Choferes imponen su ley en El Alto: fijan rutas y precios y multiplican trameajes

Los conductores de todas las líneas de transporte sindicalizado dividieron sus rutas. Los vecinos deben tomar entre dos y hasta tres vehículos para llegar a su destino. En la noche, la situación se agrava por los robos.
domingo, 5 de septiembre de 2021 · 05:18

Luis Escobar  / El Alto

Si vive en la zona de Mercedario,  deberá tomar tres minibuses para llegar hasta la Ceja de la ciudad  El Alto. En la noche, la travesía se complica más y tendrá que correr  para encontrar un asiento y pagar el precio que impone el conductor. Los choferes de minibuses dividieron las rutas para sacar más rentabilidad  y crearon, al menos, seis puntos de “trameaje” para cualquier destino en esta urbe.

Y es que en El Alto, los choferes  de servicio público imponen su propia ley: definen  las    rutas,  los  precios de los pasajes   y  todos los puntos de trameaje. La dirigencia indicó que los vecinos ya saben cómo funciona el sistema. 

Entre los principales puntos de trameaje  que crearon los choferes están la plaza Ballivián, la ex tranca Río Seco, la ex tranca Senkata, el cruce Villa Adela, el cruce Ventilla y la final avenida Cochabamba.

Una de las  calles que se encuentran cerca de la Ceja.

“No se puede abordar un minibús desde Mercedario hasta la Ceja de forma directa. Primero se debe tomar un minibús hasta el Cruce de Villas, luego un segundo vehículo para ir  hasta la   línea Morada del teleférico, pero aún  muy lejos de la Ceja. Así que deben subir a un tercer vehículo”,  dijo uno de los vecinos que todos los días  hace este viaje para descender a la ciudad de La Paz. “En total debo gastar entre cinco a seis bolivianos para llegar a mi trabajo”, dijo.

La situación es tan conflictiva en El Alto que ya no se puede llegar a un barrio de forma directa.  Los ciudadanos que vienen desde Ventilla no llegan a la Ceja de forma directa. Primero deben tomar un minibús hasta Senkata, luego un segundo hasta la Ceja y  todo el viaje les demora alrededor de 45 minutos. Incluso, los vecinos que viven de Ventilla “más adentro”  deben esperar horas por un tercer auto o al final tratar de conseguir un taxi.

Lo propio sucede desde el barrio Primero de Mayo. Los minibuses  llegan hasta la línea Morada del teleférico que se encuentra  a 20 cuadras de la Ceja. Y los pasajeros  deben tomar otro motorizado para  llegar a la Ceja.

Para los que viven  en Alto Lima o Río Seco,  los minibuses  llegan hasta la extranca de Río Seco y los pasajeros esperan otro  vehículo para trasladarse  hasta la Ceja.  “Antes, desde  Alto Lima teníamos un minibús que iba directo hasta la Ceja, pero ahora los vehículos  nos  dejan en la plaza Ballivián,  donde comienza la feria. De ahí  debemos  tomar otro  auto  para ir a la Ceja. En la vuelta pasa lo mismo”, dijo otro de los vecinos.

La situación se agrava en las noches porque el costo de pasaje sube a dos bolivianos y la cantidad de minibuses disminuye considerablemente. Hay zonas donde se reduce el transporte público y los vecinos deben atravesar una odisea para volver  a sus casas. Los que viven en Villa Ingenio o cerca del estadio Cosmos 79  deben tomar un minibús desde la Ceja hasta Río Seco, luego deben caminar a  pie  hasta sus domicilios.

Pasa lo mismo en las calles 2 y 3. En la noche, los vecinos corren detrás de  un minibús y en ese momento, muchos son víctimas de robos.

De la  Ceja,  minibuses van hasta el otro punto de trameaje.

Amanda C., una  comerciante, contó que  todos los días  debe llevar y traer la mercadería de su puesto de golosinas de la Ceja.  Recordó que hace  ocho años el trameaje sólo ocurría  por la noche.

“Ahora ya es todo el día y no hay control. El trameaje está en todo lado y  para cualquier zona.  Los minibuses deberían llegar hasta sus paradas,  pero la Alcaldía hace tiempo que dejó de  realizar  sus operativos de control  y nadie dice nada. Antes los Wayna Buses ayudaban, pero   debíamos llegar  hasta sus paradas”, explicó.

El Alto recibió 60 buses ediles. En la  actualidad,  13  están  en operación y  el resto está en mantenimiento. La Alcaldía alteña necesita  1,5 millones de bolivianos para  reponer los vehículos.  Al tener una cantidad mínima de buses,  la comuna suspendió el servicio de transporte público y los motorizados que sobraron  se utilizan  para la campaña de   vacunación  y los tours turísticos.

¿Qué dicen los conductores del servicio público respecto a las quejas de los vecinos? El secretario ejecutivo de la Federación Andina de Choferes de El Alto, Víctor Tarqui, dijo a Página Siete   que “en la ciudad de El Alto,  el pasaje es por tramos, corto, largo y extralargo”.  “No es una situación que los usuarios se estén extrañando o sea  (un tema) desconocido”, dijo el dirigente.

Uno de los choferes que presta el servicio hasta la línea  Morada del teleférico  indicó  que   los trameajes se fueron ampliando por el bajo costo de los pasajes. “Ese boliviano o 1,5 que pagan las personas no justifica  los costos de operación que nosotros debemos invertir para trabajar. Tampoco podemos subir el pasaje”, aseguró. 

Otro de los conductores, que hace la misma ruta,  advirtió que la mayor cantidad de pasajeros se concentran en las extrancas. “Son pocas las personas que hacen uso del servicio en la ruta completa o que llegan hasta la Ceja”, afirmó.

Para conocer qué proyectos o planes tiene la comuna para resolver el problema del transporte en la urbe alteña, Página Siete intentó comunicarse con la Secretaría de Movilidad Urbana de la Alcaldía alteña, pero no recibió respuesta.

En 2015, el entonces alcalde Édgar Patana encargó  un   estudio sobre costos de operación y de pasajes en los tramos corto, largo y extralargo,  tal como mencionó el dirigente Tarqui.

Ese estudio estableció una tarifa de tramo corto (1,20 bolivianos) y largo (1,80 bolivianos); la Fejuve alteña paralizó esas sugerencias de  incremento de los pasajes.

El “tramo corto” se refiere a la mancha urbana:   avenida Bolivia, cruce Villa Adela, Plaza de la Cruz, lugares cerca del aeropuerto internacional, el puente Río Seco, el complejo, Ballivián y Ciudad Satélite.

El “tramo largo” va hasta la carretera a Copacabana, exparada 8, carretera a Viacha, zona San Martín, puente Vela y la carretera a Laja hasta el sector conocido como “Casa amarilla”.

 

Los  procesos
  • Urbe La alcaldesa Eva Copa informó que se están llevando adelante las auditorías mediante la Dirección de Movilidad Urbana juntamente con la secretaría correspondiente para empezar con los procesos a las exautoridades que permitieron el deterioro e inutilización de los buses municipales.
  • Uso En la actualidad quedan 13 buses ediles en operaciones. De este número,  10 se dedican a la vacunación contra  la  covid. Los  restantes tres son empleados para paseos turísticos los fines de semana.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

2
17