La familia enterró ayer a la víctima y exige justicia

7 días antes de ser asesinada, Laura terminó con su verdugo

La joven decidió alejarse del acusado porque ya no quería vivir en un círculo de violencia, pero él no aceptaba, según amigas y familiares.

Sociedad
Anahi Cazas
Por 
Bolivia - lunes, 09 de mayo de 2022 - 0:00

Siete días antes de ser asesinada, Laura C. terminó la relación con el que fue su verdugo, Álex, según testimonios de familiares y amigas. La joven se dio cuenta de que era violento y decidió alejarse de él. El jueves 5 de mayo, el agresor la citó con engaños y le quitó la vida con 14 puñaladas en inmediaciones de la laguna Alalay de la ciudad de Cochabamba.

“Ella ya no quería continuar con él. Precisamente había comentado a su amiga que él le celaba sin fundamentos y que ella ya no quería vivir en ese círculo de violencia como en sus anteriores relaciones”, dijo a Página Siete Dayana Sevilla, abogada de la familia de la víctima y parte del equipo de la Fundación Voces Libres.

La mejor amiga de Laura contó que una semana antes de ser asesinada, la víctima “decidió acabar con la relación porque el agresor le levantó la mano”.

Laura tenía 32 años y era mamá de dos niños. El primero es un varón y ayer cumplió 12 años. La segunda es una niña y tiene cinco años. Los pequeños se quedarán con la abuela materna, indicó Sevilla. “Ella tenía previsto estar hoy (ayer) en Santa Cruz para celebrar el cumpleaños de su hijo”, agregó.

Según familiares, Laura tuvo una relación tormentosa con su anterior pareja y padre de su niña. Sufría violencia.

La mamá de Laura, Sandra Yenni Barrientos, contó que cada vez que la pareja de su hija la agredía, ella escapaba a la ciudad de Cochabamba para quedarse con una amiga con la que alquilaba dos cuartos, por unos tres días, hasta que pasara la ira de su pareja. Ella terminó esa relación.

Hace dos meses, en uno de sus viajes a Cochabamba, Laura conoció a su verdugo, quien le dijo que tenía más edad de la que supuestamente tiene.

Hace un mes comenzó una relación con él, pero descubrió que también era violento y por eso lo echó de la habitación en la que ella se quedaba.

El agresor no aceptó la decisión de Laura, la citó o la llevó con engaños a la laguna Alalay. En ese lugar la mató con 14 puñaladas en el pecho, el abdomen y la espalda, según la investigación del caso. Luego huyó a la ciudad de Santa Cruz, donde fue capturado.

El día del crimen, el joven buscó a Laura a las 20:00. Ella respondió con mensajes a su amiga hasta las 21:15, pero sólo le dijo que estaba algo ocupada. Tres horas después estaba muerta, de acuerdo con un reporte de la Fundación Voces Libres.

La madrugada del 6 de mayo, a la 1:30, la mamá de la víctima -que vive en la ciudad de Santa Cruz de la Sierra- recibió una llamada. Un policía le dijo que su hija había sido encontrada sin vida y ella colgó el teléfono de inmediato.

Pensó que se trataba de una llamada de las que hacen desde las cárceles para sacar dinero a las familias. Su corazón le impedía imaginar siquiera que su hija estuviera muerta.

Ayer, familiares y amigos enterraron a Laura en medio de pedidos de justicia.

La familia de Laura exige justicia y está angustiada porque el sábado un juzgado de Cochabamba determinó 45 días de detención preventiva en el centro de rehabilitación Cometa para el acusado del crimen porque es menor de edad.

“Es lo máximo que puede recibir un adolescente según el Código Niño, Niña y Adolescente. La pena máxima es seis años”, dijo Sevilla.

Según la abogada, el acusado no quiso declarar en la audiencia cautelar.

Esta noticia es de acceso restringido.

Para seguir leyendo, regístrate o accede a tu cuenta:

REGÍSTRATE INICIAR SESIÓN

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen.
Para más información puede contactarnos

OTRAS NOTICIAS