Si liberan patentes, Bolivia compraría vacunas de Biolyse

El laboratorio debe cumplir una serie de requisitos antes de producir las dosis.
miércoles, 12 de mayo de 2021 · 05:04

Página Siete  / La Paz

Bolivia suscribió un convenio  con la empresa canadiense Biolyse Pharma Corporation  para manifestar su intención  de comprar hasta 15 millones de vacunas contra la Covid-19.   Esta adquisición se produciría si la firma consigue  que su  Gobierno le entregue la patente para la producción de los inoculantes.

    “Hemos suscrito un acuerdo con Biolyse (...) Iniciamos una campaña internacional para que se levanten las patentes que tienen las vacunas, que se transfiera la tecnología necesaria a los lugares donde pueden producirlas y también estamos asumiendo esta otra iniciativa, iniciar el trámite para lograr una licencia obligatoria de la vacuna Johnson y Johnson (J&J) para que la pueda producir Biolyse cuando se levante la patente”,  dijo ayer  el canciller Rogelio Mayta.

Biolyse quiere fabricar y exportar una versión genérica de la vacuna contra la Covid-19  de J&J a los países en desarrollo, tal es el caso de  Bolivia.

 Según el portal  Keionline.org,  Biolyse solicitó una licencia a J&J que fue rechazada. Desde entonces, Biolyse presentó una nueva solicitud para obtener una “licencia obligatoria” a través del Régimen Canadiense de Acceso a Medicamentos (CAMR), pero el proceso tiene varios requisitos. 

Por ejemplo, Biolyse tiene que demostrar que solicitó  una licencia voluntaria de J&J, y esto se hizo en una carta del 5 de marzo de 2021. Luego debe presentar sus datos, la cantidad a fabricar, las patentes que protegen los productos, el nombre del país importador y la identidad del comprador que en este caso podría ser Bolivia.

Si bien los requisitos de información son manejables, el proceso está plagado de preguntas sin respuesta y callejones sin salida, se lee en el portal. Los formularios de solicitud de licencia obligatoria no están disponibles. 

Además, una autorización para una licencia obligatoria sólo se puede otorgar si el  fármaco  en cuestión está incluido en la lista de productos aprobados para la exportación. Este permiso es otorgado por el Ministro de Industria y el Ministro de Salud de Canadá, el proceso puede  durar varios años.

Mayta reconoció que, además, se tendrá que cumplir una serie de obstáculos burocráticos en la Organización Mundial del Comercio (OMC) para lograr el objetivo, pero que existe predisposición de la firma canadiense para apoyar en ese sentido.

El  canciller explicó que el acuerdo se realiza porque “no se puede bajar los brazos ante la realidad” e indicó que se están siguiendo todos los caminos posibles para conseguir vacunas anti-Covid con nuevos proveedores.  La autoridad solicitó   también   a las empresas el cumplimiento de los contratos de  fabricación de vacunas para Bolivia.

“Si hay que hacer licencias obligatorias, hagámoslas, si hay que cambiar las reglas de la OMC, hagámoslo, si hay que liberar las patentes y transferencia tecnológica, hagámoslo, porque ante toda circunstancia  la vida es primero”, sentenció.

La autoridad    explicó que el acuerdo con Biolyse no tiene cláusulas de confidencialidad, por lo que las  dosis tendrán un  costo de entre tres y cuatro dólares. El país  ya suscribió contratos con  laboratorios  de las vacunas Sputnik,  Sinopharm   y AstraZeneca.  
 

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

Más de
44
52