Pando, expuesto a la cepa Delta ante falta de control fronterizo

lunes, 12 de julio de 2021 · 07:34

María Mena M. / Pando

Las fronteras del departamento de Pando con Brasil y Perú están abiertas y carecen de controles para detectar casos  de coronavirus.  A diferencia de los países vecinos, en estos puntos limítrofes bolivianos no exigen pruebas negativas a los  extranjeros, lo que sube el riesgo del ingreso de nuevas variantes de  covid,  alertan autoridades sanitarias locales.

El mayor temor es el ingreso de la variante Delta, detectada por primera vez en  India y considerada más agresiva y letal.  Según informó el pasado miércoles  la Organización Panamericana de la Salud (OPS), esta cepa  ya se encuentra en 14 países de América, entre ellos Brasil y Perú que comparten frontera con Pando.
 

 “Lamentablemente en las fronteras de Cobija no están restringiendo el ingreso a nadie. Pueden entrar libremente ciudadanos de otros países. No hay ningún control en los aeropuertos ni en las terminales”, lamenta el presidente del Colegio Médico de Pando, Jhonny Choque.

Sin embargo -apunta- la situación no es la misma para bolivianos en los países vecinos. “El boliviano no puede pasar al lado de Brasil porque están cerradas las fronteras. En   Brasil sólo permiten a los compatriotas  ir hasta algún supermercado situado a unos cuantos metros de la frontera, pero circular libremente por ese lado no se puede”.

Los casos de coronavirus en Pando van en descenso. El  30  de junio, el Servicio Departamental de Salud (Sedes)  reportó nueve  nuevos positivos y ningún deceso. No obstante, el departamento más joven del país tiene la segunda tasa de mortalidad más alta de Bolivia en  la pandemia, con 4,70%, cuando el promedio nacional es de 2,2%. Además en el región amazónica se han confirmado casos de la variante P1, procedente de Brasil.

Sin control fronterizo

Ubicado en la Amazonia, en el noroeste de Bolivia, Pando limita con territorio brasileño al norte y peruano al oeste, así como con los departamentos de La Paz y Beni al sur. Los municipios de Cobija y Bolpebra son regiones fronterizas de alto flujo.

El presidente del Colegio Médico  teme que debido a la falta de restricciones limítrofes y a la exposición a nuevas variantes del coronavirus, se presente en Pando una escalada de  casos que deriven en una emergencia  sanitaria durante la cuarta ola que -se prevé- llegue  en agosto.

“Al ser una ciudad que está frente a dos municipios del lado de Brasil, Cobija está expuesta. Constantemente transitan por la frontera cientos de personas, algunos son estudiantes universitarios y otros son comerciantes. Podría surgir una catástrofe en la cuarta ola”, alerta Choque.

El director del Sedes Pando, Danny Hugo Mendoza, confirma la presencia de 24 casos positivos de la cepa brasileña en el departamento amazónico. 

 “De 37 estudios (muestras) que se han enviado a La Paz  han llegado 24 positivos de la cepa brasileña”, informa.

Respecto a la situación en las fronteras, el director del Sedes asegura que efectúan controles  a los ciudadanos brasileños que ingresan al país, sobre todo para que cumplan con las medidas de bioseguridad como el uso del barbijo y la distancia social . Sin embargo, el certificado o prueba negativa de covid no es requisito para que los extranjeros ingresen a territorio nacional.

“Si  alguien presenta alguna sintomatología se le toma el test antigenonasal, pero no se pide a todos la prueba negativa. Obviamente estamos en riesgo (ante nuevas cepas) por ser punto fronterizo con Brasil y Perú”, afirma Mendoza.

Situación epidemiológica

En Cobija, la capital de Pando, hay dos hospitales para la atención de pacientes con covid: el Hernán Messuti Ribera y el Roberto Galindo; se suma el centro de salud Perla del Acre para pacientes covid que requieran atención ambulatoria o aislamiento. La Caja Nacional de Salud habilitó también un domo en el Hospital Obrero N° 9.

En Cobija, hay un total de   15 camas de terapia intensiva, seis de las cuales estaban ocupadas hasta el pasado viernes.

“Hemos sido el primer departamento que ingresó a la tercera ola, a principios de enero,  por  las fronteras que tenemos con el Brasil. Por eso ahora se trabaja intensamente en el tema de sensibilización, concientización y vacunación”, dice Mendoza.
 
A finales de mayo -la semana epidemiológica 20- comenzó  la desescalada de casos positivos llegando a   85 contagios, cuando en el pico de la ola -en las semanas 14 a 16-  se habían registrado hasta 290 contagios. 

Junio cerró la semana 25  con 107 casos y se prevé un descenso paulatino. En la tercera ola de la covid, más de 80 personas perdieron la vida en Pando y en las semanas  más críticas hubo entre 17 y  19 decesos. 


En Pando trabajan aproximadamente 450 salubristas en diferentes áreas, de los que  el 95% está afiliado al Sindicato de Ramas Médicas de Salud (Sirmes). Se estima que aproximadamente el 50% tiene ítem y el resto,  contrato directo con el Ministerio de Salud, la Gobernación pandina o  los gobiernos municipales.

En los picos de la pandemia faltó personal, camas e insumos para tratar a los pacientes. La esperanza de la población está depositada en la inauguración del  Hospital Hernán Messuti Ribera como de tercer nivel para lo cual se precisarán más items.

“Sí, necesitamos médicos especialistas porque tenemos un hospital de tercer nivel que no está funcionando y para eso precisamos como 100 ítems para profesionales”, precisa Choque.

Médicos del Hospital   Hernán Messuti Ribera,  que atiende casos de covid en Cobija. 
Foto:La Perla del Acre

Tercer nivel en pausa

El hospital Messuti actualmente atiende exclusivamente a pacientes covid en internación y terapia intensiva; fue habilitado para este fin por la emergencia sanitaria. Si bien fue  proyectado como un nosocomio de tercer nivel,  no funciona como tal y no hay   fecha para la implementación de todas las especialidades.

La causa es la falta de presupuesto, de equipamiento, de items y de infraestructura del hospital. La Aisem (Agencia de Infraestructura en Salud y Equipamiento Médico) comprometió  60 millones de bolivianos para implementar el tercer nivel de atención en el Messuti, pero el monto es insuficiente. “Se requerirían adicionalmente 100 millones de bolivianos para su adecuado funcionamiento”, apunta   Choque.

Recalca que también se precisan al menos 100 ítems para  profesionales en salud  y administrativos, además  de insumos y medicamentos para la atención. “Hay que  sanear también  los terrenos,  ya que en ese espacio antes funcionaban el Colegio Médico y otras instituciones. El hospital  cuenta con una infraestructura, pero no es suficiente para que opere como de tercer nivel”.

El riesgo de la cuarta ola

En estas circunstancias, Pando está expuesto  una cuarta ola de la pandemia. El  presidente del Tribunal de Ética del Colegio Médico, Jimmy Panozo, recalca que el   sistema de salud departamental tiene graves  deficiencias en recursos humanos, infraestructura y equipamiento.

“Las autoridades siguen improvisando. No hay un trabajo serio, no hay coordinación ni tampoco controles.  No se aprendió de la primera ola”, lamenta Panozo.

Personal del Sedes  realiza controles en puntos de la toma de pruebas en la capital pandina.
Foto:La Perla del Acre


 

“Al menos 40 variantes de la Covid-19 circulan en Bolivia”

“Hemos detectado alrededor de 40 variantes de coronavirus en el país;   de ésas  una es de investigación -la C37 que es la variante andina- y dos de preocupación:  la Alfa y la P1, la brasileña”, afirma el biólogo- epidemiólogo Alex Cornejo, del Viceministerio de Promoción, Vigilancia Epidemiológica y Medicina Tradicional del Ministerio de Salud.

El epidemiólogo precisa que el Ministerio de Salud ha realizado diferentes análisis  y a la fecha se tienen “más de 100 genomas secuenciados” durante las tres olas de la covid en Bolivia. Los departamentos hacen llegar a La Paz entre 40 a 50 muestras por mes.

“En todo este tiempo se ha visto cambios de las variantes. En la primera ola, por ejemplo, han estado circulando  variantes que han sido las originales procedentes de Wuhan, China. En la segunda ola hemos visto la introducción de la variante Alfa en Santa Cruz y de la Gamma en seis de los departamentos”, precisa Cornejo.

Añade que esa labor continúa: “Para la tercera ola y la cuarta - a la que vamos a entrar- estamos haciendo nuevamente procesos de secuenciación. Los departamentos envían todos los días muestras para hacer los análisis  de acuerdo a criterios de selección como  los grupos vulnerables o las personas vacunadas”.

Los resultados de esos estudios son recopilados en una base de datos. Se prevé que en  las siguientes semanas el Ministerio de Salud brinde la información oficial sobre las variantes que circulan en el país.

Según Cornejo, la cifra de 40 variantes detectadas no es alarmante, ya que son las “comunes”. Además -apunta-,   en países vecinos hallaron más: 120 en Chile y 240 en Brasil, por ejemplo.

Un reciente estudio de secuenciación genética, realizado por el equipo Minlon, identificó  en Bolivia  cuatro variantes de covid en los departamentos de Chuquisaca (las 20G, 20B y 20A), La Paz (20B y 20E) y Potosí (20B). 

En mayo, el Instituto Nacional de Laboratorios de Salud informó que investiga cuatro variantes que circularían en el país: dos nativas, la británica y la brasileña.
 

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

Más de
3
3