Inician campaña de desprestigio contra periodistas independientes

Los acusan falsamente de haber firmado contratos con el gobierno de Añez. Según los aludidos, es una campaña orquestada por el MAS.
jueves, 1 de abril de 2021 · 09:30

Página Siete  / La Paz

Publicaciones falsas que sindican a periodistas independientes de haber recibido contratos del gobierno de Jeanine Añez circulan en las redes sociales como parte de una campaña de desprestigio que, según los aludidos, está orquestada por el Movimiento Al Socialismo (MAS).

Los periodistas Andrés Gómez, Mery Vaca y Raúl Peñaranda que, entre muchos otros, son citados en esas publicaciones desmintieron categóricamente la información al asegurar que nunca firmaron contratos con el gobierno de Añez y que, por tanto, no recibieron ni un peso de esa administración.  Las publicaciones llevan el título “periodistas que recibieron ‘contratos especiales’ durante el gobierno de Añez” y, sin mediar ninguna prueba, incluyen las fotografías de los informadores, sus nombres y los medios de comunicación en los que trabajan o trabajaron. Incluso, varios periodistas que no tienen ninguna relación laboral con Página Siete aparecen como si pertenecieran a esta casa periodística.

La subdirectora de Página Siete, Mery Vaca, denunció que se emprendió una “guerra sucia” contra periodistas de prestigio por anónimos que reciben de pago los impuestos de los bolivianos. “Los sicarios digitales del MAS, que están pagados con nuestros impuestos, dicen que hemos recibido contratos del gobierno transitorio, en una desesperada guerra sucia que busca denostar a los periodistas independientes. En mi caso, no recibí ningún contrato y, por tanto, tampoco recibí ni un centavo”, escribió en una de sus redes sociales.

Afirma que “si ellos (anónimos) dicen que hemos firmado contratos, que los muestren y que no se oculten en el cobarde anonimato tratando de ensuciar nuestras carreras. Los guerreros digitales del gobierno transitorio me llamaron masista, precisamente, por preservar mi independencia y me vetaron en el acceso a la información pública. Pero, los azules los superan, con foto y todo, acusándome de algo que nunca hice. Mi solidaridad con todos los acusados falsamente, porque somos varios”.

El exdirector de Página Siete y actual director de Brújula Digital, Raúl Peñaranda, denunció que esas publicaciones son falsas y que es una acción “desesperada” del MAS por cambiar la historia de “fraude” por “golpe”. “Esto es totalmente falso, yo no he recibido ni un peso de ningún gobierno. El MAS está en campaña desesperada por cambiar la historia, quiere que creamos que Evo Morales fugó del país por un ‘golpe de Estado’, pero lo hizo en realidad ante el miedo que le produjo la protesta popular. Para que su falsa teoría se concrete, debe lanzarse contra varios sectores, entre ellos los periodistas. Esta es una vileza más de un partido que ha lanzado ya demasiadas de ellas. En menos de cinco meses de gestión, el gobierno del presidente Luis Arce ha caído incluso más bajo que el ya bajo gobierno de Morales”.

Peñaranda añadió: “Aprovecho de solidarizarme con todos mis colegas que son víctimas de esta nueva campaña de desprestigio. Obviamente actos como éstos se repetirán en el futuro. Pero no nos amedrentarán”.

El periodista Andrés Gómez sostuvo que no recibió ningún pago del gobierno constitucional de Añez. “Unos ‘hermanos’ azul  viscosos están diciendo que el gobierno constitucional transitorio me dio ‘contratos especiales’. ¡Qué raro! Hasta ahora no me llegó un centavo; ¿o el dinero se habrá quedado en algún bolsillo masista y está siendo usado para su mentira llamado golpe?”.

El periodista Juan Carlos Arana, que también aparece en los anónimos, calificó que “la infamia no tiene límites a quienes gastaron millones en medios afines, hoy hablan de favorecimientos sin ningún documento o fuente, una más de la infamia a la que nos tiene acostumbrados”.

 

Estas publicaciones anónimas circularon en redes sociales un día después de que la red ATB y la agencia gubernamental ABI difundieran un contrato de consultoría suscrito entre el Ministerio de la Presidencia y la periodista Nancy Vacaflor. La comunicadora dijo que la información de estos medios contiene varios datos falsos y manipulados. La periodista aseguró que cuando suscribió el citado contrato por 30.000 bolivianos no estaba trabajando en ningún medio de comunicación, por tanto, nada le impedía hacer consultorías como la citada. Precisa que, “desde diciembre de 2019 hasta el 17 de febrero de 2020 yo estaba desempleada” y en ese tiempo “estaba en mi derecho de realizar consultorías”. Por ello accedió a una consultoría.

La periodista denunció: “El objetivo de los ‘periodistas sicarios’ es defenestrar mi imagen y buscar acallarme por mi posición crítica”. “No vendo ni venderé mi conciencia ni por 30.000 bolivianos ni por 107 millones de bolivianos que los ejecutivos de ATB recibieron del gobierno de Evo Morales, en sólo tres años (2017 y 2019)”.
 

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

11
109