¿Cómo hallan variantes en el país? Alemania ayuda con virólogos

Félix Drexler, virólogo y profesor del Hospital de Charité de Berlín, Alemania, llegará a Bolivia por segunda vez para capacitar a los profesionales del Inlasa.
martes, 14 de septiembre de 2021 · 05:02

Verónica Zapana S.  / La Paz

Bolivia identifica las variantes del Sars-Cov-2  gracias  al apoyo de la Cooperación Alemana. Y es que desde  octubre del año pasado, virólogos de gran trayectoria de  instituciones  de ese país  capacitan a los especialistas del Instituto Nacional de Laboratorios de Salud (Inlasa). Este país, además, donó reactivos especiales para  realizar esa  tarea.

La jefa de la Cooperación  de la Embajada de la República Federal de Alemania, Annika Gottmann, dijo que en marzo el Ministerio de Salud de Bolivia  presentó dos proyectos del Inlasa junto a una solicitud de ayuda. “Como nosotros sabemos que los desafíos de la pandemia sólo se pueden  combatir juntos, los comenzamos a apoyar”.

 Alemania respondió a la solicitud con un  millón de euros (más de un  millón de dólares), un monto aparte de la cooperación que realiza el país europeo  con  Bolivia. “Esos recursos eran para estudios de secuenciación y seroprevalencia”, dijo.

A través del Inlasa,  Bolivia ya  puede secuenciar hoy el genoma del Sars-Cov-2.  Gottmann  indicó que está muy orgullosa del resultado del proyecto. “Ha logrado detectar no sólo la variante Mu, sino ahora los laboratorios del Inlasa  pueden hacer secuenciación”, sostuvo.

Hace una semana, el ministro de Salud, Jeyson Auza, informó que en Bolivia se identificaron a las tres variantes que circulan en Sudamérica:  la P1 o brasileña,  la Lambda identificada en Perú y la Mu, registrada por primera vez en Colombia.

De acuerdo  con la clasificación de la Organización Mundial de la Salud (OMS),  dos están en el grupo de variantes de interés (la Lambda y la Mu) y una en el grupo de preocupación (P1).

¿Pero cómo se lograron  identificar las muestras?  Según  Gottmann, un grupo de profesionales del Inlasa fueron capacitados por un equipo destacado de virólogos de la Clínica Universitaria Charité de Berlín, Alemania.

Entre ellos está el profesor de ese prestigioso hospital  Félix Drexler, quien es consejero científico de la Cooperación Alemana para la Cooperación Internacional (GIZ).

Según  Gottmann,  el profesional ya llegó a Bolivia en octubre de 2020, cuando  se inició  la capacitación a los profesionales del Inlasa. Se prevé que en octubre próximo retorne al país  para continuar con su enseñanza.

La representante de Alemania indicó que durante este tiempo tanto el profesional como otros  se conectan a través de talleres virtuales para continuar con la capacitación.

Esta formación debe ir de la mano de los insumos y equipos necesarios. Hace unos meses, Página Siete informó que el Inlasa ya contaba con los equipos para realizar la secuenciación del virus.

Alemania también contribuyó con la donación de esos insumos especiales. De acuerdo con información proporcionada por la embajada,  las mutaciones presentes en variantes de interés o variantes de preocupación se pueden detectar con PCR especiales. Debido a ello, en junio, este país europeo  donó 240 reactivos PCR.

“Con cada reactivo se pueden  hacer 96 pruebas. Esto sirve como tamizaje para identificar pruebas que presentan mutaciones. El siguiente paso es la secuenciación para confirmar las mutaciones y encontrar otras mutaciones y relacionarla a una variante en especial”, dijo.

Y por eso,  Alemania también donó  el material para realizar la secuenciación. “La Cooperación Alemana, a través de la GIZ, apoyó con el material completo para la secuenciación de 960 muestras con un protocolo optimizado para la generación de librerías del genoma completo de Sars-Cov-2”, sostuvo.

Este protocolo se usa en el Hospital  Charité de Alemania y permite secuenciar más muestras en menos tiempo y con menos errores. “Posiblemente Bolivia sea el primer país de la región que está aplicando este protocolo”, dijo.

De acuerdo con la información, para identificar a las variantes se usan diferentes reactivos y materiales, los cuales pueden ser hasta 20 productos diferentes (desde lo más básico hasta los reactivos más especiales) porque  una secuenciación completa del genoma consta de diferentes fases. La primera es la extracción  de ARN. La segunda es la preparación de DNA a partir del ARN. La tercera se refiere a la preparación  de librerías: el Kit de NimaGen. Le siguen  el control de calidad (cuarta)  y  los   Kits de MiSeq para secuenciar (cinco).

El tiempo en el que se realizan estas pruebas depende de muchos factores, aunque el proyecto implementado por la GIZ finalizará en diciembre. Se espera que hasta entonces se apoye en todas las pruebas de secuenciación.

Gottmann  explicó   que  la ayuda de Alemania continuará y adelantó que  tienen varias actividades. Por ejemplo:  se busca  que con esta ayuda y los resultados concretos sigan    fomentando la investigación a largo plazo entre científicos bolivianos y alemanes. “Queremos crear una red de los laboratorios de Bolivia y los de Charité,  incluso de la región para avanzar en seroprevalencia”, aseguró.

La próxima semana,  Alemania donará 50 ventiladores no invasivos y 5.000 oxímetros de pulso al Ministerio de Salud.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos