Vecinos de Entre Ríos no ven beneficios en planta de urea

Habitantes de Entre Ríos pasaron de la esperanza a la decepción. Hoy no ven beneficios de la PAU en la generación de empleos ni en el progreso del municipio.
lunes, 20 de septiembre de 2021 · 05:00

María Mena M.  / Cochabamba

Tras una bulliciosa inauguración en 2017, la Planta de Amoniaco y Urea (PAU) se  paralizó  en 2019. El pasado 6 de septiembre, el Gobierno  reanudó las operaciones de la megafactoría  instalada  en el Chapare cochabambino. Los habitantes de Entre Ríos, que pasaron de la esperanza a la decepción por el proyecto, hoy  no ven beneficios directos en la generación de empleos ni el progreso de su municipio.

“A nivel local, Entre Ríos, casi en nada nos beneficia la planta; sólo con fertilizantes que se usan en pocas cantidades para la agricultura. Al momento de la construcción, hubo empleo para muchos del interior, pero una vez que se concluyó no hubo ningún cambio. Ahora, en la capital del municipio, las calles no están asfaltadas, las obras siguen en ejecución y no hay alcantarillado”, dice el vecino  Marcial Claros Córdoba.

Radica en Entre Ríos hace más de 30 años y vio cómo se construyó, inauguró y cerró la planta. “Yo creo que hay decepción, pero no se atreven a decirlo por cuestiones políticas”, apunta Claros desde la región tropical donde está ubicada la planta de amoniaco y urea, que recientemente reanudó operaciones después de casi dos años de paralización.

La construcción del proyecto petroquímico más grande del país comenzó en 2012  en la localidad de Bulo Bulo, en el municipio chapareño  de Entre Ríos. Cinco años después, la planta  fue inaugurada con el objetivo de impactar en la agricultura con la producción de fertilizantes.

Trabajadores  de la Planta de Urea y Amoniaco   en la implementación del proyecto.
Foto: Archivo/ Página Siete

Desde que inició sus operaciones, la megafactoría fue cuestionada por generar pérdidas económicas al Estado debido a  las diversas paralizaciones, sumadas a su ubicación,  además del limitado mercado interno y externo para los fertilizantes.

La última paralización de la PAU fue en diciembre de 2019 y se extendió  hasta principios de este septiembre, lo que generó pérdidas de 428 millones de dólares, según datos del Viceministerio de Comunicación. Se estima que la planta retiró al 84% de sus trabajadores en este tiempo.

Sin trabajo ni esperanza

Carolina M., de 24 años, es militante del Movimiento Al Socialismo (MAS) desde su adolescencia. Recuerda que la noticia de que una “gigante obra” se iba a construir en su municipio le despertó esperanza. Imaginaba que ése sería su primer trabajo y que tendría oportunidades de crecer profesionalmente.

“Todos hablaban de la planta de urea. Con mis amigos y compañeros decíamos que nos íbamos a presentar a la planta para que nos den trabajo. Yo estaba ilusionada”, cuenta Carolina. En 2016 salió bachiller y  luego estudió secretariado ejecutivo en un instituto de Ivirgarzama.

“La gente de acá no tiene muchas opciones para su  preparación profesional. Si alguien quiere salir adelante tiene que irse a estudiar a Cochabamba o Santa Cruz”, explica.

Cuenta  que antes y después de la inauguración de la factoría en Entre Ríos hubo diversas convocatorias para trabajo. Solicitaban, sobre todo, mano de obra masculina; pero ese factor no le impidió   presentar sus papeles pese a la casi nula experiencia laboral que tenía entonces.

“Estaba muy ilusionada  con trabajar en la planta. Me decía que como era un proyecto del MAS, que estaba  en mi municipio, con más razón nos considerarían para los empleos, pero no pasó eso. Yo estaba dispuesta trabajar hasta en la cocina, pero nada.  No conozco a ningún  vecino o amigo que trabaje allí”, afirma. Actualmente, Carolina trabaja en una tienda  y anhela abrir su propio negocio en Santa Cruz. 

El municipio de Entre Ríos  tenía 7.500 habitantes en 2012, según el censo de ese año.
Foto: Municipalidad Entre Ríos

Hubo  demanda temporal

Marcial Claros recuerda que cuando empezó la construcción de la planta de urea,  en  Bulo Bulo hubo   demanda de trabajadores, lo que generó empleo y movimiento en el comercio. Sin embargo, luego de la inauguración en 2017 sólo buscaban profesionales especializados y con experiencia en ingeniería y ramas similares.

“En el momento de la construcción de la planta hubo empleo para muchos de la zona y del interior del país, pero una vez que se terminó no hubo cambios ni progreso en el municipio. Ahora sólo contratan a gente profesional y a extranjeros”, afirma.

Lamenta que en la planta, incluso para trabajos no especializados, prefieran contratar personal de Cochabamba y Santa Cruz antes que gente del municipio de Entre Ríos. “De 10 trabajadores, quizás uno o ninguno del lugar trabaja allí; ni siquiera como obreros o en limpieza”, indica.

Según Claros, algunos habitantes de su municipio no están conformes  con la planta porque no les beneficia. Sin embargo, callan cualquier crítica debido a que es un proyecto del MAS.

