Carvajal revitaliza la XI Marcha y en el MAS ven intento de golpe

Los indígenas analizan aplazar la llegada a Santa Cruz para el 28 de septiembre y ya no este 24, como se había anunciado al inicio de la travesía en Trinidad.
miércoles, 22 de septiembre de 2021 · 05:00

Jorge H. Quispe C.  / La Paz

La octogenaria activista de Derechos Humanos, Amparo Carvajal, apoyada en un bastón, se sumó ayer a la XI Marcha Indígena y revitalizó  la columna en la que mujeres, niños y ancianos se dirigen a Santa Cruz para protestar contra el avasallamiento de sus territorios. En el MAS consideran que la movilización busca un “golpe de Estado”.

“Es una pena que esta gente tan sencilla y tan humilde tenga que marchar para reclamar lo que es justo constitucionalmente y que les pertenece, como es el derecho a la tierra”, sostuvo la activista de 82 años desde la comunidad Los Troncos, a 241 kilómetros de  Santa Cruz. 

Carvajal llegó el lunes a la capital cruceña y luego se dirigió a Los Troncos, donde ayer los indígenas realizaban un cabildo. La presidenta de la Asamblea Permanente de Derechos Humanos de Bolivia (Apdhb) se incorporó a la columna de 300 indígenas que salieron el 24 de agosto desde Trinidad. En agosto de 2011, Carvajal también participó de la marcha en contra de la carretera por el Tipnis (Territorio Indígena Nacional Parque Isiboro Sécure).

“Estamos con ellos para defender sus derechos”, aseguró la activista con  ejemplares  de la Constitución Política del Estado y la Carta Universal de los Derechos Humanos en la mano.

“Estamos contentos con la llegada de Amparito, una defensora de los humildes y nos da mucha fuerza que ella esté con nosotros”, contó a Fides la dirigente Nazareth Flores.

Mujeres  marchan con niños y además preparan la comida.

Diputado masista

Mientras la columna descansaba ayer en Los Troncos, dentro del municipio de Cuatro Cañadas, un asiento del Movimiento Al Socialismo (MAS), por el cual también deberán atravesar, desde Beni el diputado masista Limbert Herbas apuntó que la marcha busca desestabilizar al actual Gobierno.

“Comandan una marcha que solamente tiene un tinte político y que busca  convulsionar nuestro país. No nos olvidemos cómo empezó el ‘golpe de Estado’ ¿No salieron un grupo de indígenas marchando?”, preguntó. 

Desde la columna el dirigente de la marcha Marcial Fabricano,  que también dirigió la protesta de 1990, sostuvo que aún está en elaboración el pliego que presentarán al Gobierno una vez que lleguen a Santa Cruz, pero aseguró que no renunciarán a su territorio y sus derechos.

Evalúan aplazar llegada

En el día 27 de la marcha, los caminantes evalúan aplazar la llegada de la columna indígena a la ciudad de Santa Cruz. Cuando la movilización se inició el 24 de agosto se definió arriba a la capital cruceña el 24 de septiembre, sin embargo, ello está en duda.

“Es posible que lleguemos el 28, pero aún no se definió”, dijo anoche Adolfo Chávez, dirigente takana, que el 2011 lideró la marcha a La Paz y que ahora acompaña también la movilización. El Gobierno maneja la versión de que hay una conexión entre los cívicos y la marcha, y que por ello pretenden arribar el 24, el día de la efemérides departamental cruceña. Un extremo que Chávez rechazó.

Y mientras la marcha se aproxima a Santa Cruz, un primer grupo de unos 200 indígenas de San José de Chiquitos arribaron ayer a esa capital. Ellos partieron desde San José de Chiquitos hace 19 días y ahora esperarán a la columna principal de la marcha.

 

“Es una pena que esta gente tan sencilla y tan humilde tenga que marchar para reclamar lo que es justo constitucionalmente”.

 Amparo Carvajal, activista

 

241 kilómetros

aún deben recorrer los marchistas para llegar a la ciudad de Santa Cruz.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos