Peregrinan por pagos los que se contagiaron de Covid en el trabajo

La Covid-19 no está aún catalogada dentro de riesgos profesionales, pero puede ser calificada como tal por relación de causalidad. Faltan normas e información.
domingo, 7 de febrero de 2021 · 05:04

Leny Chuquimia  /  La Paz

Sin una normativa específica, trabajadores  asegurados que por su actividad laboral están expuestos a la Covid-19 tienen problemas para que se califique  el contagio  como una enfermedad profesional. Ello genera que  el seguro social no   cumpla con sus prestaciones.

  “Mi esposo fue el primer policía fallecido a causa de la Covid-19 en La Paz. Su muerte,  que fue noticia nacional,  fue calificada como riesgo común a falta de  pruebas de  que se contagió cuando estaba en cumplimiento de su deber”, señaló Jhasmin Gutiérrez viuda de Laura.

       Su situación se repite, con distintas variantes, en médicos, periodistas, cajeros de bancos y otros trabajadores de los servicios denominados esenciales.     

“Es cuestión de políticas de Estado, que deben trabajarse entre el Ministerio de Salud y de Trabajo, la Autoridad de Supervisión de la Seguridad Social a Corto Plazo (Asuss) y las AFP.   Todos los países tienen una  normativa para esto frente a la pandemia, pero Bolivia no”, indicó  el presidente de la Sociedad Boliviana de Medicina del Trabajo, Ramiro Mamani.   

Añadió que por la naturaleza de la  Covid-19, el tema es bastante complejo,  ya que  es muy difícil determinar dónde, cómo y cuándo se contagia el  trabajador, aspectos fundamentales para diferenciar  el riesgo profesional del riesgo común. El problema se da incluso en el personal médico de primera línea.

Pero ¿dónde está el beneficio o perjuicio de esta situación? Mamani explica que si el trabajador está expuesto por su actividad laboral y se contagia,  y la enfermedad le deja secuelas leves, graves o severas que  le provocan una incapacidad parcial o total, corresponde  un trámite ante la AFP por riesgo profesional. 

“Esto implica que recibirá ciertas prestaciones durante su invalidez o por su muerte y eso no se está haciendo. Se está a la deriva en desmedro de los trabajadores, fundamentalmente de los médicos de primera línea. Están desamparados”, dijo.  

Rolando Yucra, hijo de la pareja de profesionales en salud  que fallecieron  por Covid-19 en Oruro, relató que su padre Víctor Yucra y su madre Asteria Aguilar eran médico general y enfermera en el centro de salud Yugoslavo, donde estaban expuestos y donde  creen que se contagiaron. 

La primera prueba de su padre salió negativa y fue enviado a casa con una baja común. Tras confirmar las pruebas positivas, Asteria inició el tratamiento,  ya que la Caja Nacional  no podía atenderlos.  Al empeorar su condición tuvieron que  acudir  a una clínica privada  donde fallecieron el 17 de enero. 

“Para tener una baja médica por Covid-19 se necesita la prueba positiva y mi padre al principio no la tenía. Acabó siendo por enfermedad común”, contó.

Nadia Urizacari, hija del neumólogo José Urizacari, quien falleció en agosto de 2020, después de deambular de un hospital a otro, denunció que -además de  dificultades con el seguro de Univida- también tuvo problemas en las AFP. “La institución no reconoce la muerte por riesgo profesional a causa de la  Covi-19. No pudimos acceder al pago de esa indemnización”, dijo.

Gutiérrez explica que en el caso de su esposo -Juan  Pablo Laura, fallecido el 23 de junio de 2020- el contagio se produjo durante  las labores de   patrullaje y control de la cuarentena rígida,  sin embargo su muerte está calificada como riesgo común. 

“Mi esposo era administrativo, pero ante la emergencia, el comando instruyó a todo el personal, cabos y sargentos, ser parte de las tareas.  Cuando fui a la entidad calificadora y a las AFP, me dijeron que era imposible que un administrativo se contagie, no se  tomó en cuenta que todo los efectivos fueron sacados a las calles”, sostuvo.

Señaló que si bien no hay una normativa que regule o facilite estos casos, el problema también está en los empleadores y las Cajas que no realizan un informe completo para justificar el  grado de exposición y riesgo de los trabajadores. O porque las bajas, pese a ser por Covid, son emitidas por enfermedad común.

  “Hay casos en los que sin mucho esfuerzo salió el riesgo profesional, pero en muchos otros no y no tenemos respuestas de  por qué”, afirmó.

Indicó  que ni bien su esposo falleció, le cortaron el subsidio de  su bebé de cuatro meses y el seguro médico. “Sabemos que la enfermedad, por ser nueva, no está catalogada. Pero es un  riesgo profesional que dejó en un monto muy bajo  la renta que deja mi esposo a sus derecho-habientes”, señala Gutiérrez.
 

La normativa  existente al respecto 

  • CPEE l artículo 46 de la Constitución señala  que los ciudadanos bolivianos tienen reconocido el “derecho al trabajo digno, con seguridad industrial, higiene y salud ocupacional”.
  • Trabajo La Ley General del Trabajo instruye  la protección a la salud y vida en el trabajo, la responsabilidad patronal en los casos de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales, además   de la indemnización obligatoria en ambos casos.
  • Código El   Código de la Seguridad Social  señala las contingencias cubiertas y el régimen de indemnizaciones y pensiones. También establece algunas obligaciones atribuibles a la patronal   como el deber de ofrecer  primeros auxilios y  atención médica necesaria a los trabajadores que sufran un accidente laboral o hayan contraído una enfermedad profesional.
  • Accidente Un accidente de trabajo es un suceso imprevisto que altera una actividad de trabajo ocasionando una o más lesiones al trabajador, así como alteraciones en la maquinaria, equipo, materiales y, en general, en la productividad.
  • Riesgo El riesgo industrial u ocupacional es un estado potencial, de origen natural o artificial, capaz de desencadenar un accidente de trabajo o enfermedad ocupacional.

 Accidente de trabajo o enfermedad profesional

    El Código de Seguridad Social entiende como accidente del trabajo a  “toda lesión orgánica o trastorno funcional, causado por la acción súbita y violenta,  con ocasión o como consecuencia  del trabajo”. En cambio,  la enfermedad profesional es todo estado patológico producido como consecuencia de la actividad laboral, “que sobrevenga por evolución lenta y progresiva”. 


Los trabajadores  de la prensa son parte de los grupos expuestos.
Foto: Opinión

En ambos casos está implicada  la disminución o pérdida de capacidad de trabajo  o la muerte.

 “Si  me contagio en mi trabajo, cumpliendo  mis labores,  es una enfermedad profesional”, sostuvo el galeno Ramiro  Mamani.

El 15 de  mayo de 2020 la Asuss instruyó a los  Entes Gestores de la Seguridad Social de Corto Plazo la entrega  de Certificados de Incapacidad Temporal por “Accidente del trabajo” a los asegurados  que por sus labores se vean expuestos a la Covid-19 y resulten positivos. La entidad  respaldó  la decisión con las recomendaciones de la OIT que señalan que la Covid-19 y el trastorno de estrés postraumático contraídos por exposición en el trabajo podrían considerarse  enfermedades profesionales. 

Sin embargo, la instrucción fue observada por diversos sectores empresariales por la imposibilidad de saber dónde se daba el contagio. La norma fue dejada sin efecto  hasta que  se realice un estudio de la situación.

  La mayoría de los países consideran la Covid-19 una enfermedad, ya que no  es un evento súbito, aun cuando entre la aparición de los síntomas y el fallecimiento  haya pasado poco tiempo.

Falta de información, el otro problema  

“No puedo ser certero sobre si me contagié mientras trabajaba, lo que sí se es que si no fue en las coberturas fue en el transporte público para ir al trabajo.  Fue un viernes que  presenté síntomas  y en la semana previa yo me limitaba a ir al trabajo y estar en casa”, dijo el fotoperiodista Carlos Sánchez.

Policías y médicos no son los únicos trabajadores con problemas. Los periodistas  son otro de los  sectores afectados.

    Por la naturaleza de su trabajo, los periodistas están  muy expuestos al contagio. Sin embargo,  en la mayoría de los casos, como en el de Sánchez,  la baja médica es emitida  por enfermedad común.   

Si bien con la Covid-19 no se podrá tener la  certeza absoluta del momento y lugar del contagio, la enfermedad profesional puede ser determinada, si la probabilidad de infección   en una  fuente laboral es mayor o igual a la probabilidad de contraer el virus en otra actividad.

Es decir, que aunque en Bolivia no existe una normativa específica que determine el coronavirus  como enfermedad común o profesional, ésta puede ser calificada mediante  un análisis de causalidad.

Esta evaluación no tiene problemas si existe la  documentación necesaria de parte de los empleadores y las cajas, en las  que se explique las circunstancias y probabilidades de contagio en el trabajo.

El problema empieza cuando no hay la información o  ésta no es clara. Cabe recordar que antes de la pandemia se hacían denuncias sobre empresas que no informaban de los siniestros laborales para eludir la indemnización.

“De seis periodistas muertos por Covid en Cochabamba, tres estaban asegurados. En dos casos  los familiares nos solicitaron una certificación para establecer que los colegas eran periodistas y que se contagiaron cumpliendo su deber”, señaló el ejecutivo de la Federación de Trabajadores de la Prensa de Cochabamba, David Ovando.

 En el caso de las 136 viudas de  policías fallecidos por coronavirus, el comandante Jhony Aguilera indicó que se envío a las AFP la confirmación de que éstos cumplían su labor, para cambiar el rango de su muerte.

 

Seguridad social 

Desde el inicio de la pandemia, los salubristas  de varios países han solicitado que la Covid-19  sea considerada legalmente como una enfermedad profesional. 

30% del total de la población ocupada  del país está cubierta por el seguro social, según datos de la  Cepal. En la región, esta cifra  es similar a la de países como Guatemala, Honduras, Nicaragua, Perú y Paraguay.

Bolivia  En mayo de 2020 la Asuss reconoció a la Covid-19 como enfermedad laboral y se instruyó la emisión de certificados por accidente de trabajo. Sin embargo la instrucción fue   observada y dejada sin efecto.

OMS Dice que si se contraen  la Covid-19 y otras enfermedades debido a la exposición por motivos profesionales,  “pueden ser consideradas como enfermedades profesionales”.

OIT Los trabajadores que se infectan debido a su trabajo deberían tener derecho a la atención de salud y, si están  incapacitados para trabajar, a prestaciones monetarias o una indemnización.

Región  En la región Paraguay, Colombia y Uruguay reconocieron el riesgo profesional para el sector salud. Argentina, Brasil y  Chile emitieron normas pero están sujetas a una relación de exposición y causalidad.

Madrid  Se prevé que el próximo martes,  el  Gobierno  aprobará el reconocimiento de la Covid-19 como enfermedad profesional  para los profesionales sanitarios, una petición   de hace casi un año. 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

Más de