“La planta no es del gusto de todos los vecinos. Hay observaciones, no están conformes, pero no lo dicen por el ámbito político para no dañar al Gobierno nacional  y es que pertenecen al instrumento político”, dice.

La Planta de Urea y Amoniaco  de Bulo Bulo está a  286 kilómetros de Cochabamba y a 191 kilómetros de Santa Cruz. La factoría tiene dos entradas. La primera o antigua está una zona poblada, pero alrededor de la segunda, que es la actual vía de acceso, existen pocas viviendas, la más cercana está entre 150 y  200 metros de la petroquímica.

 No hay negocios, tiendas ni pensiones cercanas y la circulación vehicular es casi nula cotidianamente en la zona.

Página Siete se contactó con la presidenta del Concejo Municipal del municipio de Entre Ríos, Marleny Avilés (MAS), para conocer el trabajo de fiscalización y los beneficios que dio la planta a su región. Sin embargo, la concejala después de escuchar  la consulta colgó el  teléfono y no atendió más a las llamadas.

 La megapetroquímica

La Planta de Amoniaco y Urea   demandó una inversión de 953 millones de dólares mediante un crédito del Banco Central de Bolivia. Tiene una capacidad de producción de 700 mil toneladas de fertilizante por año.

Cuando se inauguró, en 2017,  el principal comprador era Brasil con 277.539 toneladas,  seguido de Argentina con 103.725, Paraguay con 27.952, Uruguay con 13.008  y Perú con 4.068. Antes de la paralización de producción, la PAU tenía contratos pendientes con el primer país.

La planta paralizó sus operaciones en noviembre de 2019, después de los conflictos postelectorales  y durante el  gobierno de Jeanine Añez. 

La Dirección de Desarrollo Industrial, Energía e Hidrocarburos de la Gobernación de Cochabamba, con base en inspecciones e información facilitada por YPFB, estableció en un informe:

“En los meses de noviembre y diciembre de 2019 se  realizó un paro programado por saldos críticos de químicos en stock de la planta y almacén de urea, que estaban al límite de su capacidad debido a los conflictos. Una vez solucionados estos factores externos se procedió a cumplir con los requerimientos de despacho de urea acorde a lo almacenado”.

Sin embargo -añade el reporte-   no se iniciaron las operaciones debido a que cayeron los procesos de contratación de suministro de urea formaldehido químico, un componente  importante para la producción del fertilizante y por el cambio de personal en la administración. Durante ese tiempo, la PAU retiró al 84% de sus trabajadores y  dejó de abastecer a los mercados nacionales e internacionales. El 6 de septiembre pasado, el presidente Luis Arce reinició las operaciones de la PAU y aseguró que la paralización generó un daño de 428 millones de dólares y que su reactivación demandó 53 millones de dólares.

“Yo creo que hay decepción entre los habitantes de Entre Ríos, pero no se atreven a decirlo por cuestiones políticas”.

Marcial Claros

428 MM

de dólares de pérdida significó la paralización de casi dos años de la Planta de Amoniaco y Urea, según información del Gobierno.

“Ya hay gente que está estudiando. Para entrar a la planta se necesita  experiencia;  allí no es para aprender, sino para trabajar”.

Elmer Rojas, alcalde

PAU no paga tributos al municipio de Entre Ríos 

Elmer Rojas Mercado, alcalde  de Entre Ríos, asegura que la Planta de Amoniaco y Urea brinda empleos pero a profesionales. La planta no paga  impuestos al municipio porque se encuentra en un “período de gracia”. 

“Es que algunos compañeros no tienen formación académica (y por eso) no han logrado entrar a la Planta de Amoniaco y Urea. Entendemos que no todos pueden ingresar porque no tienen formación académica”, asegura.

Ante la carencia de profesionales capacitados en el Chapare, Rojas indica que se precisan universidades y/o institutos de formación técnica para  que los habitantes de esa región pueden acceder a un cargo en la factoría.

“Ya hay gente que está estudiando ingeniería en petroquímica en otros departamentos, pero se requiere tiempo para que salgan. Además, para entrar a la planta también necesitan  experiencia porque allí no es para aprender, sino para trabajar”, dice Rojas  y añade que desconoce el número de “lugareños” que consiguieron un puesto en la factoría.

Según datos del Viceministerio de Comunicación, con la reactivación de la PAU se generarán 500 empleos y 240 personas recuperarán su trabajo. Además, el 90% de los trabajadores son bolivianos.

“Hemos sugerido a los servidores de YPFB que recontraten a personas que anteriormente estaban trabajando porque ya tenían experiencia”, añade el Alcalde.

Para Rojas, Entre Ríos es el municipio de mayor crecimiento en infraestructura, urbanización y población  del Chapare, y dice que la PAU aportó en ese desarrollo. Sin embargo, admite que a la fecha la megaobra no aporta con impuestos porque se encuentra  en un “período de gracia”.

Los principales ingresos que capta el municipio provienen de impuestos a los bienes inmuebles y a las empresas  de YPFB que operan en esa región como: YPFB Chaco, la termoeléctrica Valle Hermoso, Ende Andina y otras.

Limber Cossío, alcalde de Puerto Villarroel - municipio vecino de Entre Ríos- está convencido de que la PAU beneficia al Chapare porque genera movimiento de transporte, de turismo y de comercio. “La planta está dando dinamismo económico” al trópico cochabambino, sostiene.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos