Viviana quedó en estado vegetal por la brutal golpiza de su esposo

Hace cinco meses, la víctima fue agredida brutalmente por su pareja Rubén Callata. Él está con detención preventiva por seis meses, pero busca salir en libertad el próximo mes.
viernes, 24 de septiembre de 2021 · 05:00

Verónica Zapana S.  / La Paz

Desde  hace cinco meses, Viviana Mallque, de 28 años, quedó en estado vegetal permanente porque fue brutalmente golpeada por su esposo, Rubén Callata. La víctima se encuentra  internada en el Hospital de Clínicas de la ciudad de La Paz.

 “Sólo mueve los ojos  y derrama lágrimas, quizá porque quiere ver a sus  dos hijos. No los ve desde que fue internada, no pueden visitarla”, contó a Página Siete  Silvia, hermana de Viviana.

La familiar  aseguró que la mamá de Viviana se hace cargo de los dos niños, uno tiene cinco años y el otro cumplió siete.  La abuela no tiene  dinero para solventar los gastos del hospital y de los pequeños. Por esa razón,  pide ayuda a  la población.

“Mi mamá tiene 58 años, se encarga ahora de mis sobrinos y los lleva a la escuela para que  pasen clases semipresenciales. Está comprando también los  útiles, aunque no pudo adquirir  el celular para las clases virtuales porque no tenemos dinero”, lamentó Silvia.

Viviana era una joven llena de vida. “Ella era alegre, reilona y llena de energía, pero desde que se  enamoró de  Rubén, todo  cambió”, relató su hermana. La joven madre se alejó de su familia, ya no visitaba a sus papás y se volvió muy callada. “Ya no me contaba sus cosas”, dijo.

Silvia recordó que una vez su mamá fue testigo de la agresividad del esposo de Viviana.  El hombre fue donde estaba la joven madre y entre gritos sacó a la víctima de la casa de sus papás.

Contó que su mamá estaba preocupada porque presentía que algo no estaba bien en el  hogar de su hija.  “¿No le habrá pegado?, se preguntaba mi mamá. Por eso  fui a su casa. Ahí él  me abrió la  puerta y yo le dije ‘qué pasó, ¿por qué la sacaste de esa manera de la casa de mis papás?’ y ‘¿no le habrás pegado, no?’. Y él me  respondió: ‘Ah, hay que educar,  pues’. Así me ha dicho”, relató  Silvia.

Ella aseguró que se enojó y respondió al agresor: “¿Qué te pasa? Quiero ver a mi hermana”.   “Mi hermanita salió  con los ojos llorosos y no me dijo nada porque estaba delante de él”, dijo. Recordó que ese día, el hombre pidió a Viviana que volviera a  entrar rápido a su casa porque él tenía que salir. “Me tuve que ir”, dijo Silvia y se puso a llorar al asegurar que esa fue   la última vez que vio  caminando a su hermana.

Pese a que Silvia se fue a los Yungas para trabajar,  llamaba y escribía constantemente a su hermana, pero Viviana ya no  respondía. “En una de esas, ella me llamó y me dijo:  ‘hermana,  ya no te voy a contestar, mi esposo me  quitó  el celular, ya no tengo. Tal vez algún día me compre otro’. Me dejó  preocupada”, indicó.

Pocos días después, el 10 de mayo, María, la mamá de Viviana, recibió una llamada del primo de su esposo,  quien le indicó:  “Tu hija está inconsciente, está  botada y  está mal”.

La mamá y la hermana se trasladaron a  la zona San Roque de El Alto, donde encontraron a Viviana ensangrentada y  tendida en el suelo. Vieron además que la camisa de su esposo   estaba  manchada de sangre. “Ella estaba inconsciente. Y todavía el hombre nos dijo:  ‘Está borracha,  está intoxicada’”. Añadió  que el agresor se oponía al traslado de la víctima a un hospital.

Pese a esa negativa, Viviana fue trasladada al Hospital  Santa Laura. Por la gravedad de las lesiones, fue derivada a  una clínica de El Alto. Ahora está internada en el Hospital de Clínicas.

“No mueve nada de su cuerpo, sólo llora, quizá me quiere decir algo, quizá le duele algo, o extraña a sus hijitos. No sabemos”, aseguró Silvia.

El neurólogo  Luis Rodríguez  contó  que Viviana tiene un diagnóstico vegetativo permanente, es decir que su salud no mejorará. “Es una paciente que necesita bastante apoyo, en especial por la parte alimentaria, cuidados básicos y movilización”, dijo el especialista, según la red ATB.

El médico  explicó que la paciente “se alimenta a través de un tubo de gastrostomía y su preparación es especial”. “Es una alimentación suplementaria que no cubre el SUS (Sistema Único de Salud)”, dijo Rodríguez y agregó que hay otras curaciones y algunos medicamentos que no  podrá  cubrir el SUS.

Silvia contó  que para adquirir esos alimentos especiales, se  necesita por día  entre 500 y 700 bolivianos. “Quisiera que nos ayude la gente,  por favor. No sabemos de dónde sacar”, indicó.

Relató que su mamá -quien antes tenía un puesto de venta de ropa de niños- ahora cuida a los dos hijos de Viviana.

Además, con Silvia, se turna  para  visitar a Viviana y deben bajar desde la zona San Roque de El Alto hasta Miraflores de La Paz.

“Ya no tenemos nada. Mi mamá gastó todo su dinero. No tenemos alimentos, ropa para los niños”, dijo Silvia, quien debe retornar a los Yungas para trabajar   y ayudar  a su familia. Rubén fue enviado a la cárcel de San Pedro con detención preventiva y se teme que él salga en libertad. “Ahora él quiere salir de la cárcel. Su familia está haciendo todo para sacarlo de ahí”, lamentó Silvia.

La  solidaridad

  • Material escolar  La familia de Viviana necesita toda clase de ayuda,  desde material escolar y  un celular para las clases virtuales de los  niños hasta alimentos.
  • Cuenta  Los ciudadanos  que quieran ayudar a la familia de la víctima  pueden  brindar su colaboración a la cuenta 10000041720158 del Banco Unión, que  está a nombre de Silvia Nieves Mallque.
  • Celular  Las personas que quieran ayudar con alimentos, ropa  y productos de limpieza, entre otros productos,  pueden llamar al número de celular  67882334.

 

“Ya no tenemos nada. Mi mamá gastó todo su dinero. No tenemos alimentos, ropa para los niños”.

Silvia, hermana de Viviana  de  28 años

 .

“Es una paciente que necesita bastante apoyo, en especial por la parte alimentaria, cuidados básicos y movilización”.

 Luis Rodríguez, médico

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos