Los dirigentes cobraban este beneficio desde el año 2016, según documentos

Con materias reprobadas y sin control, hermanos Quelali recibían beca comedor

Según la jefa de Bienestar Social de la UMSA, ambos recibían el beneficio porque estaban en las listas que presentaban la FUL y la CUB. Los informes fueron enviados a la Contraloría, la Fiscalía y Diputados.

Sociedad
Verónica Zapana
Por 
La Paz - martes, 27 de septiembre de 2022 - 0:00

Con materias reprobadas y sin ningún tipo de control, los hermanos Álvaro y Sergio Quelali -que son dirigentes universitarios- cobraban la beca comedor desde al menos 2016. Este beneficio es entregado a estudiantes de escasos recursos y de buen rendimiento académico por la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA).

La jefa del departamento de Bienestar Social de la UMSA, Felicidad Ríos Callejas, explicó a Página Siete que los hermanos Quelali -tanto Álvaro como Sergio- recibían la beca comedor porque “figuraban” en las listas que presentaban la Federación Universitaria Local (FUL) y la Confederación Universitaria Boliviana (CUB).

Ríos aseguró que para entregar la beca comedor, los estudiantes deben tener un rendimiento académico bueno; es decir, deben “tener hasta dos materias reprobadas” y una situación de vulnerabilidad. Este hecho es comprobado y verificado por las trabajadoras sociales.

En el caso de los hermanos Quelali, según la explicación de la entrevistada, no cumplían con los dos principales requisitos para la entrega de la beca comedor. Se conoce -por ejemplo- que Álvaro estudió 20 años en la universidad y su hermano Sergio está en la “U” 18 años.

Según datos de la UMSA, Álvaro ingresó a la universidad en 2002, cumplió su plan de estudios en 2015 en la carrera de Matemáticas, pero hasta la fecha no sacó título, y entre 2014 y 2015 hizo una carrera paralela en Ciencias Químicas y en 2016 ingresó a Informática. Continúa hasta la fecha. La anterior semana, este dirigente fue enviado de forma preventiva a la cárcel por conducta antieconómica.

Sergio -su hermano- estudia 18 años en la universidad, dijo el diputado Héctor Arce, del MAS. “Tiene 149 materias reprobadas y en más de 90 tiene cero”.

La jefa de la División de Trabajo Social de la UMSA, Mirtha Collazos, aseguró a Página Siete que antes la FUL enviaba nóminas mensuales de los que debían recibir la beca comedor a la dirección de Trabajo Social. “Lo único que se hacía era incluirlos en la planilla.No se verificaba si era egresado, si tenía una situación económica difícil o si tenía buenas notas”, indicó.

Collazos dijo que Trabajo Social simplemente ejecutaba las resoluciones. “Nosotros les dábamos los cheques -antes se denominaba así- a los ejecutivos (de la FUL) y ellos se encargaban de distribuir el beneficio a los dirigentes”, explicó.

Ríos detalló que “en el pasado -por resoluciones del Comité Ejecutivo (de la universidad)- se daba la beca comedor a la FUL y a la CUB (Confederación Universitaria de Bolivia, 15 para ellos), pero a partir de la resolución universitaria 168/ 2021 del 15 de abril del Honorable Consejo Universitario se dejó sin efecto esas becas”. “Y desde entonces ya no las entregamos”, explicó.

De acuerdo con Ríos, para gozar de la beca comedor, los estudiantes presentan un informe socioeconómico que vale un 50% para acceder a la beca y un reporte del promedio académico que tiene un valor del 50%.

Se paga por categorías. Los que están en la categoría 1 no deben tener materias reprobadas ni contar con una vivienda propia. Se evalúa -además- si son varios miembros en la familia. Para este grupo, la beca es de 623 bolivianos.

En la categoría 2 están los que tienen una materia reprobada. El monto que se paga es 565 bolivianos. La categoría 3 es para aquellos que tienen dos materias reprobadas, pero que igual son de bajos recursos. El pago es de 530 bolivianos. “El monto sólo subió en un 3% desde 2009”, dijo Collazos.

Además, según la jefa de la División de Trabajo Social de la UMSA, existen documentos en los que los registros muestran que ambos gozaban de ese beneficio desde 2016, aunque la entrega de las becas data por lo menos de 2009. Sin embargo, no se conoce si los hermanos Quelali eran parte de las listas.

Según los documentos a los que accedió Página Siete, se evidenció que -por ejemplo- en la Resolución del HCU 745/2016 se resolvió autorizar al departamento de Bienestar Social asignar 30 plazas adicionales al Programa Beca Comedor para los miembros de la FUL.

