Sin control, oferta de bebés y vientres de alquiler crece en las redes sociales

La Policía explicó que ambas situaciones son consideradas como delitos de trata. Se alistan operativos, mientras en RRSS se ofrecen tanto infantes como vientres de alquiler a cambio de “colaboraciones” económicas.
domingo, 9 de enero de 2022 · 05:21

Leny Chuquimia / La Paz

La oferta de adopciones ilegales, venta de bebés y  alquiler de vientres crece sin control y -en el último caso- sin una normativa. La Policía boliviana advierte que estas situaciones incurren en el delito de trata y prepara operativos. “Todos estos son delitos catalogados como trata. Estamos realizando  las investigaciones sobre estos hechos de adopción ilegal, venta de niños y vientres de alquiler. Ya tenemos los planes correspondientes para tres operaciones en estos temas”, señaló el jefe de la división de trata y tráfico de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen, teniente Boris Gutiérrez.

En mayo de 2019, Página Siete  publicó un reportaje sobre el mercado negro de la maternidad  en Bolivia. Se monitoreó, contactó y denunció 10 páginas de Facebook y portales web que ofrecían adopciones directas y vientres de alquiler. Después de la publicación, la mayoría de éstas cerraron, dejaron de funcionar temporalmente o cambiaron su estatus de privacidad.  Pero a la par se crearon nuevas,  desde las cuales  estos delitos siguen creciendo.

Adopciones y venta de bebés

El jueves pasado, el comandante de la Policía, Jhonny Aguilera, informó sobre la venta de una bebé, en una localidad de Ivirgarzama, en Cochabamba. La progenitora, de 18 años de edad, entregó a su pequeña de dos meses a una pareja de La Paz a cambio de 4.000  bolivianos, por medio de una mujer que hizo de intermediaria.

La denuncia llegó a la Policía a través de la línea gratuita que se habilitó para recibir datos sobre el secuestro de la bebé  Daylin, el 21 de diciembre, un caso que moviliza al país.

La pareja que tenía a la bebé en Cochabamba fue detenida cuando la Policía concertó un encuentro entre el hombre que entregó el dinero y la progenitora. A cambio de la devolución de la niña, él no solo pidió los 4.000 bolivianos pagados, sino 2.000 adicionales para cubrir, dijo,  los gastos realizados en la pequeña.

El 4 de diciembre un caso similar ocurrió en La Paz, cuando una pareja fue detenida por tener bajo su custodia una niña de dos años que no era su hija. La pequeña les fue entregada por su madre a cambio de un monto de dinero y con documentación falsa, por lo que se tipificó el caso como una adopción ilegal.    

Muchos casos como éste se traman en la redes sociales. Hay varias cuentas en las que, sin temor, se ofrecen  las “adopciones directas”.

“Hola, somos de La Paz-Bolivia, damos bebés en adopción  en todos los países del mundo. Si usted no tiene 600 euros para pagar, mejor no nos escriba, ya que solo nos hará perder el tiempo. Cada semana damos varios bebés... primero llena el formulario y luego hace el pago por Western Unión”, contestó una de las ofertantes en  un grupo de Facebook. Los mensajes de este tipo incluyen  fotos de neonatos para dar veracidad a sus publicaciones. Pero no siempre son reales.

Las fotos de neonatos son publicadas en las redes sociales.

“Me contacté, me pasaron videos, fotos  y documentos que debía firmar. Hice el depósito y la persona desapareció”, afirma    una de las personas que aconsejada por “un conocido” acudió a estas páginas.

“Llevo tiempo en lista de espera por la vía legal. Muchas de las parejas que buscan adoptar acaban acudiendo a este tipo de tratos y les funciona. Yo elegí mal y me estafaron”, manifiesta. 

Otra de las irregularidades   que llama la atención en estas cuentas es que hay usuarios específicos que en unas páginas ofrecen bebés en adopción y en otras los buscan.

Las páginas funcionan de forma intermitente y muchas solo buscan estafar a las personas.

En estos sitios no solo publican los que buscan o los que hacen de supuestos tramitadores o intermediarios,  sino también los que ofertan.

“Buenas tardes, una amiga quiere dar a su bebé en adopción, tiene cuatro meses y es varoncito. A cambio pide un poco de ayuda económica, solo  gente seria, por favor ....”, señala una de las publicaciones.

“Tengo siete meses de embarazo. Estoy en Cochabamba. No puedo tener al bebé porque no tengo recursos. A cambio  solo pido un impulso económico para salir adelante”, refiere otra.

“Tenemos leyes que regulan la adopción y toda práctica fuera de ellas es un delito. La pobreza es el argumento por la que se cometen este tipo de acciones, pero de ninguna manera son legales. La venta de un menor de edad o la adopción por dinero son un delito”, dijo Aguilera.

Vientre de alquiler y trata

En Facebook hay al menos  tres páginas públicas sobre maternidad subrogada o vientre de alquiler, los grupos privados son más. Las tres operan desde Santa Cruz.  En una de ellas, la administradora sube videos en los que explica como funciona esta “colaboración”. Sostiene que tiene requisitos muy bien establecidos como un costo de hasta 10.000 dólares y un contrato hecho por un abogado. “No se trata solo del dinero,  es un proceso costoso pero no es un negocio”, sostiene.

En las otras páginas, varias mujeres se ofrecen para gestar el bebé de terceros, como la última opción para parejas que no logran concebir.

Estas gestantes delegadas  señalan que para evitar problemas no suelen donar el óvulo. Si bien saben que no hay normativa sobre el tema en el país, aseveran que no es un delito porque hacen el servicio de forma voluntaria. Pero también están conscientes de que este vacío legal las pone en vulnerabilidad, porque al no haber regulación del proceso no hay nada que las proteja.

