P7-Plus, la apuesta de Página Siete por el periodismo de investigación

La unidad de investigación estará dirigida por la exdirectora de Página Siete, Isabel Mercado, con periodistas de Página Siete y freelancers. Todos recibirán capacitación del periodista argentino Daniel Santoro.
domingo, 23 de enero de 2022 · 05:18

Página Siete / La Paz

A partir de marzo de 2022, Página Siete suma un desafío más a su tarea de hacer periodismo crítico y comprometido. La conformación de una unidad de investigación responde al desafío de producir contenidos de calidad para un público cada vez más exigente. La crisis de sostenibilidad que atraviesan los medios del mundo obliga a buscar nuevas vías y nuevos formatos que puedan resultar diferenciadores y de valor para la audiencia.

P7-Plus Investiga será una de las primeras unidades de periodismo investigativo que opera en nuestro medio. Está conformada por un equipo especializado en metodología, planificación, edición y visualización de contenidos multimedia, que junto a una agenda centrada en el seguimiento a temas de interés de la comunidad, busca ser un verdadero aporte a la calidad de la información.

Una primera tarea de este equipo será la capacitación, que estará a cargo del reconocido periodista argentino Daniel Santoro, que dirigió la unidad de investigación del diario El Clarín por muchos años.

Santoro brindará una capacitación de un mes y luego contribuirá a la conformación de una agenda de temas de largo, mediano y corto plazo que se irán publicando en Página Siete.

Los exdirectores Juan Carlos Salazar e Isabel Mercado.
Foto: Archivo

La conducción de esta iniciativa está a cargo de la prestigiosa periodista Isabel Mercado, exdirectora de Página Siete, quien se hizo cargo de la jefatura de innovación periodística.

“Para Página Siete es un logro importante poner en marcha una unidad de investigación fuerte, con profesionales de alto nivel, con la guía y orientación de Daniel Santoro y con financiamiento garantizado para entregar a nuestros lectores contenidos de calidad e impacto social y político. También es una alegría que Isabel Mercado, nuestra exdirectora, haya aceptado dirigir éste y otros proyectos de innovación periodística, que pondrán a Página Siete en la vanguardia de los medios nacionales, con el desarrollo de proyectos sostenibles”, sostiene la directora de Página Siete, Mery Vaca.

Página Siete, un diario que investiga

A inicios de 2016, con apenas cinco años de vida, Página Siete decidió destinar parte de los escasos recursos que tenía para conformar su primer equipo de investigación periodística. La ocasión lo ameritaba: había saltado a la luz el escándalo de la exnovia del entonces presidente Evo Morales y su relación con la empresa china CAMC, adjudicataria de millonarios contratos del Estado boliviano.

El equipo, conformado por los periodistas Carla Hannover, Pablo Peralta y Manuel Filomeno, trabajó casi un año investigando contratos y cruzando datos, y finalmente se publicó el libro  La ruta del dragón chino: el caso CAMC, que mereció el Premio Nacional de Periodismo en diciembre de 2016.

Desde entonces, profundizar en la investigación de diversos hechos y acontecimientos de la coyuntura nacional ha sido una misión para este diario. No ha sido nada fácil, pues para hacer periodismo de investigación se necesitan recursos y equipo humano. Sin embargo, gracias a la postulación a diferentes fondos (como el fondo Spotlight de la Fundación para el Periodismo) y el empeño de la redacción, se logró mantener una agenda constante.

Desde entonces y con la creación de la sección Dossier 7 se publicaron 25 separatas con temas medioambientales (tales como contaminación de ríos; acumulación de basura en áreas urbanas;  invasión de escombros; deforestación en áreas protegidas); de salud (como el drama del cáncer en todo el país, desechos hospitalarios; la situación de los hospitales públicos; negligencia médica); sociales (como accidentes laborales; loteamientos y avasallamientos; personas en situación de calle; niñas esposas; personas desaparecidas; alojamientos que son escenarios de la violencia contra la mujer, y otros); y políticos ( como los cinco episodios del juicio contra Goni; desarrollo económico y Madre Tierra, la carretera al Tipnis, entre otros).

Durante la pandemia, con el cambio de la marca de Dossier Siete a P7 investiga continuó la publicación de investigaciones en especiales sobre Muerte digna en Bolivia, Contrabando en la frontera con Chile, Los males del transporte público en La Paz. Ante la coyuntura del coronavirus en Bolivia también se publicaron los dossiers: Pueblos indígenas desprotegidos ante la covid, Los héroes en primera línea que se llevó la covid, Bebés y la esperanza en la pandemia, A un año de noviembre trágico, entre otros.

Cabe recalcar que Página Siete destapó también el tema de la corrupción en la adquisición de respiradores españoles y chinos durante esa gestión, todos bajo la conducción de la editora de Productos Especiales, Liliana Carrillo.

Migrar o morir, un dossier
sobre el cáncer en el país.
Foto: Archivo

En 2021, P7 investiga continuó con la publicación de dossiers como Corrupción en la pandemia (en convenio con Connectas Periodismo de Investigación para América Latina); Un año de pandemia en Bolivia; Injerencia y extorsión política a la Policía, Municipios en los que MAS ganó con 100%, entre otros. Además, la pasada gestión la investigación “Indígenas frente a la pandemia” ganó el primer lugar del Premio de Periodismo de Excelencia Inti y  la investigación “Siete héroes del Chaco derrotan al último enemigo”, obtuvo el segundo lugar en ese galardón nacional. También en 2021, investigaciones del equipo de este medio destaparon casos como el de tráfico de cargos en el Ministerio de Educación, que derivó en la destitución del ministro Adrián Quelca; y Página Siete fue el primero en alertar -ya en mayo de 2021- sobre el ahora conocido caso de los 800 ítems fantasmas en la Alcaldía de Santa Cruz, el mayor caso de corrupción del año pasado.

Sin embargo, como menciona la jefa de Innovación Periodística, Isabel Mercado, “esta es la primera oportunidad en que vemos plasmado el proyecto de establecer una unidad especializada en periodismo de investigación que trabajará con sus propios recursos y con el objetivo de mejorar la oferta de contenidos de nuestro diario, a la vez que cumplimos con un deber democrático como periodistas, que es hacer seguimiento a los asuntos de interés público”.

“Trabajamos para la sociedad que necesita información para tomar decisiones”

Daniel Santoro
Foto: Archivo

Hablar de Daniel Santoro es hablar de investigación periodística. No solamente ha sido Santoro un reportero eterno, acucioso y metódico sabueso de la prensa argentina, sino también que ha construido alrededor de una experiencia repleta de premios y grandes revelaciones, una trayectoria de ejemplo e inspiración para nuevas generaciones.

Santoro trabaja en el diario el Clarín desde 1990, donde ha sido editor de la sección El País, miembro del Equipo de Investigación y actualmente uno de los editores del equipo de judiciales.

Pero Santoro también es un gran maestro: ha enseñado en la Universidad de Buenos Aires, de La Plata y es actualmente docente de la cátedra de Periodismo de Investigación de la maestría de Clarín. También es profesor de la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano y del Centro Knight para la Prensa en América Latina de la Universidad de Texas, entre otros.

Será quien capacite a los periodistas de la unidad de investigación P7-Plus Investiga de Página Siete en febrero de 2022.

¿Qué hace que, a pesar de las dificultades, el periodismo de investigación sea tan importante para el periodismo?

Las funciones del periodismo en la democracia tradicionales son informar, formar y entretener. A partir de los 90 se agregó el rol de “perro guardián de la democracia” para hacer rendir cuentas al poder político, económico, religioso o de otra índole en asuntos de interés público. Es normal que haya tensión entre los gobiernos y el periodismo sobre qué temas constituyen la agenda de debate público diario; lo que no es normal es que desde algunos gobiernos de América Latina quieran imponer sus temas y hayan lanzado medidas para criminalizar el ejercicio del periodismo como una forma de silenciar las voces disidentes en una democracia. Todo en el marco de la pérdida de la tolerancia, el pluralismo y el respeto por el otro. En América el periodismo vive un momento difícil por los gobiernos que no aceptan su rol en la democracia, lo demonizan y lo consideran un “enemigo”. Sin embargo, los periodistas no bajamos los brazos y tratamos de descubrir los hechos que el poder oculta. Trabajamos para la sociedad que necesita información para tomar decisiones.

Los recursos siempre son escasos para hacer periodismo de investigación, ¿cuál podría ser la fórmula para no abandonarlo en medio de una crisis generalizada de sostenibilidad de los medios?

No hay una fórmula única. Todavía hay empresarios que apuestan al periodismo de calidad en todas sus formas y al periodismo de investigación, en particular. Durante la epidemia del covid las sociedades volvieron a consultar a los medios tradicionales y a creer menos en las redes sociales que quedaron golpeadas luego de la polémica elección de Donald Trump en el 2016, donde instalaron, por ejemplo, que el papa Francisco apoyaba la candidatura del magnate. Otros han buscando la fórmula de crear fundaciones sin fines de lucro por afuera de los medios, pero en colaboración con ellos como Propública de Estados Unidos o el Ciper de Perú. Pero, en todos los casos, el esfuerzo del periodista -personal o en equipo- es una diferencia sustancial. No es lo mismo un periodista motivado que aquel que le da lo mismo trabajar en una redacción o en un banco.

Usted ha dedicado buena parte de su carrera a investigar y a enseñar a los periodistas, ¿qué lo ha motivado?

Cuando empecé a estudiar periodismo en 1978 en la Universidad Nacional de La Plata quería cambiar y crear una sociedad más justa en la Argentina. Luego descubrí que mi rol debía ser contribuir con un grano de arena a la calidad de la democracia argentina. La democracia no es un invento burgués, como dicen los neopopulismos, es la base para cualquier cambio.

Son varios los casos que ha investigado, algunos han marcado su carrera y su vida. ¿Nos puede comentar algo de su experiencia?

Durante mi trayectoria gané importantes premios nacionales e internacionales y publiqué 10 libros propios de investigación periodística y otros dos como coautor. La investigación sobre la venta ilegal de armas argentinas a Ecuador y Croacia, que publicó El Clarín, es la base de la causa judicial que llevó a la cárcel al expresidente Carlos Menem durante seis meses en el 2001; fue la primera de esa zaga. Por esta investigación gané el premio Rey de España en 1995; y el segundo puesto del premio de la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano (FNPI) de Gabriel García Márquez otorgado en el 2001.

Dos años después salí segundo en al concurso de IPYS-Transparencia Internacional por la investigación “Las cuentas suizas de Menem”. En el 2004  gané el premio Maria Moors Cabot, que otorga la Universidad de Columbia, a la trayectoria periodística. En el 2007 obtuve el premio Konex al mejor investigador periodístico de los últimos años. Y en el 2011, una mención honorífica del premio IPYS-Transparencia Internacional por una investigación sobre el enriquecimiento del jefe de la central obrera argentina Hugo Moyano.

Al año siguiente obtuve otra mención honorífica de este último premio por la investigación de su equipo “El caso Schoklender y las Madres de Plaza de Mayo”. En el 2014, la Cámara de Diputados de la Nación me otorgó un reconocimiento a la trayectoria. En el 2015 obtuve el premio al periodismo en profundidad de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) por su investigación sobre “La ruta del dinero K”. Ese mismo año, el Instituto Hannah Arendt le otorgó un diploma al mérito por mi dedicación al periodismo de investigación.

Mi último libro se llama La Batalla Final de Cristina. En este cuento como hace tres años la actual vicepresidenta puso en marcha el llamado Operativo Puf contra la causa de los Cuadernos de las Coimas en la que está procesada. En este caso, la expresidenta Cristina Fernández espera un juicio oral para que decida si es culpable o inocente de que un exalto funcionario suyo haya recaudado sobornos por 200 millones de dólares entre contratistas de obra pública. En el marco del operativo, un juez nombrado por la vicepresidenta me procesó como supuesto cómplice de un intento de extorsión y de espionaje, me embargó, me prohibió salir del país y casi me mete preso. Tres años después he sido sobreseído por una cámara de apelaciones y aguardo mi sobreseimiento definitivo. Se trató de un caso de criminalización del periodismo como dijo la cámara de apelaciones de Mar del Plata.

Página Siete ha decidido emprender el desafío de crear una Unidad de Periodismo de Investigación que pretende cubrir una agenda de temas de interés público, ¿cuál será su contribución a este proyecto?

Desearía transmitir mi experiencia a los periodistas jóvenes del diario a través del curso de capacitación que comenzaremos en los próximos meses. Y, en colaboración con los editores del diario, poner en marcha nuevas investigaciones que demuestren que el periodismo, pese a todo, sigue vivo, es una columna de la democracia y como decía Gabriel García Márquez, el mejor oficio del mundo.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos