Tarija afronta tres cepas con UTI saturadas y escasez de oxígeno

Las fronteras de Yacuiba y Bermejo con Argentina están cerradas; pero contrabandistas circulan por pasos ilegales con el riesgo de traer variantes, como la Delta.
domingo, 18 de julio de 2021 · 05:04

María Mena M.  / Tarija

Tarija atraviesa una etapa crítica en la lucha contra el coronavirus por el colapso de su sistema sanitario y la escasez de oxígeno, luego que se confirmara la circulación de tres cepas de  Covid-19 en el departamento. La entrada de ciudadanos desde Argentina por los pasos fronterizos ilegales sube el riesgo  de  ingreso de la variante Delta.

El Servicio Departamental de Salud (Sedes) de Tarija confirmó que en esa región circulan tres variantes VOC  de coronavirus : Alfa (B.1.1.7) la británica, Beta (B.1.351) la sudrafricana y Gamma (P.1) la brasileña. VOC es una categoría que usa la Organización Mundial de la Salud para definir variantes de coronavirus que son  más transmisibles y  más virulentas. 

En junio, el Sedes Tarija envió 10 muestras aleatorias al Instituto Nacional de Laboratorio de Salud (Inlasa) de La Paz para que desde ahí las despachen al Instituto de la Charité de Berlín, en Alemania, que realiza el secuenciamiento.

“El estudio detectó cuatro pacientes positivos (a nuevas variantes), de los cuales tres fallecieron. Eran menores de 45 años. Esto nos muestra que hay la circulación de  variantes  VOC en nuestro medio”,  informó el director del Sedes Tarija, Álvaro Justiniano.

En esas muestras no identificaron la variante Delta, considerada la  más transmisible y letal. Sin embargo, el presidente del Colegio Médico de Tarija, Ebert Salazar, está convencido que esa cepa de la India ya circula  en territorio nacional, pero que   en Bolivia no existen los laboratorios especializados para identificarla a tiempo.

“A Bolivia no sólo llegó la brasileña. Es inminente la circulación las otras variantes como la Delta. El riesgo es que se expandan en poco tiempo”, dijo Salazar.

Las fronteras y contrabando

Según la secretaria de desarrollo humano de la Gobernación tarijeña, Lourdes Vaca, las fronteras de Yacuiba y Bermejo con Argentina están cerradas por la pandemia y no hay fecha de reapertura. “Legalmente controlamos lo que nos corresponde. Están cerradas las fronteras. Sin embargo, las personas que hacen comercio ven la forma de pasar la frontera”, asegura. 

 El director del Sedes coincide con que  los contrabandistas se “dan modos” para circular por pasos ilegales aumentando el riesgo del ingreso de nuevas cepas de coronavirus. No es suficiente -recalca- cerrar las fronteras terrestres, mientras que  los vuelos internacionales continúen habilitados, sobre todo, de aquellos países procedentes de Europa.

“Indudablemente, cuando hay esa situación la probabilidad de que las personas puedan traer otro tipo de variantes de la covid se hace real”, alerta Justiniano. Argentina figura en la lista de los países   donde se detectó la variante Delta de la India. 

El comercio -legal e ilegal- entre Argentina y Bolivia por fronteras tarijeñas es intenso.  Por pasos ilegales, diariamente ingresan del vecino país variedad de productos que van desde comestibles  hasta  cigarrillos y bebidas alcohólica, entre otros. 

 Según datos de la regional Aduana Nacional, cada camión que transporta mercadería de contrabando  desde Argentina, en promedio, trae una carga valuada en 40.000 dólares.
 
Este medio intentó, en repetidas oportunidades, comunicarse con el secretario de desarrollo productivo de la Gobernación de Tarija, Efraín Rivera, para conocer las rutas del contrabando, las pérdidas económicas que genera este ilícito y las acciones para combatirlo en la pandemia. Sin embargo, el funcionario no contestó ni llamadas ni mensajes.

 Sin UTI ni oxígeno

En la capital tarijeña, el Hospital Regional San Juan de Dios, de tercer nivel, tiene 23 camas en la unidad de terapia intensiva y desde hace un mes colma el 100% de su capacidad con pacientes covid.

“Hay un hospital municipal, el San Antonio, que no tiene cuidados intensivos y luego está de la Caja Nacional de Salud. Tienen administración propia, pero entendemos que están llenos, tienen poca cantidad de camas disponibles”, asegura Justiniano.

El diario El País reportó que algunos pacientes aguardan hasta seis días por la disponibilidad de una cama en el San Juan de Dios, el único hospital con unidad intensiva. También peregrinan en búsqueda de oxígeno medicinal.

 

El San Juan de Dios requiere entre 220 y  240 tubos diarios de oxígeno para atender a sus pacientes críticos. Dos empresas privadas abastecen el insumo medicinal   pero no  cubren la demanda de ese nosocomio,  ni de  los enfermos domiciliarios.

El director del Sedes recuerda que en Tarija  hasta hace poco operaban  tres plantas generadoras de oxígeno. Una de ellas presentó fallas en sus turbinas y dejó de funcionar . Las otras dos, de su producción diaria destinan  a 150 tubos al San Juan de Dios.

“Hay  déficit de oxígeno. En algún momento la Gobernación de Tarija tomó la decisión de adquirir una planta de oxígeno. Se instaló en predios del Materno Infantil y estuvo resolviendo la falta con 70 tubos y eso nos permitía tener cierta soltura en los requerimientos”, apunta el funcionario.

Sin embargo, la adquisición de esa planta no fue  concretada por la Gobernación. Pronto dejó de operar  porque incumplió con las especificaciones técnicas, ya que no producía ni el 50% de la cantidad de oxígeno  comprometida. Aseguraron que  iba a proveer de 190 cilindros, pero solo generaba 70. 

 Entre las medidas para paliar esta demanda en la pandemia se prevé   la provisión, en coordinación con el Ministerio de Salud, de  la planta de oxígeno medicinal inaugurada en Karachipampa, en Potosí, que tiene una capacidad de 2.000 toneladas.

“Hasta el momento es lo más inmediato que tenemos para resolver nuestra situación de oxígeno”, dice Justiniano.

Larga meseta de casos

Tarija transita una meseta prolongada de casos,  por lo que no se observa un descenso en los  contagios de covid, como ocurre en los demás departamentos. La semana  pasada se registró, según el Sedes, un incremento de 10% de los positivos en la región. 

“Nos hemos mantenido en una situación de meseta; sin embargo, entre la semana (epidemiológica) 20 y 23 hemos tenido un aumento de casos con un tope de 1.300 en la semana. Luego esos casos comenzaron a disminuir y se ha mantenido en una meseta con pequeñas variaciones”, precisa el director del Sedes.

Durante la pandemia, el  departamento de Tarija presenta una  tasa de letalidad   de 2,6%, el mismo  porcentaje nacional que está por debajo de los departamentos de Oruro, Pando, Beni, Chuquisaca y Cochabamba, que registran una media de 3,82%.

La tasa de recuperación es del 76% por cada 100 pacientes y la tasa de incidencia es de 590 casos por cada 10.000 habitantes.  

El reporte epidemiológico del Ministerio de Salud del 13 de julio daba cuenta de que en Tarija había  165 nuevos casos de covid  y 80 pacientes recuperados; mientras que el número de vacunados con la primera dosis ascendía a 162.615 personas y con la segunda dosis, a  52.189.
 

 Colegio Médico: “El comportamiento clínico de  pacientes  muestra que la Delta ya está en el país”

El presidente del Colegio Médico de Tarija, Ebert Salazar, está convencido de que la cepa Delta de la India ya circula en el país por el “comportamiento clínico” de algunos pacientes. Esta variante de la covid es  más transmisible y ataca con mayor letalidad a las personas vulnerables y asintomáticas.

“La Delta es inminente y probablemente ya esté  en nuestro medio por las condiciones clínica de los pacientes, ya tienen otro comportamiento. Por ejemplo, con las (variantes) nativas los casos leves que se reportaban llegaban al 80% y  40% eran asintomáticos. Con la variante Delta los casos leves están en menor porcentaje, aproximadamente en 50%”, explica Salazar. 

Añade que en las primeras  variantes nativas, el periodo de incubación del virus era de hasta 14 días, pero con la Delta se reduce a cinco  días. Además, precisa, que los síntomas ya no son los típicos de un resfriado, sino que se añade otros “atípicos”. 

La OMS señala que la variante Delta puede causar síntomas más intensos   como dolor de cabeza, dolor de garganta, secreción nasal, fiebre, dolor  de estómago, pérdida del apetito, vómitos, náuseas, dolor de las articulaciones e incluso  pérdida de la audición.

Los médicos de la India identificaron que algunos pacientes presentaron diarrea y microtrombosis en las extremidades inferiores; que en casos muy severos  podían provocar gangrena y amputación de dedos. 

La OMS inicialmente  clasificado a la Delta como una “variante de interés”,  pero   el 15 de junio y pasó a ser una “variante de preocupación”. Las mutaciones denominadas “preocupantes” son aquellas que presentan mayor capacidad de contagio, producen una enfermedad más severa y son menos neutralizadas por anticuerpos generados por una infección o vacuna previa.

La variante Delta ya está presente en al menos 15 países de América Latina. El último país en unirse a la lista fue Ecuador.

Respecto a Argentina, hasta junio se confirmaron tres pacientes positivos con la variante Delta del coronavirus.
 

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

Más de
1
3