El boliviano Luis Flores, que perdió a sus hijas en Italia: “Las palabras del papa Francisco me dieron paz”

Él y su esposa, María Chévez, se encontraron con el Sumo Pontífice, quien les dio su pésame y se sintió muy conmovido por la muerte de sus hijas. “(Él) estaba interesado en conocernos”, dijo a Página Siete.
domingo, 23 de enero de 2022 · 05:00

Anahí Cazas / La Paz

“El papa Francisco trató de calmar el llanto de mi esposa y entendió mi situación”, contó el periodista boliviano Luis Flores, mientras recordaba el encuentro que tuvo con el Sumo Pontífice en el Vaticano. “Vio en nuestros rostros el dolor que sentimos”, dijo.

Para Flores, este dolor es intenso, permanente e indescriptible. Todo comenzó el 19 de diciembre del año pasado. Ese día él y su esposa, María Chévez, perdieron a sus dos hijas, Antonella y Lorena, en un terrible accidente de tránsito en la ciudad de Roma (Italia).

Lorena y Antonella murieron en un accidente de tránsito.
Foto: Sentir Latino

“El papa Francisco estaba interesado en conocernos porque  hemos perdido a nuestras niñas”, contó Flores, en una entrevista con Página Siete. 

Un mes después de la tragedia, el miércoles 19 de enero, el papa Francisco saludó al final de la audiencia (la homilía) a la pareja Flores y Chévez. Les dio el pésame, les dio una bendición y les ofreció unas palabras que se convirtieron en una señal de esperanza para encontrar paz.

La pareja recibe la bendición del papa Francisco.
Foto: Sentir Latino

La cita se concretó gracias al embajador de la República de Colombia en la Santa Sede, Jorge Mario Eatman. “Él tuvo la iniciativa para que este encuentro se lleve adelante porque toda la ciudad de Roma quedó conmocionada por la situación de mis dos niñas”, relató el periodista que vive en Italia hace casi 30 años.

“Una tenía 23 años y otra 19 años. Eran estudiantes de la Universidad Sapienza, de Roma, una con una laura ya conseguida y la otra ya iniciada. Eran hijas de un boliviano y una ciudadana ecuatoriana, nacidas y crecidas en Roma. Eran todo nuestro patrimonio y las hemos perdido en un accidente de tránsito”. Con esas palabras, Flores relató cómo eran sus niñas o sus muchachas, palabras que usa para llamar a sus dos hijas,  Antonella y Lorena.

Luis Flores junto a sus hijas, Antonella y Lorena.
Foto: Sentir Latino

El accidente conmocionó a la comunidad latinoamericana en Roma porque la pareja Flores y Chévez -él oriundo de Bolivia y ella de Ecuador- es muy conocida, en especial por la actividad del papá, quien también es presidente de la Asociación Sentir Latino. La familia vive 28 años  en el barrio de Centocelle.

María Chévez y Luis Flores llevaron las fotos de sus hijas.
Foto: Sentir Latino

Para su encuentro con el Pontífice, Flores y Chévez sujetaban los  tesoros más importantes para recordar a sus hijas. “Hemos llevado las fotos de nuestras muchachas”, dijo. “Él  nos ha instado y nos ha exhortado a encontrar una respuesta con la fuerza de la oración. Nos dijo que a través de la oración podremos encontrar una paz interior (...), una resignación”, dijo el periodista y aseguró que de las muchas frases que dijo el papa Francisco, la que más retumba en su oído es: “el paso terrenal es momentáneo  y  la vida continúa más allá de lo desconocido”.

“Han sido pocas palabras que me han hecho entender muchas cosas”, comentó Flores y aseguró que para él cada frase tiene valor porque vienen del máximo representante de la Iglesia Católica. “Nos dijo que a través de la oración podremos encontrar una respuesta al sufrimiento que tenemos, la fuerza de la oración nos dará poco a poco una verdadera resignación. Estas palabras son  sacrosantas. Eso fue lo que me susurró al oído”, recordó.

En esta homilía, el papa Francisco también se encontró con personas que vivieron diferentes historias, unas de alegría, regocijo y logros. Otras  de dolor y sufrimiento. “Este último se refiere a nosotros. Un caso de preguntas sin respuesta, porque   realmente la teología no tiene una terminología sobre cómo explicar qué sucede con los seres queridos (que mueren) y por qué se van inesperadamente”, aseguró Flores. “Casi siempre se van las mejores figuras, en este caso fueron dos jóvenes promitentes”, agregó en referencia a sus hijas y se cuestionó “¿por qué no se van los viejos, los que vivieron, los que sabemos del mundo y ya hemos recorrido?”.

Flores dijo que de alguna manera ya consiguió una respuesta a su pregunta: “Dios ha elegido a los que se van porque ellos te van a cuidar desde el más allá por el resto de tus años, eso me han dicho otros profesionales de la teología”.

Para la familia Flores-Chévez, hablar de Antonella y Lorena es muy doloroso. Todo es reciente, es difícil comprender qué pasó y es más complicado entender que las jóvenes ya no volverán a casa.

Antes de marcharse, ellas cumplieron muchas para cumplir muchas metas, dijo su papá, quien aseguró que todos los sacrificios que él y su esposa hicieron por sus hijas valieron la pena.

Antonella tenía 23 años y era la mayor de las dos hermanas. Se  graduó en julio del año pasado y se doctoró en economía empresarial en la Universidad La Sapienza. Su hermana menor, Lorena, de 19 años, acababa de ingresar en la Facultad de Ciencias Económicas.

El fatal accidente ocurrió el 19 de diciembre del año pasado, alrededor de las 5:30, en la vía Cilicia, en dirección a San Giovanni. Se indicó que el vehículo se estrelló contra un árbol al costado de la carretera, según un reporte del diario Roma Today.

Ese día, Flores publicó en sus redes sociales: “La familia Flores-Chévez está de luto, Antonella y Lorena Flores Chévez han dejado trágicamente de existir. Que en paz descansen... mis divinas hijas”. Acompañó el texto con una fotografía de él  con sus dos retoños. 

En las fotografías que comparte su papá en las redes sociales, Antonella y Lorena se ven siempre sonrientes y con los ojos brillosos, parecen dos ángeles. 

El 11 de enero de este mes, la familia Flores-Chévez organizó una misa para recordar el cumpleaños de Antonella.

30 años de entrega total

No es la primera vez que Flores tiene un encuentro con las máximas autoridades del Vaticano. “Era por mi trabajo”, dijo al referirse al oficio que ama y que ejerció desde aproximadamente 1998: el periodismo.

Hizo -por ejemplo- la cobertura del año del Jubileo en 2000 y tuvo la oportunidad de hacerle preguntas al papa polaco Juan Pablo II. “Fue durante un viaje que hicimos de una ciudad a otra”,  contó. Estuvo en el lugar donde guarda refugio el papa  Benedicto XVI.

Contó que como ocurrió con muchos periodistas en el mundo, la tecnología le jugó una mala pasada. “He dejado de hacer programas en 2018 porque el canal donde trabajaba tuvo que despedir personal”, dijo.

Este obstáculo no frenó sus ganas de hacer periodismo y realizó servicios de forma independiente. Hizo coberturas de  los congresos y de las diferentes actividades, en especial culturales,  de  las embajadas y consulados.

En ese trajín, tuvo la oportunidad de ser orador de ceremonias en varias actividades de la Embajada de Bolivia en Roma y de  delegaciones diplomáticas de otros países de Latinoamérica.   Para él su país siempre está presente, en especial Santa Ana, el municipio beniano donde nació. Nunca perdió contacto con su tierra y cada año llega a Santa Cruz para visitar a sus otras hijas mayores y nietos.

Fue corresponsal desde Italia para diferentes programas de países como  Perú, Colombia, Argentina y Ecuador. Además, Flores desarrollaba coberturas en diferentes ámbitos: desde el área cultural hasta política. Entrevistó a los expresidentes Hugo Chávez (Venezuela) y Rafael Correa (Ecuador).

De ese trabajo diario nació: Sentir Latino, un medio de comunicación  y una agencia que se encargó de tejer lazos a través de la comunicación entre Latinoamérica y Roma.

“El sentimiento latinoamericano a través de programas radiofónicos y después televisivos, eso es Sentir Latino”,  apuntó Flores. Gracias a este servicio, el periodista se ganó el corazón de la comunidad boliviana y latinoamericana en Roma. Se convirtió -además- en un espacio que daba la voz a los migrantes.

Descubrió el inmenso cariño de sus compatriotas y amigos latinos en el momento más duro de su vida: la pérdida de sus hijas. La comunidad lo acompañó en todo, hasta en su reciente encuentro con el papa Francisco. “Sus representantes han estado presentes en la Iglesia. Estoy muy agradecido por todo el afecto, el apoyo moral y económico que dieron a mi familia para enfrentar esta situación. Nunca pensé que perdería a mis dos hijas en un minuto, en un solo momento y en un solo golpe”,  dijo.

Para Flores,  el dolor que dejó este terrible golpe sigue, pero ahora retumba en sus oídos  una frase para seguir adelante.

“En la fuerza de la oración, puede ser que encuentre una respuesta de resignación en este momento de dolor... Son palabras sagradas del papa Francisco”, dijo y aseguró que ahora retomará Sentir Latino. “A consecuencia de la pérdida que he tenido, volveré a reactivar este proyecto”, anunció con la ilusión de rendir un homenaje al cielo.
 

 El papa Francisco estaba interesado en conocernos porque perdimos a nuestras hijas

dijo Luis Flores.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos