Mascotas: un compromiso de 13 años de responsabilidad y costos

Veterinarios, animalistas y autoridades señalan que no solo se trata de adquirirlos o adoptarlos, sino de garantizarles salud, alimento, espacio, atención y afecto.
domingo, 15 de agosto de 2021 · 05:02

Leny Chuquimia /  La Paz

La tenencia responsable de un perro como mascota es un compromiso de largo aliento. Implica aceptar la responsabilidad por un mínimo de 13 años -el promedio de vida de un can-  para dar amor, atención, tiempo y recursos  económicos.

“Cuando alguien me dice: quiero tener una mascota, le respondo que hay tres requisitos; tiempo, espacio y dinero, porque  los animalitos no viven solo de amor. Necesitan comida, atención, vacunas, si es hembra una esterilización y si es macho una castración. Todo eso involucra costos”, dijo el presidente del Colegio Médico Veterinario de La Paz, Freddy Verástegui.

La representante de la Asociación Amor por los Animales Bolivia (Aplab), Ana Serrano, indicó que no es posible  dar un monto exacto para mantener una mascota canina, pero que sí implica  un presupuesto. “Depende de la especie, el tamaño, la cantidad, la situación en la que uno vive y cuánto podrá destinar  para el bienestar del animal”, dijo

Este bienestar  es la base de la tenencia responsable e implica un conjunto de condiciones, obligaciones y compromisos. No se trata solo satisfacer las necesidades básicas, sino de asumir la responsabilidad  del animal y  todos sus actos; desde si muerde a alguien, hasta  la limpieza de sus desechos; o que  no salga  a la calle solo sin  correa y sin   placa de identificación. “Es un compromiso de por vida”, insistió    Serrano.

La jefa de la unidad de atención integral de animales y zoonosis de La Paz, Andrea Pinto, señaló que en la urbe solo un 5% de las personas o   familias que tiene una mascota cumplen con la tenencia responsable.

Los costos básicos

“Lo básico en veterinaria para que el perro tenga buena salud es que cada año tenga que ser  vacunado, no solo contra la rabia, que es gratuita”, dijo Serrano.

Pinto detalló que hay dos calendarios de vacunación. Cuando el can es  cachorro, recibe al menos tres dosis: la  parvocoronavirus, la hexavalente y la octuple, que es el refuerzo de las anteriores. Hay que aclarar que estas son adicionales a la antirrábica.

“Cuando el can es adulto y ya tuvo todas las anteriores, debe recibir una octavalente de refuerzo cada año, durante toda su vida, además de la antirrábica”.

Verásteguí señaló que  hay varios   esquemas, pero que la vacuna octavalente, que implica refuerzos anuales, es la básica.  Cada dosis tiene un costo entre 70 a 80 bolivianos. Es decir que en cachorros se gastaría como 240 bolivianos en el primer año y 80 anuales cuando son adultos.

“Pero además de las vacunas se debe sí o sí, sobre todo cuando conviven con niños, desparasitar a los canes cada tres meses”, sostuvo el veterinario. Esto tiene un costo de entre 30 y 40 bolivianos. Al año serían de 120 a 160 bolivianos. Esto sin contar las consultas veterinarias  de rutina, que -se recomienda-  sean dos al año. 

“Para las esterilizaciones y castraciones los aranceles, por el  equipo, especialista cirujanos e insumos seguros están entre los 300 y  500 bolivianos”, añadió.

Sin embargo, el costo puede elevarse de acuerdo al estado del animal y  si es de emergencia. “Hay campañas que ofrecen precios bajos, pero para abaratar costos las condiciones son menos seguras e implican  riesgos”.

La Casa de la Mascota, al ser municipal,  ofrece precios más bajos  para llegar   a la población que lo necesita. Para canes machos el costo de la esterilización es de 81 bolivianos y para hembras, 132.

“Pero, como para un miembro de la familia se debe tener un extra, por si se enferma o sufre un accidente, ya que necesitará consultas,  exámenes y tratamiento”, dijo Serrano.

A esto se suma la alimentación que implica un plato más  en la mesa. En caso  de optar por el alimento balanceado, en el caso de  un can mediano de  10 a 20 kilos de peso, se requiere 320 gramos diarios de comida, lo que al año   significa 117 kilos.

Esa cantidad, en  una gama baja (que no tendrá los nutrientes necesarios) tendrá un costo  aproximado de 620 bolivianos; en una gama media el costo será  de unos 1.100 bolivianos y en una alta, 2.600.

Ahora también se tiene  servicios de peluquería que son opcionales. Se debe pensar en una sesión al mes que centros especializados puede costar, en promedio,  hasta 120 bolivianos por un animal mediano. En la Casa de la Mascota el costo es el más bajo  del mercado, entre 61 y 71 bolivianos.

La Paz: ¿cómo registrar a tu mascota?

El registro de los peluditos del municipio de La Paz consta de cinco pasos.   Es  gratuito y requisito para el acceso a diferentes campañas.

Primero. Descarga la aplicación municipal iGob 24/7 del Play Store.

Segundo.  Llena el formulario de registro de ciudadan@, donde se enviará el código o PIN al correo. El nombre de usuario es el número de carnet de identidad  y la clave, el PIN.

Si hay dudas en estos pasos, puede dirigirse o llamar a las plataformas de Sitr@m.

Tercero. Una vez se obtenga PIN, ingrese a la aplicación iGob 24/7, a la sección “Mis Mascotas”.

Cuarto.  Inicie el  registro. Recuerda que para avanzar debes llenar todos los datos solicitados. Por último se debe tomar una fotografía del  peludito y aceptar la responsabilidad que implica tener mascotas.

Quinto. Como comprobante del registro exitoso aparecerá un código, número al que  se debe sacar una captura para formar parte de las campaña de esterilización.

Los servicios  para mascotas se han incrementado.

5 Libertades que se deben garantizar

La Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) menciona cinco libertades o derechos de los animales que son responsabilidad de los humanos. Estas directrices, reconocidas de forma universal, fueron formuladas en los años   60 para describir las condiciones de  bienestar para los animales.

1. Libertad de alimento. Todo animal debe estar libre de hambre, sed y desnutrición. Para ello se  debe dar el alimento apropiado según su tamaño y especie, además de  agua potable a libre disposición para evitar una deshidratación.

2. Libertad de ambiente apropiado. Se debe tomar en cuenta  que  tener un animal en casa implica darle un ambiente o espacio seguro que satisfaga sus necesidades y que no les produzca sufrimiento ni estrés; que no pase   frío o  calor. Cuando el ambiente es reducido se debe realizar  los   paseos al aire libre,  entre otras cosas. 

3. Libertad de  salud. Es decir que nuestro animalito debe estar  libre de dolor, lesiones o enfermedades.  No se debe dejar que  permanezcan sin atención veterinaria. Una herida o enfermedad no tratada conlleva varios problemas y dolores innecesarios. También se refiere a los  dolores por necesidades fisiológicas insatisfechas.

4. Libertad de bienestar emocional. Esto implica que no sufra miedos, angustia ni estrés. Se debe procurar reconocer sus emociones   y atenderlas para que tengan una vida más saludable.

5. Libertad de  comportamiento natural. Todo animal debe ser libre para expresar la  conducta, comportamiento y necesidades  propias de su especie y socializar a través de ella. No se debe humanizar a los animales  relegando  sus instintos y su propia personalidad porque eso también es una forma de  maltrato animal.

Los canes  callejeros  resultan de la tenencia irresponsable.
Foto: Archivo Página Siete

Dueños irresponsables, el inicio de un problema 

La Paz, como muchas ciudades capitales de la región, se enfrenta  a un problema que va en crecimiento y que afecta a  la salud pública: los perros en situación de calle.

No hay datos oficiales, pero hasta 2017 se estimaba que en la urbe paceña había un perro por cada cuatro habitantes. La cifra dista mucho de lo que  recomienda la OMS, que es de un animal por cada 10. Autoridades, activistas y veterinarios  estiman que el 80% de estos animales son víctimas de la tenencia irresponsable.

“Un 80% de la población deja a su mascota en la calle en el día y solo le deja entrar a su casa por la noche. Aquí  empieza el abandono. La mascota debe vivir dentro de domicilios con familia que le dé  alimentos y atención”, dijo la jefa de zoonosis, Andrea Pinto.

El presidente del Colegio Médico Veterinario, Freddy Verástegui,  manifestó que esto se debe a que las personas no acogen a un animalito pensando en la responsabilidad, sino en su necesidad.  “Tiene un perro porque hay ladrones y quieren un cuidador. No se piensa en un compañero que debe ser un  miembro más de la familia por muchos años”.

Aunque al ser un tema público, son las autoridades municipales las encargadas de dar la atención y solución,  el origen de este problema está en la  irresponsabilidad de los propietarios, que son el primer eslabón del abandono de mascotas, sin que hayan sanciones o políticas efectivas y correctivas.

“Trabajamos en talleres y campañas para concientizar e ir cambiando esto en la población”, afirmó Pinto.

En 5 años se registraron solo 4.500 canes

La jefa de la unidad de atención integral de animales y zoonosis, Andrea Pinto, señaló que  de 2016 -cuando empezó el registro- hasta  2020  se registró alrededor de 3.000 mascotas;  mientras que durante los últimos meses la cifra fue de 1.500 animalitos.

“Esto nos muestra que durante los últimos tres meses se avanzó mucho. Pero aún así el porcentaje  es muy bajo. Hay que tomar en cuenta  que la  gestión   del alcalde es  nueva y todavía es pronto para tener porcentajes altos,  pero estamos trabajando y ya hay resultados”, manifestó Pinto.

La representante de Aplab, Ana Serrano, indicó que el padrón es muy importante porque  dirá cuantos perros y gatos  hay en el municipio. “El registro debe lanzar datos y así se podrá aplicar el plan edil de esterilización. Además se podrá sancionar a los propietarios irresponsables que dejan  animales en la calle”.

Explicó que en La Paz hay una sobrepoblación preocupante  y la mejor manera de controlar  es la esterilización. “Si en un año se registra ‘x’ cantidad, para tener un control se debe esterilizar al 10%, como mínimo”. 

El alcalde de La Paz, Iván Arias, indicó que para septiembre se prepara  un plan de carnetización, esterilización y castración de mascotas. Con esto  se espera tener datos certeros que permitan  fortalecer la tenencia responsable.

“Es un tema de presupuesto, es un tema de voluntad y de coordinación con grupos de animalistas, con los que vamos coordinando. Queremos carnetizar a todas las mascotas y esterilizar”, dijo. Añadió que se buscan los recursos porque no es algo barato.

Pinto explicó  que por el momento se hace el padrón de las mascotas de forma genérica, pero que la comuna trabaja  en un proyecto, que se estima salga entre noviembre y diciembre,  para regular el  registro de los canes de las 11 razas identificadas por la Ley 553 de Regulación de Tenencia de Perros Peligrosos.

El artículo 8 de la norma señala: “Las personas que tengan o deseen adquirir un perro peligroso deberán acudir a las dependencias de la Policía Boliviana para solicitar la autorización, y al gobierno autónomo municipal para el registro y la otorgación de la licencia de crianza”.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos