«¿Y si lastiman a niños?» miedo en Milluni por ataques de canes

En 15 días hubo tres ataques de perros al ganado. Comunarios piden condiciones para la crianza de sus animales y la captura de los canes; pero hace falta más que eso.
domingo, 19 de septiembre de 2021 · 05:05

Leny Chuquimia  /  La Paz

“Son jaurías enormes que atacan y matan. Ahora es a llamas, alpacas y ovejas, pero cada vez son más y pueden atacar a la gente. ¿Qué pasa si después   somos nosotros, si son los niños?”, cuestiona don Manuel Tapia, uno de los afectados por los varios ataques de canes salvajes al ganado en la localidad de  Milluni.

En menos de 15 días  hubo tres ataques de grupos de perros en los que -según los dirigentes de las comunidades rurales del Distrito 13- se perdieron  más de 100 llamas, alpacas y ovejas. La  crianza de animales de corral es principal fuente de ingresos de los habitantes  del lugar.

“Estamos coordinando con el Ministerio de Medio Ambiente porque por el ataque parece que no sólo fueran canes sino que también se tratara de otro tipo de animales que habitan en la alta montaña. Vamos a continuar con los rastreos porque nos preocupa la seguridad de la población. Hemos salido a las dos de la mañana junto con los comunarios y se capturó a unos 17 perros (incluido el alfa)”, indicó la alcaldesa de El Alto, Eva Copa.

Tapia afirma que este tipo de hechos no son recientes, sino son  parte de un problema recurrente y que va creciendo  desde hace muchos años. Aumenta al mismo ritmo  que lo hace la  sobrepoblación de canes y su abandono. 

“Llegan en busca de comida hasta el botadero de Villa Ingenio. Ahí se forman grupos grandes de perros, tienen crías y para sobrevivir  hacen de toda la zona su territorio”, comenta el comunario.

Y es que de esa forma nacen las jaurías  “asilvestradas”, lo que la población conoce como perros salvajes.

Salvajes por abandono

La Organización Mundial de Sanidad Animal define al perro asilvestrado como el can  doméstico que ha vuelto al estado silvestre y que ya no depende directamente del ser humano. Para su manejo, recomienda tener  programas de control de población canina  a corto y largo plazo.

Algo para lo que la captura y posterior  eutanasia -o en el mejor de los casos, la  rehabilitación- no representan  soluciones efectivas, sino    pequeños parches momentáneos.

“Lamentablemente las jaurías   que están en la calle o en el campo -y que atacan a la fauna por sobrevivencia- son  el resultado de la irresponsabilidad tanto de las autoridades  como de las personas que obtienen estos animales. No se está aplicando la esterilización masiva y tampoco la prohibición de la  venta de perros y gatos. Conseguir uno es muy fácil”, dice Ana Serrano, representante de la Asociación Amor por los Animales Bolivia (Aplab).

Sin el control natal, La Paz y El Alto tienen  miles de perritas dando a luz  a numerosas  camadas. Las crías acaban siendo  vendidas o regaladas, con un alto riesgo del abandono. Esto alimenta la sobrepoblación de perros y crea un excedente que va a dar a las calles, donde se  rompe la relación con los humanos y  prima  el instinto. De estos animales nacen otros que ya no tiene ningún referente del comportamiento de una mascota.

 Normas que no se cumplen

“Esta situación de calle o de campo hace que se vuelvan asilvestrados. La rehabilitación es posible, pero no es nada fácil. Un perrito  que se ha  asilvestrado o que ya nació en esta condición tiene que sobrevivir, y por comida y por hambre opta  por atacar a otros animales. Es un tema de sobrevivencia en la naturaleza”, explica la activista.

Indica que urge que las normas se cumplan. Es urgente que haya un registro de mascotas y un plan de esterilización masiva para los canes tanto en situación de calle como para los que tienen una familia.

Doña Antona Acho no puede evitar llorar a ver a sus  alpaquitas que han quedado heridas tras el ataque. Gimen y lloran cuando  tratan de curar sus lesiones.

“No van a sanar, hay que sacrificarlas”, dice con pesar.  Los daños para varias familias de Milluni son grave y  por eso continúan los rastreos para ver si son sólo perros u otros animales los que atacan  a llamas, alpacas y ovejas.

 

Comunarios piden condiciones para dar resguardo al ganado
Ante los ataques, el concejal  Víctor Contreras,  de El Alto,   visitó  Milluni para conocer la situación de la comunidad. Al llegar se encontró con la preocupación y tristeza de los pobladores que solicitaban condiciones para su ganado.
“Lo primero que hemos visto al llegar es a los animales afectados.  Hay preocupación en la zona porque en  el primer ataque había más de una veintena de camélidos muertos y para el segundo    las  familias afectadas ya llegaban a 10”, indica el concejal Contreras.
Evidenció que no hay establos, corrales enmallados  o luminarias. En sí,  no hay condiciones de resguardo  para el ganado.
“Ésa es una de sus peticiones que debe ser atendida por el ejecutivo.  De seguro que un enmallado podría de alguna manera dar protección a los animales. Indican que necesitan alarmas y cámaras de vigilancia”,   indica Contreras.
Estas últimas  peticiones no sólo mitigarían   los ataques  de los canes sino ayudarían a la seguridad de la región.
Por los testimonios recogidos por el concejal, se sabe que ya algunos comunarios han sido mordidos por estos perros, aunque no en la magnitud de los ataques al ganado.
“Se ha determinado que entre los comunarios saldrán a realizar una captura de los canes. Pero no con la intención de sacrificarlos sino para entregarlos a las instancias  correspondientes y grupos de rescatistas”, añadió el edil.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos