Matan al caimán negro en Beni por la creencia de que su grasa cura la Covid

La especie se encuentra en la categoría vulnerable, a un paso de ingresar al nivel en peligro. Los pobladores benianos acaban con esta especie porque creen que la grasa de la cola del reptil cura la Covid-19.
martes, 15 de junio de 2021 · 05:04

Jorge Quispe C.  / La Paz

El caimán negro o Melanosuchus niger, nombre científico, también es una víctima de la Covid-19. Entre 1940 y 1970 sufrió una caza masiva en Bolivia y cuando sus poblaciones comenzaban a recuperarse, el coronavirus reavivó su  caza, porque en Beni creen que su grasa cura la Covid. El domingo, pobladores de Magdalena capturaron y mataron un ejemplar de cuatro metros.

“Apareció un caimán negro cerca del río Itonama (el río más grande en Magdalena) y los bañistas se asustaron y la población corrió, luego fue capturado  y lo mataron”, contó ayer a Página Siete el alcalde de Magdalena, Donny Chávez. 

Añadió que  detuvieron a dos personas que cazaron al caimán. “El animal  es una especie protegida por las leyes bolivianas y las dos personas  fueron llevadas ante la Fiscalía”, ratificó.

La bióloga y especialista en caimanes en Bolivia  Ninón Ríos  añade que existe una veda nacional para no cazar al caimán negro, que está en la categoría vulnerable del Libro Rojo de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, a un paso de entrar  en peligro.

Un video y fotografías que circulan en las redes sociales muestran al animal de cuatro metros colgado y siendo trasladado por un montacarga por las calles de la población de Magdalena. Ríos agrega que esta especia puede llegar a medir hasta seis metros. 

Según el periodista Gustavo Monasterios, de Magdalena Noticias 4.1, el imponente tamaño del animal asustó a quienes nadaban por el Itonama y luego llegaron los cazadores furtivos.

 ¿Contra la Covid?

En esa región de Beni se cree que la grasa de la cola del caimán negro “cura las dolencias de los pulmones y ahora creen que cura la Covid-19, pero, claro, son solo creencias”, refiere  Ríos. 

Esta es la razón  por la que en los últimos meses  la venta de la grasa del caimán negro, que antes costaba   30 bolivianos ahora cuesta 100 bolivianos. El supuesto remedio es comercializado en Trinidad.

A diferencia de otros lagartos en Bolivia, cuya carne y piel son comercializadas, la piel y la carne del caimán negro no son vendidas, solo se vende su grasa. 

Teme al hombre

Según Ríos, el caimán negro teme al hombre y si aparece por los pequeños puertos de los ríos de Beni se debe a que su hábitat natural cada vez es más reducido por la acción del ser humano.

“Aparece por los puertos y por su tamaño asusta a la gente, pero no hay registros de agresiones a humanos”, corrobora. 

El caimán negro tiene una baja natalidad porque de 40 a 60 huevos que ponen las hembras, el 80% muere, solo uno o dos ejemplares sobreviven.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

16