Empresario busca justicia por millonario daño tras anulación de vuelo humanitario

Las pérdidas suman, al menos, 877 mil dólares. El afectado dice que ese monto debe ser respondido por los responsables de la anulación del permiso de ingreso de la aeronave que traía insumos.
lunes, 12 de abril de 2021 · 05:04

Leny Chuquimia / La Paz

 Transcurrido  casi un año del polémico caso del avión  cargado de insumos médicos para la pandemia  que no llegó a Bolivia, el empresario que coordinó el puente aéreo busca justicia. Dice que la anulación de la autorización del  vuelo  por parte de la DGAC -por orden del Ministerio de Energías- le generó una pérdida de casi un millón de dólares. 

“Es casi un año y el fiscal nos dijo que desestimará el caso”, manifestó el empresario aeronáutico José Bolívar. 

Entre abril y   mayo de 2020 el empresario  organizó un puente aéreo para traer desde China varias toneladas de insumos de bioseguridad  a Bolivia. La carga   en cuestión era para 22 empresas  que tenían contratos con el sector público y privado. 

 Entre ellas estaba Provtec, que  para respaldar la solicitud de autorización ante al Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) y para contratar los servicios de traslado   de Chex Air (empresa de Bolívar),  presentó un contrato con el Ministerio de Energías que fue confirmado por la cartera estatal.

El jueves pasado,  Página Siete publicó una investigación que reveló que la adjudicación usada  por Provtec para internar un lote de insumos  correspondía   a una compra  ya ejecutada meses atrás  que ya no tenía vigencia.   Esta irregularidad no fue notificada hasta el día del vuelo cuando Provedora informa a la DGAC que el contrato se canceló y pide la anulación del permiso. 

La  solicitud  fue corroborada  por Energías y con ello la DGAC anuló la autorización  que impidió  el ingreso de los insumos de bioseguridad al país, en perjuicio del resto de las empresas, Chex Air y la población. Ni Provtec ni el ministerio involucrado han  aclarado el incidente.

Las pérdidas económicas 

“El 31 de mayo la DGAC canceló el permiso de ingreso a Bolivia, enviando a mi empresa la nota donde indica que por órdenes superiores el permiso quedó anulado. Siendo que el avión ya estaba siendo cargado, traté de comunicarme con los ministros Fernando López, de Defensa; Arturo Murillo, de Gobierno, e Iván Arias, de Obras Públicas, siendo este último el único que me llamó y respondió a mi solicitud de ayuda.  Llamó a la DGAC, al director  Cap. Germán Rosas, el mismo que se lavó las manos delante del ministro al indicar que por órdenes del ministro de Energía tenía la solicitud de cancelación del permiso de la aeronave”, relata Bolívar en su denuncia ante la Fiscalía. 

Añade: “Esto hizo que el avión que ya estaba en China y que ya no podía ingresar a Bolivia salga rumbo a Egipto. Desafortunadamente el avión se llevó una parte de la carga y la otra se quedó en la Aduana de China, generando los daños en las operaciones de transporte de   677 mil dólares, debido a que la aerolínea dio por realizado el vuelo chárter basado en el contrato. La carga que estaba  en Egipto tuvo ser enviada por FedEx a Bolivia que costó alrededor de otros 100 mil dólares”.

Afirma que los daños y perjuicios causados ascienden a 877 mil dólares “mínimamente”, monto que debe ser pagado por los responsables del daño.

 

Bolívar, sin ser parte de las irregularidades que rondan al caso, tuvo que asumir por su cuenta el traslado de la mercadería  que al no poder llegar a Bolivia se  quedó  en  Egipto y China.

Hasta el año pasado se logró internar al país toda la carga, menos el lote que  Provtec hizo pasar como una compra estatal.

 Las denuncias 

 Desde la anulación del permiso, que Bolívar califica de ilegal, el empresario ha mandado varias  solicitudes de información y denuncias a diferentes instancias, como el exdiputado Franklin Flores, el actual presidente Luis Arce y a la unidad de transparencia de la DGAC.

Además, inició un proceso ante la Fiscalía  de la  unidad anticorrupción de Cochabamba. Los delitos son:  resoluciones contrarias a la Constitución y a las leyes, incumplimiento de deberes, uso indebido de influencias, delitos contra la salud y atentar contra la libertad del trabajo. Los denunciados son tres funcionarios de la DGAC y el exministro de Energías Rodrigo Guzmán.

Pidió una investigación de   los  contratos entre Provtec y el Estado y toda la información generada en torno ala solicitud de autorización para el polémico vuelo. Pero en todo este tiempo no se avanzó en estos puntos.
 

Otras  denuncias

  •  Senadora  La denuncia de Bolívar no es la única, por este caso  la senadora del Movimiento Al Socialismo María Oporto  presentó una denuncia penal en contra del ahora exministro de Energías Rodrigo Guzmán por atentado contra la salud en plena pandemia e incumplimiento de deberes.
  •   Transparencia  En junio de 2020, el entonces  ministro de Justicia y Transparencia Institucional Álvaro Coimbra afirmó que esta entidad evaluaría los contratos entre Provtec y Energías.
  •  Resultados  Hasta la fecha no se conoce los resultados de la investigación estatal. Página Siete  solicitó información, pero no hubo respuesta.

Amenazas por pedir   investigación

El empresario aeronáutico José Bolívar denunció  que tras haber denunciado los hechos y  solicitar una investigación de los contratos,  recibió una serie de amenazas por un presunto  personero  del gobierno de transición.

“No sabes con quién te estas metiendo, nos estás ocasionando muchos problemas, yo trabajo con el gobierno”, le advirtió dicha persona que -según Bolívar-  fue identificada como Miguel Rockholt, quien ya se vio involucrado en las irregularidades de otras contrataciones estatales.

Aunque la amenaza se dio luego del incidente con el vuelo, el nombre de Rockholt ya aparece  en  la coordinación de otros puentes aéreos para traer insumos  desde China a Bolivia.

     La relación de esta persona con la proveedora  Provtec y otros personajes que van saliendo a luz son parte de  varias dudas que rondan  este caso. Página Siete seguirá investigando.

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

22
22