Pamela sufrió también la dictadura

Su entorno la recuerda como referente de la población transexual en el ámbito internacional.
martes, 29 de junio de 2021 · 05:04

Yolanda Mamani C.  /La Paz

Gustaba de los dulces, el chicharrón y los pasteles, de carácter fuerte  y contestataria. Activista y defensora de  los Derechos Humanos (DDHH) de los sectores como los enfermos con VIH sida y la comunidad LGBT (Lésbico, Gay, Bisexual y Transexual). Así recuerdan a Pamela Valenzuela, la primera persona en Bolivia que cambió su identidad de género y que también fue víctima de la dictadura militar.

En octubre, Pamela hubiese  cumplido 58 años de una vida intensa y comprometida, pero el daño que el coronavirus provocó en sus pulmones y una falla cardíaca pusieron fin a sus días el sábado, pero no a su legado.

“Fue una gran activista, luchadora y muy comprometida con la defensa de los derechos humanos. Luchó y sufrió violencia por parte de la dictadura (…) ella no podía mostrarse como era, tuvo que esconderse, sufrir persecuciones. Para nosotros es un ejemplo de vida por su lucha”, afirma a Página Siete Rodolfo Vargas,  principal activista de esta comunidad. La dictadura militar comprendió el periodo 1964-1982.

Su vida como defensora de los DDHH comenzó en  2005,   cuenta    Carlos Parra o París Galán. Por ese entonces, Pamela era una “travesti” y  ofrecía sus servicios por la avenida Kennedy en La Paz.

“Una noche nos acercamos a invitarlas a varias compañeras trans y a insistencia nuestra, Pamela aceptó y viajó con nosotros a Cochabamba al Encuentro de las Diversidades Sexuales rumbo a la Asamblea Constituyente y ése fue el inicio de su  vida como activista”, dice Galán.
 
Otro hito que marcó su trayectoria fue impulsar la Ley 807  de Identidad de Género y el día en que ésta se puso en vigencia -el 2 de agosto de 2016- Pamela acudió a las oficinas del Servicio de Registro Civil (Sereci) para  solicitar el cambio de  datos en sus documentos personales.

El sueño de Pamela era ser maestra de educación física. Estudiaba en el Instituto Superior de Educación Física, pero una noche, cuando ella salió a la calle a trabajar “travestida”, se  encontró con su director,  quien la reconoció y por miedo a ser sancionada, no volvió.

Karina, sobrina de Pamela,  cuenta que Pamela  gozó del cariño de los suyos. Siempre tenía golosinas que convidaba a su sobrina a escondidas de su mamá y era su afán cocinar los fines de semana. Ayer, después de un homenaje de la comunidad LGBT, de la Alcaldía, su familia y amigos, la activista fue enterrada en el Cementerio General.
 

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

8
2