una clínica o en un quirófano del hospital.

Todo el procedimiento, el tiempo de preparación y recuperación demora  generalmente unas cuatro horas. La broncoscopia en sí, generalmente, dura entre 30 y 60 minutos.

Según el director del Hospital del  Tórax, este establecimiento de salud  tenía un equipo similar, pero de menor calidad, que fue comprado el año  2012. Funcionó por aproximados siete años y, por falta de mantenimiento, quedó en desuso.

Hace un año y medio, este establecimiento  paceño se quedó  sin un equipo para realizar los procedimientos mencionados.

Para que el problema  no se vuelva a repetir,  García dijo que todo depende  de las autoridades. “Deben destinar un presupuesto para el mantenimiento. Ustedes saben que los hospitales del Estado vivimos gracias al Seguro Universal de Salud (SUS),  pero (este sistema)  no contempla el mantenimiento de equipos. La Gobernación es la que nos facilitó el equipo y debe estar a cargo de este tema”, dijo.

Pozo  sigue en  UTI

Diagnóstico  El exministro de Salud Édgar Pozo presenta mejoras en su salud, pero aún continúa, por casi un mes, en terapia intensiva.

El director del Hospital del Tórax informó que  Pozo está en un  estado “semicrítico”, pero afirmó que la evolución fue “satisfactoria” la última semana.

“Él estuvo en un estado crítico, prácticamente las posibilidades de sobrevivencia  eran mínimas. Pese a que él sigue con la enfermedad y las secuelas (de la  Covid), tiene muchos factores de riesgo, como diabetes y  presión alta.  Él está luchando contra la enfermedad”, afirmó. Añadió que según las tomografías  el profesional  tiene severos daños en los pulmones.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

Más de