Para Gutiérrez, jefe de trata y tráfico,  la situación es distinta. Sostiene que la práctica se califica como el delito de trata.

“La Ley Contra la Trata de Personas  tiene 14 finalidades. Entre éstas está el matrimonio y el embarazo forzado y las adopciones ilegales. El vientre de alquiler estaría entrando dentro del embarazo forzado y como factor para el matrimonio servil”, explicó Gutiérrez. Aclaró que si bien puede existir un convenio o contrato voluntario para alquilar el vientre, éste no procede debido a que en delitos de trata no existe la voluntariedad de las víctimas. “Si es mayor de edad no se considera y es menor de edad es un agravante”, manifestó. Se suma que en el proceso hay un intercambio de dinero, por  la gestación de un niño o niña  que, legalmente, tiene como progenitora a quien lo gesta. Esto por falta de una normativa.

En 1999 se presentó ante el parlamento boliviano un  anteproyecto de Ley de Reproducción Humana Asistida, pero  no fue tratado. Constaba de 45 artículos que delimitaban el proceso y el procedimiento para consolidar la paternidad en caso de una maternidad subrogada.

En 2019, dos décadas después, un nuevo proyecto de ley se trabajó para normar la adopción en vientre y la gestación delegada.  La norma era impulsada por la diputada Gina Tórrez y su par Horacio Poppe. Esta propuesta buscaba cambiar al Código Civil para dar seguridad a todas las partes involucradas.

“Son prácticas clandestinas a las que requieren ser reguladas”, afirmó entonces Tórrez.

Normas bolivianas
  • Familia  El artículo 51 de la Ley N° 548 del Código Niña, Niño y Adolescente define a la familia sustituta como “la que por decisión judicial, con carácter temporal o permanente, acoge en su seno a una niña, niño o adolescente, obligándose a  cumplir los mismos deberes de madre o padre”, efectivizándose a través de la guarda, tutela o adopción.
  • Adopción  El artículo 48 posibilita la renuncia de la autoridad de  la madre o padre, brindando su consentimiento informado para dar Iugar a la adopción de su hija o hijo. Sin embargo, se establece como condicionantes, bajo pena de nulidad, que el referido  consentimiento no sea brindado bajo promesa de pago, ni compensación alguna y que éste sea otorgado  posterior al nacimiento de la niña o niño.
  • Prohibición  El artículo 88 de la mencionada ley prohíbe expresamente la adopción de seres humanos por nacer y que existan solicitantes predeterminados.
  • Trata  La legislación boliviana considera como una de las modalidades de la trata la venta u otros actos de disposición del ser humano con o sin fines de  lucro, el embarazo forzado, la guarda o adopción ilegal, entre otros.
  • Sanciones  Se sanciona con 10 a 15 años de cárcel  a quien por cualquier medio de engaño, intimidación, abuso de poder, uso de la fuerza o cualquier forma de coacción, amenazas, abuso de la situación de dependencia o de vulnerabilidad de la víctima, la concesión o recepción de pago por si o por tercera persona realiza, induce o favorece la captación, traslado, transporte, privación de  libertad, acogida o recepción de personas dentro o fuera del país, aunque medie el consentimiento de la víctimas. La sanción se agrava de 15 a 20 años cuando la víctima es menor de edad.
  • Vientres   La maternidad subrogada no esta legislada en el país. Por tanto, si el hecho cumple con los elementos que requiere el tipo penal de trata o tráfico de personas se da inicio a la acción penal. De lo contrario no es punible.

 


Un delito que genera otros, como el tráfico de fluidos
 
Al no haber una ley para la reproducción asistida, no se regula la donación de embriones, gametos o esperma. Sin control, los donantes piden algún “reconocimiento” económico  por su “ayuda”, incurriendo en  el tráfico de órganos y fluidos.

“Mujeres interesadas en una donación de esperma contactarme por inbox. La única condición  es la documentación que me libere de toda responsabilidad sobre la paternidad”, señala A.J. en un anunció del portal web CoparentaLys.

En un chat privado indica que el “servicio” tiene un costo y que éste no incluye los estudios que piden las clínicas especializadas en reproducción asistida.  El pago se hace por adelantado.

Pero señala que “en ciertos casos” para evitar los trámites en centros especializados  se puede proceder con una fertilización natural. En ambos casos  se debe tener el compromiso de que él, como donador, no tendrá responsabilidad y que el encuentro es consensuado.

El sitio en el que pública sus mensajes tiene decenas de publicaciones de hombres de todas las edades que afirman tener el mismo fin, de ayudar a las mujeres a ser madres. En su mayoría dicen vivir en La Paz, Santa Cruz, Cochabamba o Chuquisaca.

De acuerdo a la normativa boliviana sobre la donación de órganos, tejidos, células   o fluidos hay protocolos específicos para estos procedimientos establecidos por el ente regulador, en este caso el Ministerio de Salud.

Además, esta debe ser gratuita. Es decir que si hay cobro de por medio se puede constituir  en tráfico. No se puede comercializar órganos, fluidos o tejidos, porque  eso está prohibido. De hecho está mencionado dentro de las normas referidas a la trata y tráfico de personas.

Pero en este portal no solo se publican este tipo de donaciones, sino se busca  parejas bajo perfiles sin fotografías o con  imágenes falsas. Al igual que en toda plataforma virtual el anonimato es el peligro, pues no hay garantía de saber quién se encuentra del otro lado.
Los usuarios también buscan tratos de co-paternidad.??

 

 

77414877
ES EL CELULAR
al  que la población puede contactarse
para  dar datos sobre la bebé Daylin.

 

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos