2 cóndores alzan vuelo tras superar una intoxicación

Fueron rescatadas y se recuperaron tras comer un perro envenenado en Yamparáez.
miércoles, 1 de septiembre de 2021 · 05:00

 Jorge H. Quispe C. / La Paz 

Desplegaron los tres metros  de cada una de sus  alas y los dos cóndores,  que la pasada semana habían sido  intoxicados accidentalmente  al devorar un perro envenenado,  levantaron vuelo ayer en  Yamparáez, cerca de Sucre, para  volver a su hábitat. 

Las aves carroñeras hembras  de cuatro y 10 años, respectivamente,  habían sido rescatadas  casi moribundas el miércoles 25  de agosto por la Policía Forestal y  de Medio Ambiente (Pofoma), y  la Sociedad Protectora de Animales  de Sucre en la comunidad  Huasa Cancha, en Yamparáez, a  unos 45 minutos de la ciudad de  Sucre, luego se les aplicó un tratamiento  de lavado, hidratación  y desintoxicación por los órganos  fosforados que consumieron  tras comer al can envenenado. 

“La hipótesis que tenemos es  que fue un envenenamiento accidental,  porque ambos cóndores  se alimentaron del perro que antes  había sido envenenado”, afirma  Diego Méndez, biólogo que  estuvo en el rescate. 

Méndez, que no se cansa de ratificar  que este tipo de aves se alimentan  de cadáveres, añade que  posiblemente una persona que  quizás no sea de esa región envenenó  al can para luego dejarlo en  la vía. “Decimos que posiblemente  esa persona no sea del lugar,  porque muchos campesinos  saben que el envenenamiento  nunca es la mejor solución, justamente  por este tipo de consecuencias”,  indica. En febrero, 34  cóndores perdieron la vida en  una serranía de Tarija por otro  envenenamiento. 

En Bolivia, no existe un censo  de cuántos cóndores existen, sin  embargo, los especialistas consideran  que unos 1.400 de ellos sobre  vuelan los cielos de gran parte  del país. Ayer, las dos hembras  levantaron vuelo en Yamparáez,  pero además llevaron pequeños  transmisores satelitales que permitirán  a los expertos conocer  un poco más de estas especies. 

No obstante, no todos los comunarios  saben de lo peligroso  que es usar tóxicos en el área rural.  Méndez recuerda que en el  caso de los 34 cóndores muertos  en Tarija algunos pobladores utilizaron  un cebo envenenado para  acabar con algunos depredadores  que acechan a sus rebaños,  sin contar quizás que las víctimas  serían los cóndores. 

Amenazados 

Méndez insiste en que si se toma  en cuenta que una pareja de  cóndores empolla un solo huevo  y que la cría alcanza su madurez  sexual a los ocho años, la población  de cóndores no es grande en  Bolivia. El incidente de Tarija  mató al menos al 2,4% de toda su  población en el país. 

Según el Libro Rojo de los vertebrados  en Bolivia, publicado  en 2009, el cóndor (Vultur gryphus),  se encuentra en la categoría  vulnerable de extinción a nivel  nacional, eso significa que está  cerca de entrar a la categoría de  peligro de extinción. 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

Valorar noticia