“Instruir a la FUL la responsabilidad que tiene de hacer llegar mensualmente la nómina de estudiantes dirigentes de su plancha para ser insertados en la planilla mensual del programa Beca Comedor”, se lee en el documento.

En ese entonces, en la lista está Sergio Quelali Calle como número 18 de la lista, En 2017 -también- goza de ese beneficio. En 2019, bajo la resolución 620/2018, el HCU otorga 40 plazas de beca a la FUL. En la lista, Álvaro Quelali es el número 40.

Para la gestión 2020, la lista se amplía a 45 plazas. Álvaro también está en la nómina. En 2021 se autoriza la entrega de 50 plazas de las becas para integrantes de la FUL. Este informe fue enviado a la Contraloría, a la Fiscalía y a la Cámara de Diputados.

“(...) No se verificaba si era egresado, si tenía una situación económica difícil o si tenía buenas notas”.
Mirtha Collazos, jefa de la División de Trabajo Social

Los antecedentes

Investigación Álvaro Quelali fue denunciado, imputado y enviado preventivamente la anterior semana a la cárcel por usar fondos de la UMSA para pagar viajes de su hermano Sergio Quelali al interior y el exterior del país, cuando los viáticos se deberían entregar a alumnos destacados.

Reporte En total, las autoridades del Ministerio Públicoi investigan tres viajes, dos se realizaron al exterior: La Habana (Cuba) y Venezuela. Uno a Tarija.


Mensaje de Raúl Garáfulic, presidente de Página Siete

 

Estimado amigo lector:

Me dirijo a usted para agradecerle por su preferencia hacia Página Siete, que nos ha convertido en uno de los medios de comunicación más influyentes del país. 

En esta ocasión, necesito pedir su apoyo, mediante la contratación de una suscripción a Página Siete Digital. La evolución hacia un modelo de negocios de suscripciones digitales es una tendencia entre los diarios más importantes del mundo.   

Por un costo cercano a $us 5 al mes, los suscriptores recibirán acceso a contenidos premium de nuestro portal www.paginasiete.bo, como el periódico impreso digital (ePaper), varios “newsletters” temáticos, podcasts, más de 12 años de archivo digital (hemeroteca), y otros productos especiales.

Si bien el servicio que le ofrecemos es sustancial para mantenerlo bien informado, lo más importante es que usted ayudará a preservar la libertad de expresión, al permitirnos alcanzar el equilibrio financiero que todo periodismo independiente necesita. 

Durante los últimos tres años, los ingresos de los periódicos del país se redujeron dramáticamente. Primero, por la pandemia, que afectó la venta de periódicos impresos y, luego, por la caída de anuncios publicitarios, causada por la crisis económica actual.

En nuestro caso, la situación se complicó aún más, por el permanente acoso al que nos sometió el Gobierno, mediante agresivas auditorías y multas de varias instituciones del Estado, que, por supuesto, no se aplican a nuestros competidores.

También hubo presión directa contra algunos clientes, como la que provino de aquel funcionario que, con argumentos infundados, “sugirió” a algunos anunciadores que no publiquen en Página Siete, lo que, por cierto, es ilegal.

Adicionalmente, recibimos frecuentes ataques verbales y/o amenazas de líderes del partido oficialista, como Evo Morales, Juan Ramón Quintana, el Procurador General del Estado, y hasta de operadores judiciales, como el ex presidente del Consejo de la Magistratura y otros más. 

Para cerrar la brecha entre ingresos y egresos contamos con el profesionalismo, creatividad y capacidad de trabajo de nuestro comprometido equipo de profesionales, pero también necesitamos su apoyo. 

Defender la libertad de expresión es una buena causa porque nos permitirá seguir fiscalizando a los poderes del Estado, controlados, casi en su totalidad, por un mismo partido, para lograr una Bolivia más justa. 

Nuestro propósito es alcanzar 10,000 suscriptores, con el apoyo de quienes valoran nuestro trabajo. El objetivo es razonable, considerando que Página Siete tiene dos millones de lectores únicos por mes, según Google Analytics, de los cuales, 75% están distribuidos en todo el país y 25% son bolivianos que residen en el extranjero.

Suscribirse a Página Siete Digital es fácil con nuestro nuevo sistema “online”, que acepta pagos por QR, tarjetas de crédito/débito y otros, solo tiene que hacer clic en el botón al final de esta nota y seguir las instrucciones.

Su apoyo puede marcar la diferencia, muchas gracias.

Raúl Garáfulic Lehm
Presidente de Página Siete

 

Hacer click

 

NOTICIAS PARA TI

OTRAS NOTICIAS