Santa Cruz: explosión de covid empeora por la pugna política

En plena escalada de casos de covid, no hay coordinación entre la Alcaldía cruceña, la Gobernación y el Ministerio de Salud para la vacunación. Falta personal médico.
lunes, 10 de enero de 2022 · 05:18

Malkya Tudela / Santa Cruz

La masiva asistencia de la población a los puestos de vacunación en la capital cruceña superó la previsión de las autoridades en la primera semana de enero. En plena escalada de casos, la atención en los centros médicos se vio mermada por la falta de contratos de personal y una sutil pugna política que atraviesa la gestión de salud.

El anuncio del Gobierno de suspender hasta el 26 de enero la obligatoriedad de portar el carnet de vacunación tuvo el antecedente de desorden, desinformación y falta de planificación en los puestos de vacunación y de toma de pruebas en el municipio de Santa Cruz de la Sierra.

Los números en la región son alarmantes en la semana 14 de contagio en la cuarta ola: 21.122 casos, si se comparan con los 3.260 de la tercera y los 564 de la primera. La segunda ola llegó sólo hasta la décima semana.

Quejas y desorganización

Aglomeraciones en el ingreso al punto de la Fexpocruz.
Foto: Malkya Tudela / Página Siete

La Fexpocruz fue uno de los centros de vacunación con más aglomeración en la capital oriental. Cada mañana, centenares de personas acuden en busca de la primera, segunda o tercera dosis, o citados con fecha fija para la segunda vacuna de sus hijos.  

Estefanía Mendoza fue el lunes y martes, atravesando  la ciudad desde la Villa Primero de Mayo. Le dijeron que debía acudir al mismo lugar donde su pequeña recibió la primera dosis. 

“Ayer me vine a las 10 de la mañana y no pude entrar, a las 13:30 entraron los últimos. No nos dieron explicación, no dan información, no dan prioridad a los niños. Ayer mi hija se vino con solera y está toda quemada, llegó a la casa con fiebre. Si uno no pelea, no le atienden acá”, dijo Mendoza, a punto de ingresar a las 11:00  al recinto, luego de seis horas de espera.

Desde ese día, la atención se extendió hasta las 21:00. En la Fexpocruz se vacunó a 3.000 personas por jornada hasta el miércoles. La Gobernación anunció que con la ampliación de horarios y personal se prevé llegar a 6.000 y en todo el departamento a superar las 20.000 personas por día.

La Gobernación calcula que hay  2,9 millones de personas en edad de ser vacunadas en el departamento de Santa Cruz. El secretario departamental de Desarrollo Humano, Fernando Pacheco, dijo que hasta el momento se ha logrado vacunar a 1,5 millones con el cuadro completo: primera y segunda dosis.

Pidiendo perdón

La pugna política de baja intensidad  atraviesa la gestión de la pandemia y de la vacunación en Santa Cruz. El miércoles, el secretario de Desarrollo Humano de la Gobernación, Fernando Pacheco, pidió perdón a la población por la lentitud en la vacunación debido al sistema informático que depende del nivel nacional.

La noche anterior, el Ministro de Salud, Jeyson Auza, se reunió con los alcaldes del Norte Integrado para evaluar la situación del Hospital Óscar Urenda de Montero, cerrado a pesar de contar con una infraestructura acabada. La Gobernación no había sido invitada al encuentro a pesar de que el nosocomio es de tercer nivel.

Pacheco logró colarse en el encuentro y ubicarse en la testera: “Aunque no fui invitado, entré a la reunión donde el ministro anunció públicamente que nos iba a hacer la invitación para el día jueves, a mi persona y al Gobernador, para tocar temas de salud y también (del Hospital) de Montero”, dijo.

Pacheco también anunció una invitación al Ministro para  la reunión del COED (Comité de Operaciones de Emergencia Departamental) el mismo día. Pero Auza no estuvo en Santa Cruz el jueves y la invitación a la Gobernación llegó por la mañana para un encuentro fijado  por la tarde en La Paz. 

A diferencia del gobierno departamental, que no puede concretar una reunión con el Ministerio de Salud, el secretario de Salud del Gobierno Municipal, Roberto Vargas, tuvo por lo menos tres encuentros en la semana con funcionarios del nivel central encabezados por el director nacional de Epidemiología, Freddy Armijo.

“El domingo tuvimos contacto con el Ministro de Salud, pedimos apoyo de recursos humanos. Estamos teniendo respuesta. Ahorita estamos viendo cómo vamos a hacer la contención y vacunación”, dijo Vargas el pasado miércoles.

Ese mismo día acordaron con el Ministerio de Salud “la habilitación de cuatro puntos de diagnóstico y vacunación en las subalcaldías de los distritos 3, 7, 8 y 14 (Red de Salud Este). Allí se  registra un alto índice de contagios de covid y menor cantidad de vacunados (40 %)”.

“Son 198 médicos y 32 ambulancias que van a brindar el apoyo para fortalecer el diagnóstico y vacunación”, dijo el edil.

Contratos sin renovar

Mientras Vargas daba ese anuncio, decenas de funcionarias de salud hacían vigilia en el ingreso a la Quinta Municipal, demandando su recontratación, pues cesaron sus labores el 31 de diciembre. Las afectadas, la mayoría de ellas enfermeras, protagonizaron breves bloqueos de calles  toda la semana.

Enfermeras en vigilia pidiendo recontratación en el ingreso a la Quinta Municipal cruceña.
Foto: Malkya Tudela/ Página Siete

En plena escalada de casos de covid, la atención a los enfermos  se afronta en los centros de salud y hospitales municipales diezmados por ausencia de personal de salud. Según el Colegio Médico cruceño, 1.385 galenos y salubristas se contagiaron  y muchos otros cesaron en sus funciones.

Los contratos de médicos, enfermeras, técnicos, laboratoristas y auxiliares suelen renovarse antes de fin de año, según relatan, pero en la primera semana de 2022 no concretaron las recontrataciones.

El director del Hospital Francés, Javier Herrera Parra, explicó que de 478 funcionarios del personal médico, 92 tienen baja por covid y a alrededor de 80 no renovaron sus contratos para este año. En síntesis, el nosocomio está sin el 35 % del personal.

“De nada sirve que hagamos un plan de contingencia si no tenemos personal para distribuir (tareas). En consulta externa estamos atendiendo al 50%. Hemos tenido que cerrar algunas especialidades, por ejemplo, medicina interna, para que se vaya a cubrir las bajas de médicos en emergencias… No queremos cerrar la atención de consulta externa por completo porque hay demanda de pacientes que no son covid”, dijo Herrera.

El personal del Hospital Francés, “que aún queda en pie puede ir poco a poco bajando sus defensas y en cualquier momento estar de baja”, explicó.

“La parte administrativa ha firmado contrato, pero las enfermeras que trabajamos las 24 horas, no. En el Hospital Francés, anoche tenían una licenciada (en enfermería) para cuatro pacientes intubados. Hoy no tengo personal para terapia intensiva… Me dicen que reestructure y deje los espacios vacíos, eso es un atentado a la salud”, explicó María del Carmen Requena, jefe de enfermeras del nosocomio, que tiene ítem del TGN. Entre las enfermeras cesantes están personas con hasta 10 años de antigüedad.

César Quisbert, jefe de Enfermería del Hospital Villa Primero de Mayo, explicó: “Tenemos casi 50 (personas) entre auxiliares y licenciadas con baja médica, pero los contratos no han salido y el personal no está yendo a trabajar. Entre el 25% a 30% ya firmaron contrato, estamos tratando de hacerles cubrir turnos de las personas con baja (médica)”.

El secretario de Salud del municipio, Roberto Vargas, aseguró que el problema se solucionará en los siguientes días porque el 85 % del personal ha firmado contrato, pero hay una demora con el 15%. “Queremos que el personal que vaya a trabajar esté comprometido con el sistema de salud”, dijo.

¿Cómo se evalúa ese compromiso? El funcionario explicó que “cada director y subdirector ha presentado listas de personas que cumplen horario y no llegan atrasadas, montón de cosas que han valorado, en base a eso han mandado lista de personas que no cumplen”.


Sedes: No entendemos, las estrategias estaban hechas
 
Largas esperas y extensas filas en los puntos de vacunación soportaron miles de personas en Santa Cruz. Los ciudadanos se quejan por la desorganización.

Después de protestas por la falta de coordinación en la vacunación los primeros días, el miércoles, las personas se autoorganizaron.

Sandra Torres llegó a las 5:30 con sus tres hijos desde Villa Mercedes a la Fexpocruz y se formó en la primera columna que vio. Obtuvo la ficha 103, escrita en su antebrazo por otra persona de la fila que a su vez tenía el número 12. No le sirvió de nada pues tuvo que cambiarse a las columnas de niños (para 5 a 11 años y para 12 a 18 años). Vio comenzar la atención a las 8:30 y salió con sus hijos vacunados con su segunda dosis a las 11:30.

“Adentro tardamos dos horas por llenar los formularios, el sistema se cae y es lento”, dijo antes de abandonar el lugar, satisfecha porque en ese lapso logró para ella también la tercera dosis.

A medida que las personas se acercan a la puerta de la Fexpocruz forman hacinamiento, al que contribuye  gran cantidad de comerciantes y vendedores de servicios (impresiones de carnet, plastificadores, músicos, etc.). 

No hay policías o guardias ediles que pongan orden. La situación es tensa y de rato en rato afloran los abucheos mutuos entre las filas y contra ocasionales coladores.

“Hemos puesto orden con el personal de seguridad ciudadana, pero ahora estamos pidiendo apoyo a la Policía”, dijo el secretario  de Desarrollo Humano de la Gobernación, Fernando Pacheco, el miércoles. Añadió que solicitaron presencia de la Defensoría de la Niñez  para que vele por un trato diferenciado y justo a los menores.

Los funcionarios de la Gobernación apenas salen a dar información, lo que genera más molestia entre los usuarios. Pacheco comentó que el personal ha recibido agresiones y por eso optó por no salir de los recintos.

Para el director del Sedes, Erwin Viruez, la presencia policial en los centros de vacunación debería ser una obligación.  No obstante, los conflictos se repiten en otros centros  como el Elvira Wunderlich, donde algunos reservan puesto una noche antes.

“Estoy desde las 19:00, el primero de la fila estaba a las 16:00. No es posible que otra gente que llega la mañana siguiente quiera entrar. Yo vengo por mi primera dosis. No vine antes por dejado, tiempo no tengo. Es que ya me enfermé y tuve miedo, así que me vacuno nomás”, dijo Roberto Pedraza, de 34 años.

La gente que busca la primera dosis prefiere no responder sobre su opción de vacunarse a estas alturas, apelan a la falta de tiempo y admiten su negligencia: “Me he dejado yo. Tal vez van a pedir carnet más adelante”, dijo David, de 44 años.

Viruez asegura que no se explican la saturación: “No podemos entender qué ha pasado, cuando todas las estrategias están diseñadas para dar más puntos de vacunación: más de 42 en la ciudad y 290 en las provincias; además de brigadas”, dijo.
Protestas del personal de salud por recontrataciones.
Foto: Malkia Tudela/ Santa Cruz

 

No nos dan información, no dan prioridad a los niños. Si uno no pelea, no le atienden acá

Estefanía Mendoza, cuidadana

No tengo personal para terapia intensiva… Me dicen que reestructure, pero eso es un atentado a la salud

María Requena, enfermera

De nada sirve que hagamos un plan de contingencia si no tenemos personal de salud para dar la atención

Javier Herrera, médico

 

2,9 MM
DE CRUCEÑOS
están en edad para ser vacunados,
de acuerdo a la Gobernación de Santa Cruz.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos