Se agudiza la crisis de fármacos; lamentan la falta de previsiones

Un paciente necesita 30 inyectables de Midazolam, 30 de Atracurio y 10 de Fentanil para soportar la sedación. La internación dura de 10 a 21 días.
miércoles, 2 de junio de 2021 · 05:04

Verónica Zapana S. / La Paz

En Bolivia se agudiza la crisis por la falta de medicamentos, en especial para las salas de las unidades de terapia intensiva. Pese a las malas experiencias de las primeras y las segundas olas, los  médicos lamentaron que las autoridades no tomaron previsiones para enfrentar la crisis actual.

Entre lágrimas,  Mary contó que hace tres días  su esposo murió a causa de  la Covid-19. Pero, la mujer aseguró que quizá su ser querido falleció antes porque no pudo entregar a tiempo los medicamentos requeridos.

“En el hospital, todos los días me daban recetas. Decían que eran medicamentos para sedar a mi esposo. Estaba llevando, pero antes de ayer (el sábado) no encontré y luego de unas horas,  me dijeron que falleció”, relató Mary.

El presidente de la Sociedad Boliviana de Medicina Crítica y Terapia Intensiva (Sbmcti), Joel Gutiérrez, dijo que en la actualidad se están agotando los medicamentos para internación en  las UTI en el país.

El presidente de la Sbmcti filial Santa Cruz, José Luis Prieto, aseguró que  en la actualidad  faltan  Midazolam,  Atracurio y Fentanil. “El desabastecimiento se presenta porque cada paciente necesita -por día-  30 ampollas de Midazolam, 30  de Atracurio y 10 de Fentanil”, sostuvo.

También puede leer: A contrarreloj, Ejecutivo gestiona llegada de segunda dosis de vacuna AstraZeneca

Prieto  indicó que cada paciente está internado en el hospital hasta 21 días y cada  día recibe esa cantidad de fármacos.  Agregó que no  están importando   ni produciendo esos volúmenes de medicamentos. “Es por eso que existe el déficit a nivel nacional”, dijo. 

“La pena es que esos pacientes no cuentan con los  medicamentos de sedación y  de relajamiento muscular. No  se los puede intubar porque produciremos más daño tratando de ventilar a un paciente despierto que estaría con tos y pelearía con el equipo generando presiones altas en su pulmón, (esta situación provocaría) una autolesión  al paciente”, dijo e indicó  que  por eso  estos fármacos son tan necesarios.

 Por la escasez de esas medicinas en las farmacias, la gente opta por buscar los fármacos en el mercado negro y   las redes sociales.

Pese a peregrinar por varias cadenas de farmacias y de barrio, Mary   contó que  no pudo hallar ni un solo inyectable. Relató que  las enfermeras del hospital y los familiares de otros pacientes internados  le indicaron dónde podía encontrar los fármacos. 

“Los ubiqué por WhatsApp. Me indicaron  que  tenían,  porque  un familiar  había fallecido y le sobró  esos medicamentos”, relató  y dijo  que compró  ese fármaco  en 100 bolivianos, cuando en otros tiempos costaba  30 bolivianos.

No es el único caso. Una persona  denunció   que  actualmente vive  “una película de terror”, puesto que luego de que su cuñado enfermó con Covid y se internó en el hospital,  tuvo que peregrinar por medicamentos. Relató que algunos de los fármacos valían 3.500  bolivianos por inyectable,  los que en las farmacias valen 950 bolivianos. Ahora su familiar se  está recuperando, su hermana está con la misma afección y le volvieron a pedir los mismos fármacos.

También puede leer: Gente de otras regiones llega a La Paz para comprar oxígeno

Según  el jefe de la Unidad de Terapia Intensiva del Hospital de Clínicas, Alejandro Enríquez, eso sucede por la falta de compromiso de las autoridades. “En este establecimiento  se tomaron  las previsiones y contamos con todos los medicamentos disponibles para nuestros pacientes”, dijo.

Enríquez lamentó que las autoridades de los hospitales  y  los municipios no aprendieron  la lección de las olas anteriores. “Se usa la misma cantidad de  medicamentos en un paciente. Ya se debería  adquirir antes para que ahora no exista desabastecimiento”, aseguró.

El profesional indicó que algunos de sus colegas continúan solicitando Remdesivir y Tocilizumab, que tienen costos elevados. Valen entre  1.200 y 1.800 bolivianos por inyectable. “¿Qué hará  la gente en medio de su desesperación? Vender su terreno o sus pertenencias?, sabiendo que esos fármacos no son efectivos”, dijo.

Aseguró  “que no se hace gestión” para resolver este tema  y que la salud en todo el país se maneja como un tema político.

El ministro de Salud, Jeyson Auza,  dijo que la provisión de los fármacos es competencia de los municipios y de las gobernaciones.

 

Hay carencia de fármacos  para  las UTI

  • Dolor Muchas familias  sufren por la falta de dinero para comprar los fármacos, por lo que recurren a vender sus pertenencias y otros organizan desde sorteos hasta kermeses para recaudar recursos. Algunos incluso recurren a las redes sociales para comprar   medicinas porque  las farmacias no tienen los productos. 
  •  Preocupación Según las denuncias,  en Cochabamba los precios de los medicamentos se duplicaron.  Por ejemplo, el Remdesivir, que debería costar hasta 1.200 bolivianos, lo venden  en 2.200 bolivianos.
  • Salud  El jefe de la Unidad de Terapia Intensiva del Hospital del Norte, Antonio Viruez, indicó que hay escasez de fármacos en todo el país y en toda la región.  Resaltó que la burocracia  impide que los fármacos lleguen a los hospitales y a las farmacias. “Los medicamentos llegan a la Central de Abastecimiento del Ministerio de Salud   y tardan en distribuirse a los hospitales porque todos atienden la Covid-19”, dijo.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos