Vacunación: Gobierno no identifica a oligarcas e Iglesia pide no discriminar

El proceso de vacunación es lento en el país. El ministro de Salud, Jeyson Auza, advirtió que la escasez de dosis es por culpa de los “oligarcas” y “países ricos” que provocarían un “genocidio disimulado”.
martes, 13 de abril de 2021 · 05:04

Luis Escobar  / La Paz

El Gobierno no identificó a los “oligarcas” que supuestamente amenazan al personal médico para conseguir las vacunas contra la Covid-19. Por su parte, la Iglesia Católica pidió ayer  al Ejecutivo  que no se discrimine   e indicó  que todos  deben tener  acceso a  las dosis porque  no  se “podría negar el acceso a la salud a quienes piensan diferente”.

“No con ese término (de oligarcas),  pero sí hubo personas que atenidos a su poder económico, cargo o grado -como el caso del capitán en Cossmil- presionan a las enfermeras y los administrativos para beneficiarse con las vacunas que todavía no están disponibles para ese sector de la población”, dijo a Página Siete el viceministro de Defensa del Consumidor, Jorge Silva.

Esta aclaración se hizo luego de las  declaraciones del ministro de Salud, Jeyson Auza, quien  dijo el fin de semana que hay “oligarcas” que buscan ser vacunados. “Les decimos a  aquellas personas, a aquellos oligarcas que, valiéndose de su poderío económico y político, están accediendo a la vacuna, obligando a nuestros trabajadores, amenazando a nuestros profesionales en salud para recibir esta vacuna, cuando no les corresponde”,  sostuvo.

Auza   indicó  que el Gobierno hará una pesquisa del caso. “Haremos  las investigaciones correspondientes y no permitiremos ese abuso y, en ese sentido, estaba orientada la manifestación del presidente Luis Arce”,  dijo Auza, en referencia a la  declaración en Tarija del presidente Luis Arce.

La anterior semana, en el cierre de campaña del MAS en Tarija, Arce aseguró que el Gobierno envió vacunas a esa región para “el pueblo, los médicos, no para las familias de los ricos, no para la oligarquía”. 

Silva informó que en La Paz registraron  dos denuncias;  uno de los casos se refiere a  un capitán de las Fuerzas Armadas que supuestamente presionó para recibir una dosis de vacuna anti-Covid que debía ser administrada sólo al personal de salud de Cossmil. 

En  el caso de las denuncias  en Santa Cruz, la autoridad dijo que  uno de los casos se refiere al de  una jefa de enfermeras del Hospital Remanso de Santa Cruz que, valiéndose de su cargo, vacunó a su hijo y yerno.

El viceministro advirtió que recibieron  una denuncia de Tarija y otra de Potosí sin especificar más detalles. “Son funcionarios, parientes de médicos (los que se beneficiaron de forma ilegal de la vacuna). En un caso fue la hija, en otro la hermana, ambas no eran de primera línea  y  tenían cierta cercanía con los que están con los responsables de las vacunas. Ellos son los que tratan de beneficiarse”, afirmó. 

¿Estas personas son oligarcas? “No sé si son oligarcas o no”, indicó Silva. “Claro que hay molestia e indignación porque  existan personas que quieran aprovecharse (de su condición) para beneficiarse con una vacuna. No soy militante de poner adjetivos a las personas (como oligarcas), pero sobre hechos reales informamos y denunciamos que hay este tipo de personas que ejerciendo su poder económico, político y social buscan beneficiarse de las vacunas”, apuntó.

El Ministro de Salud  denunció también a países capitalistas  por  privar de vacunas al mundo. “Debemos denunciar al mundo el genocidio disimulado que impone sobre nuestros pueblos el capitalismo inverecundo”, dijo. 

José Fuentes, secretario general de la CEB, pidió al Gobierno no discriminar en la distribución de las dosis. “El escaso y muy lento acceso a las vacunas es una preocupación para todos los bolivianos. Haría falta ponerse a trabajar sobre este tema. Sé que no es fácil para un país como el nuestro, pero con menos propaganda y más dedicación, las vacunas podrían llegar a todos; y puedan llegar sin discriminación porque  la salud es un derecho humano”, sostuvo.

Agregó que no se puede decir que las vacunas sean para una parte de la sociedad y no para la otra. “Con facilidad y pensando así podríamos llegar a negar el acceso a la salud a los que piensan diferente. Por ello, las vacunas son para todos, éste es un derecho humano y veo mucha propaganda y poca dedicación de que llegue a todos”, advirtió el sacerdote. 

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

Más de
10