«Jesús» es un atractivo turístico en Beni, el caimán «atiende a su amo» cuando lo llama a comer (VIDEO)

El animal mide aproximadamente cuatro metros de largo.
sábado, 4 de septiembre de 2021 · 21:07

Página Siete Digital

Jesús, un caimán de unos cuatro metros de largo, se ha convertido en un atractivo turístico en la localidad Las Pampas del municipio de Santa Ana de Yacuma, Beni. Los lugareños, en canoas o pequeñas embarcaciones a motor, llevan a los "paisanos de la ciudad" hasta el lugar donde mora el reptil.

Según un video fue grabado por personas que estaban en el lugar y fue difundido por el programa Elay Diario Digital Riberalteño, una embarcación vapor llega hasta cerca de la orilla y apaga los motores. Entonces se oye el llamado: "¡Jesús!", "¡Jesús!, venga pa acá". En las aguas turbias del río no hay señales del animal. 

"Por aquí tiene su cueva" les dice el barquero, que vuelve a llamarlo por su nombre, una, dos, tres veces. Hasta que una niña comienza a llorar, y el conductor de la embarcación les pide silencio y que no se muevan. "Si lloras, va a venir tras nosotros", le dice una mujer, probablemente su madre, y así logra silenciarla.

Entonces, se ve a un hombre en la orilla que llama al caimán: "¡Jesús!, venga", "venga", le dice y de pronto se lo ve llevar, nadando en el agua turbia. El hombre comienza a sacar alimento de una bolsa y se la va arrojando de a poco, luego se acerca y le acaricia la gruesa cola cubierta de escamas.

Jesús se queda quieto esperando que se le proporcione comida y cuando el hombre que lo alimenta saca comida, él no hace ningún movimiento brusco que haga pensar en que el humano corre peligro.

Vuelve a darle alimento, camina el torno al caimán, se aleja, deja la bolsa y vuelve con las manos vacías y le palmotea la cola y la levanta con ambas manos.

El reptil se queda quieto en la arena y permanece recostado en ella. El hombre de la orilla, coge un palo y trata de volver a Jesús al agua, pero es disuadido por los turistas. "Déjelo", "no le hagas", "todos los animales tiene un riesgo". 

El barquero prende el motor y mientras lo hace, Jesús vuelve a zambullirse en el agua y se dirige a una canoa, que ha atracado en la orilla, con unas 12 personas a bordo, entre tripulantes y viajeros, que también quieren ver el espectáculo.

También puede leer: Muere una urina víctima de las quemas en el parque Ñembi Guasu (VIDEO)

Luego el hombre lo vuelve a llamar a la orilla por su nombre para que el animal pueda comer una vez más.

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

Más de